¿Sabes cuándo tienes que pisar el freno en tu negocio?

No hace falta perder el norte o meterse un batacazo para poner el freno y hacer una revisión de la empresa cada equis tiempo. Algunos expertos abogan por la desaceleración periódica del emprendedor para escapar de la vorágine y revisar los parámetros de la compañía y el entorno.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Bill Gates y Zuckerberg lo hacen. Ambos se toman al menos un día sabático al mes -una barbaridad en EE.UU- para desconectar del ruido y replantearse las cosas. Ese día ni atienden el teléfono, ni responden mails ni dejan que entorpezcan la reflexión imputs de ningún tipo. Se mantienen aislados analizando los pasos de su compañía pero también leyendo todos los papers seleccionados sobre la competencia y el entorno global. Afianzan así los pasos siguientes que hacen de sus proyectos algo viable y sostenible en el tiempo.

Esta es la idea que inspiró a Menorca Millennials http://www.menorcamillennials.com/ para crear la primera desaceleradora del mundo. “Nos focalizamos en la desaceleración porque entendemos que las empresas tienen que correr pero, cuando vas muy rápido, a veces vas es una dirección que no es la correcta y te la acabas pegando”, explica Ricard Garriga impulsor de la iniciativa junto a Marcos Martín. El proyecto reúne durante 15 días en la isla balear a 20 startups tecnológicas internacionales en second time enterpreneurs con grandes figuras del ecosistema emprendedor y económico mundial como son Varsavsky, Manel Adell o Borja Escalada. En los encuentros, que se celebran en chanclas y bañador, se habla de todo pero el objetivo final es rebajar el ritmo de las 20 startups seleccionadas para que revisen cada parámetro de su compañía antes de lanzarse al siguiente nivel. 

¿Cuáles son esos momentos en los que la reflexión debe anteponerse a la acción y cómo hacerlo?

Siempre que puedas

 “No es necesario esperar una causa ni un momento determinado. Conviene hacerlo de forma sistemática”, dice Garriga. “Sobre todo cuando hablamos de empresas de base tecnológica en las que prima la rapidez. Está bien que corran porque aprovechan una oportunidad para ganar clientes, pero en un mercado global los cambios tecnológicos se producen a una velocidad de vértigo por eso conviene estar siempre al tanto del resto de las innovaciones, para no descubrir la pólvora varias veces”.

El problema llega con las dificultades que encuentran muchos emprendedores para abandonar, aunque sea sólo un día, el frente de la empresa. Una querencia que deben combatir.

Cómo

Aprender a delegar.- “Es algo que resulta dificilísimo”, reconoce Néstor Palao Business Development de https://stampery.com/ “Nos creemos tan imprescindibles que tenemos que hacerlo todo. Al final nos metemos en un día a día que empiezas a las 6 de la mañana y terminas, agotado, a las 9 de la noche. Hay que aprender a apagar el ordenador y salir de la burbuja”.

Rodéate de un buen equipo.- Claro que para delegar tendrás que confiar primero en tu equipo y su compromiso. Valga aquí la regla de Zuckerberg quien afirma que sólo contrata a una persona “si creo que también me gustaría trabajar para ella”. También a Néstor Palao le gusta despertar entre los empleados lo que llama “hambre emprendedora”.

Márcate los tiempos.- “El 80% del trabajo diario que realizamos no es realmente crucial para nuestra empresa”, dice Ricard. Plantearse cada mañana las tareas importantes del día y acotar el tiempo para las secundarias, como pueden ser los mails, es una práctica recomendable. 

Trabaja de otra manera.- Atrás quedan los tiempos en los que había que fichar y pasar un mínimo de 8 horas en la oficina, ahora basta con un portátil conectado a internet para trabajar a cualquier hora y desde cualquier parte del mundo. También puedes hacerlo desde tu casa ganando el tiempo de los desplazamientos. 

Cuando se quiere dar el salto a la empresa

Llega un momento en la vida de toda startup en el que debe dar el salto a la fase de crecimiento. Lo normal es que lleguen a esta etapa con la euforia de un producto o servicio validado en el mercado obtenido al ritmo frenético que dicta la metodología lean. “Yo estaba tan seguro de mi producto que me iba a gastar en la campaña de lanzamiento el doble que Trivago”, cuenta Daniel de Carvajal, cofundador de Trappit www.trappit.com. Su paso por Menorca Millennials le hizo ver que ni el producto, tal y como lo tenía concebido, era tan brillante ni tan rentable como pensaba. Conviene pues, antes de dar el salto definitivo, aminorar el ritmo y repasar todas las variables.

Cómo

Consulta con otros emprendedores que sepan más que tú. Da igual que se dediquen a otros sectores, mejor si diversificas, pero sí interesa que sepan más que tú “Yo me creía el tío más listo del mundo, aunque ahora ya me han bajado los humos”, dice Carvajal y, como él, muchos otros, aunque no lo reconozcan. Validar constantemente hipótesis y conceptos es la mejor manera de gestionar el caos y la incertidumbre.

Mide bien los tiempos, tanto los tuyos como los de los demás. “Hay una cosa que he aprendido bien, y es que mis prisas no son las del otro”, dice el CEO de Trappit. Calibrar la madurez del mercado o ajustar la capacidad financiera a la producción son factores que siempre han de ir acompasados.  

Paso a paso.- El crecimiento se alcanza paso a paso y con mucho esfuerzo. “Se equivoca quien habla de pelotazos, eso significa que nunca ha estado en una compañía. Hay que medir bien cada paso y dar el salto cuando se esté totalmente seguro de lo que vamos a hacer”.

Cuando necesitas financiación

Es el problema que suele acompañar al salto a la empresa y que muchos emprendedores abordan, en opinión de Garriga, a la desesperada. “En algunos casos parece que el objetivo es conseguir dinero cuando esa debe ser la consecuencia. Hay compañías que no han levantado ninguna ronda y son superexitosas, por eso creo que antes de lanzarse a pedir dinero hay que barajar todas las posibilidades y no ceder tan fácil a perder parte del control de la compañía. Yo en esto soy bastante taxativo porque opino que la mejor vía de financiación no es la que llega por los inversores sino la que se obtiene con las compras de los clientes”. 

Cómo

A veces es sólo cuestión de ideas. Puede que moviendo los mismos recursos disponibles en otro orden obtengamos el dinero suficiente para el nuevo reto. Pero hay otras alternativas que pueden ilustrarse con casos como el del nuevo coche de  Tesla, que no saldrá a la venta hasta finales de 2017 pero por cuya reserva ya han pagado 1.000 dólares 198.000 personas. Si tienes empresas factibles levantar dinero es más fácil.

Estudia todas las opciones. El ecosistema emprendedor ofrece cada vez mayores herramientas para obtener financiación. A las ayudas públicas como las de Neotec o Enisa se suman inversores, business angels, venture capital y vías alternativas como el crowdfunding o el crowdlending. Dependiendo de la fase de tu empresa y de las necesidades deberás dirigirte a uno u otro “midiendo muy bien la cantidad que necesitas para no quedarte corto ni malgastar”.

Consigue tiempo de calidad en ambientes relajados. Ni un escenario, ni una competición, ni una conferencia suelen ser entornos propicios para acabar con la firma de un cheque. Está bien que asistas para darte a conocer pero recuerda que los cheques se firman en un restaurante, en la casa o en la oficina del inversor. Si logras acceder a alguno de estos entornos olvídate de tu pitch y del growth hacking y limítate a hablar con sencillez, aporta valor personal y convéncele de que eres la mejor compañía para ganar dinero. 

En cuanto a cómo seguirles la pista volvemos a recomendarte la documentación y la lectura de muchos papers. Hay también espacios y eventos de networking que propician encuentros “mágicos” más desenfadados, relajados y provechosos que un recinto ferial donde la interacción resulta complicada.

Cada vez que lanzas producto

El éxito de un primer producto no significa ni que estés aprovechando todo su potencial ni garantiza la complacencia del mercado con los siguientes. Conviene pues en este punto abrir un interrogante nuevo y adoptar una actitud casi virginal que nos ayude a analizar de forma independiente su comportamiento y aceptación en el mercado. Hay que estudiar el proyecto y la escalabilidad del nuevo producto que, conforme al programa de Menorca Millennials debe aspirar a un entorno global que pudieran consumir al menos a un billón de personas.

Cómo

Cuéntalo antes. Muchos emprendedores se empeñan el silenciar el producto o servicio concebido hasta su lanzamiento por temor al plagio. Tanta cautela, sin embargo, puede ser contraproducente en la medida en que eluden un baño de realismo y no generan feedbak. Aunque no lo creamos, hay gente que está dispuesta a ayudar, como sucedió con el desarrollo de las gafas de VR Oculus en cuya implementación intervinieron emprendedores de todo el mundo a través de una plataforma de crowdfundig. “Contarlo y hacerlo a lo grande, es decir, dentro y fuera de España” es la recomendación de Ricard. Eso sí, cuéntalo en perfecto inglés, que es la lengua que comparten todos los emprendedores del mundo y si has pasado un tiempo residiendo fuera del país, mejor, porque se te presupone amplitud de miras.  

Sobre todo al mercado. La palabra final la tiene siempre el mercado. Por eso, aún creyendo que tienes el mejor producto del mundo, conviene cerciorarse antes de su lanzamiento. Un ejemplo lo ofrece la empresa Nutrición G3 http://www.making-genetics.eu/es/servicios/genetics-es/nutricion-3g-esque lanza este mes su primer test genético nutricional, un producto recomendado a personas con edades de entre 30 y 60 años. La idea original era, sin embargo, ofrecer el test a la tercera edad. “Empezamos por la idea y hasta que no tuvimos el desarrollo completo no empezamos a preguntar a los clientes. Fue entonces cuando nos dimos cuenta de que nuestro producto parecía más interesante a gente joven que a los ancianos así que tuvimos que replantearnos el business plan y todo el marketing”, reconoce Adriana Moleres, responsable del departamento de I+D+i.

Cuando cambias el modelo de negocio

De las 20 startups que integraron la primera edición de Menorca Millennials, 17 tuvieron que cambiar el modelo de negocio.  “Yo entré buscando financiación para un negocio B2C y salí con un B2B”, cuenta Carvajal. Trappit, plataforma para la optimización de los billetes de avión, empezó vendiendo el producto a las agencias de viaje en exclusiva y ahora negocia con todas las grandes empresas para abaratar los vuelos de sus trabajadores. El cambio de modelo le ha llevado, en apenas 8 meses, a pasar de 8 a 27 trabajadores, a ser la compañía con mayor volumen de facturación en este concepto y a estar participada por  Diamond Partners. También la adopción de una nueva tecnología puede acarrear cambios.

Cómo

Explica el cambio. “Reuní a los inversores y al consejo para explicarles que nos habíamos equivocados, plantearles el nuevo modelo y convencerles de que el dinero que teníamos para un año había que gastarlo en seis meses. Una vez persuadidos convoqué a la plantilla y allí empezamos a trabajar todos como bestias. Le tengo que agradecer mucho al equipo”, asume Carvajal.

Ampliar el equipo y reestructurar el talento interno. “Descubrimos el potencial de la realidad virtual aplicada a la arquitectura en plena crisis inmobiliaria y la decisión de cambio fue casi instantánea”, cuenta Nacho Martín, director y fundador de http://mi5vr.com“Lo primero que hicimos fue cambiar el perfil de la plantilla incorporando profesionales informáticos, gente que venía de la industria de los videojuegos y diseñadores en consonancia con nuestros arquitectos, aparejadores y delineantes. El cambio fue brutal. En 2 años hemos triplicado el número de clientes, nacionales e internacionales”. 

Adapta el discurso y escucha.- “Acostumbrado a ir de empresario, para mí lo más difícil ahora es el trato con el cliente aunque también sé que es donde más se aprende”, dice Carvajal

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión