Cómo montar una empresa de limpieza

La externalización de las empresas y la nueva forma de construir abren todo un abanico de posibilidades para los emprendedores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La progresiva externalización por parte de empresas, organismos públicos y particulares han provocado un crecimiento sostenido del sector de los servicios de limpieza. Viviendas, oficinas, restaurantes y hoteles, comercios, clínicas y hospitales, escuelas y organismos públicos... Actualmente existe una demanda constante de limpieza, que responde a dos necesidades básicas: higiene e imagen. Todo se puede limpiar: cristales, suelos, tapicerías, techos, zonas ajardinadas, fachadas, monumentos...

La limpieza de edificios es el segmento más relevante, aunque también tiene su importancia los segmentos de la limpieza industrial, medios de transportes y servicios de control de plagas. 

Oportunidades de negocio

Multiservicio. La tendencia imparable a externalizar los servicios de limpieza y a centralizar limpieza y mantenimiento en un único proveedor está fomentando el crecimiento de las empresas multiservicio y de gestión y mantenimiento de activos inmobiliarios. Se trata, por lo general, de empresas medianas y grandes, cuyo número está destinado a crecer, debido a la estrategia de diversificación de grandes grupos inmobiliarios, constructoras y empresas de mantenimiento y seguridad. 

Especialización. Con este panorama, difícilmente un nuevo negocio podrá abarcar la totalidad de los servicios y competir en igualdad de condiciones con las empresas asentadas. Sin embargo, podrá hacerse un hueco especializándose en limpiezas dirigidas a segmentos de demanda menos maduros, como, por ejemplo, centros comerciales, residencias para la tercera edad, bloques residenciales, establecimientos hosteleros, etc., o a instalaciones para las que se requieran métodos o maquinaria específica: centros sanitarios, empresas agroalimentarias, centrales nucleares, etc.

Limpiezas técnicas. Otra oportunidad la brinda la limpieza técnica especializada, destinada a empresas multiservicio. La aparición de nuevos materiales para limpiar, los avances tecnológicos y la creciente sensibilidad medioambiental favorecen el crecimiento de la limpieza técnica y las nuevas especializaciones: eliminación de chicles y grafitos, limpieza de mobiliario tapizado, de alfombras y moquetas, de persianas y cortinas, pulido, diamantado y abrillantado de suelos...

Personal

Tratándose de una actividad intensiva en mano de obra, el gasto de personal es el más importante y además necesita ser cubierto con puntualidad todos los meses. El coste total para la empresa será la suma de los salarios brutos que tenga acordados con los trabajadores más el pago de la seguridad social a cargo de la empresa.

Según fuentes del sector y de los datos estadísticos, los márgenes estrechos y el peso específico de los gastos de personal en la cuenta de resultados, hacen que los sueldos de la plantilla se sitúen en general cerca del mínimo que fija el convenio colectivo.

Ingresos

Las limpiezas de mantenimiento periódico generan unos ingresos estables a lo largo del año, mientras que las limpiezas especializadas (moquetas, cristales, techos, desinfección...) resultan más irregulares, siendo a menudo demandadas en ciertas épocas del año como las vacaciones o en los fines de semana, cuando las empresas cierran. Los precios varían en función del tipo de servicio y de los costes previstos para su realización (productos empleados, mano de obra, frecuencia, desplazamientos, eventuales proveedores involucrados), del tipo de cliente, del número y de las características de los competidores y finalmente de nuestros elementos de diferenciación. También hay servicios complementarios capaces de incrementar los ingresos, como por ejemplo la venta e instalación de materiales (suelos, cortinas, moquetas, etc.), el suministro de consumibles, tareas de mantenimiento, servicios de jardinería y consejería, limpieza y mantenimiento de piscinas, etcétera.

Rentabilidad

Existen varios ratios para medir la rentabilidad. Uno de los más comunes es el margen como cociente entre el beneficio antes de intereses e impuestos y las ventas (margen=BAII/ventas). En los comienzos será habitual tener pérdidas, con lo que la rentabilidad será negativa. Además, podrán existir grandes oscilaciones. Conforme el negocio madure, la rentabilidad se estabilizará.

La fuerte competencia, la concentración e incluso la guerra de precios hacen que los márgenes de beneficios de una empresa de servicios genéricos de limpieza sean generalmente bajos. Los márgenes aumentan en las limpiezas técnicas especializadas, donde la competencia es menor o casi inexistente, el servicio está más valorado y existen posibilidades de diferenciarse.

Por otra parte se requerirá una mayor cualificación del personal así como maquinaria y productos específicos.

Maquinaria y equipamiento

Las máquinas básicas para una empresa de limpieza (aspiradores, barredoras, fregadoras de suelos, rotativas, hidrolimpiadoras, lavamoquetas) se pueden adquirir nuevas o usadas o incluso alquilar. Una gama suficientemente amplia, un nivel tecnológico aceptable, el respeto medioambiental y el servicio técnico postventa son los criterios que guiarán nuestra elección de la maquinaria.

Entre los útiles de limpieza no faltarán: equipos de fregado, carros de transporte, bayetas y estropajos, cepillos, mopas, fregonas y escobas, guías telescópicas, limpiacristales, cuchillas, discos abrasivos, etc. Los productos de limpieza incluyen: lejías y amoníacos, detergentes, desengrasantes, decapantes, selladores, antiespumantes, quitacemento, cristalizadores, ceras, abrillantadores, limpia muebles, limpia metales, limpia cristales y multiuso, limpiadores para baños e inodoros, champú moqueta, insecticidas, bactericidas, etc.

Un vehículo industrial y la tecnología básica (ordenador, conexión a Internet, impresora, telefonía fija y móvil) completan nuestro equipamiento.

Seguros

El más importante es el seguro de responsabilidad civil, que cubre eventuales daños materiales o profesionales que los trabajadores de la empresa puedan ocasionar a terceros. Sin que suponga un excesivo desembolso, es siempre recomendable ampliar su cobertura. También es recomendable contratar garantías opcionales o pólizas multirriesgo para cubrir daños eventuales a nuestro negocio: robo y atraco, rotura de cristales y rótulos, daños eléctricos a ordenadores, incendio, etc. Naturalmente los vehículos deberán estar obligatoria- mente asegurados. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo