Ideas para crear una cooperativa moderna y que sepa competir en el mercado

Cada vez hay más cooperativas que apuestan por la tecnología, nuevos modelos de organización y productos de valor añadido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La historia de la cooperativa, como entidad democrática y en la que todos sus socios tienen voto, es muy antigua. En nuestro país ha estado muy ligada a un sector tan tradicional como el agroalimentario, especialmente a través de cooperativas olivareras, viticultoras y cerealeras, así como cofradías de pescadores.

El principal objetivo de estas uniones es defender los intereses comunes de los productores y prestar apoyo mutuo. Sin olvidar que ha sido un recurso muy utilizado en casos de empresas con problemas económicos que son salvadas gracias a que los propios trabajadores de la misma se unen para seguir adelante. En ambos casos, se trata de situaciones muy ligadas casi a una ‘economía de subsistencia’.

La cooperativa se beneficia de ciertas ventajas legales y fiscales, como la fijación de una responsabilidad limitada a la participación social, el acceso a subvenciones para empresas de Economía Social, una tributación al 20% en el impuesto de sociedades y la exención del impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados en su constitución y ampliación de capital y otros actos, así como una bonificación del 95% en el IAE o la posibilidad de escoger el régimen de Seguridad Social de los socios.

Una cooperativa no es una ONG

Aunque el espíritu romántico y colaborativo forme parte del ADN de la cooperativa, no hay que olvidar que son empresas y que su objetivo es obtener beneficio, aunque en el caso de las cooperativas sociales no sea exactamente así.

La cooperativa es una solución tan buena como las demás para afrontar esa competencia. Para eso debe distinguirse del resto de empresas por sus méritos y mediante la innovación. ¿Cómo lo hacen?

Invertir en tecnología puntera

La cooperativa no sólo es una opción para sectores tradicionales. En los últimos años, están apareciendo varias cooperativas ligadas a la ingeniería y el software. Se trata de compañías que han desarrollado tecnología y patentes propias o que son capaces de amoldarse a las demandas de sus clientes, pues presentan gran capacidad de adaptación.

Esta flexibilidad les permite acceder a concursos de la Administración o ser atractivas para empresas privadas. Las compañías nacidas del entorno universitario encuentran en la cooperativa una buena forma de expresión. Se trata de startups en las que un grupo de estudiantes o recién licenciados, con escasos recursos pero mucho talento y una buena idea, ponen en común sus habilidades para trabajar juntos y desarrollar su proyecto. 

“Tienen pocos recursos, pues su principal capital es su conocimiento, de modo que todos son importantes y las decisiones se toman de forma consensuada”, explica el profesor Joaquín Garralda.

Vanguardia y calidad

La innovación no sólo es tecnología, sino también métodos y conceptos. Por ejemplo, en un sector tan maduro como es el de la educación, Grupo Sorolla ha apostado por la diferenciación en sus métodos de enseñanza. Tras investigar las prácticas de todo el mundo, adoptó el  modelo más apropiado para desarrollar el potencial de sus alumnos. Todo ello con el fin de sobresalir del resto de colegios gracias a una formación de calidad.

Aprovechar los recursos y diversificar. El modo de gestión puede ser una forma de destacar. Campo de la Miel apostó por dar a conocer la apicultura y la alimentación saludable a través de un museo y un comedor, consiguiendo un flujo de visitantes que reporta ingresos complementarios y que ayuda a crear una imagen corporativa.

No te olvides de que... ¡hay que crear marca!

Cuando en el mercado hay compañías que ofrecen un producto parecido, crear marca es la mejor manera de diferenciarse y generar valor añadido. Campo de Miel lo hizo con la enseña Rancho Cortesano.

Si un sector está muy estructurado, desafiar ese orden y ofrecer una alternativa puede ser una estrategia interesante. Som Energía muestra que la unión en cooperativa es una posibilidad para desafiar el establishment de un sector tan anquilosado y aparentemente inabordable como el de la electricidad.

Un proceso ágil de toma de decisiones

Cuantos más socios tenga la cooperativa, más difícil será alcanzar acuerdos unánimes. “Algunos socios pueden reprochar que otros piden algo por su propio beneficio. Puede haber recelos, calculando qué gana cada uno por cada cosa que se propone”, lamenta Garralda. Si la empresa tiene menos socios, será mucho más sencillo, aunque las disensiones serán inevitable si no hay un alto grado de confianza y compenetración.

En este sentid, un cooperativista de Yerbabuena Software, afirma que “ser nuestros propios jefes y hacer una total democracia está fenomenal cuando todo va bien. ¿Pero qué pasa cuando las cosas van mal? Que no hay un responsable que tome una decisión, acertada o no, y se siga avanzando. Es decir, que no nos quedemos inmóviles ante cualquier problema”. 

Por eso, es conveniente que exista un cuadro de mando. Asimismo, el director general de Emerg ya remarca la importancia de que “la estructura directiva esté disociada de la societaria”. La conveniencia o no de contar con gestores externos dependerá de cada caso.

Rigidez para crecer

Este tipo de sociedades suele tener dificultades para crecer y conseguir financiación para inversiones ambiciosas. “Si vas a necesitar una fórmula intensiva en capital, hay que pensárselo mucho, ya que la cooperativa no es la fórmula más entendida por los mercados. Hay que hablar con fondos de inversión y explicarlo el doble. Además, por su estructura jurídica, no es la forma idónea para inyectar capital externo”, precisa el director general de Emergya.

El profesor de IE Business School considera que “sólo se puede crecer vendiendo mucho y ahorrando para generar recursos, metiendo nuevos cooperativistas que aumenten los fondos propios o con préstamos”

Además tenemos que estar muy seguros de los compañeros de viaje que escogemos. Un socio no tiene por qué ser definitivo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo