Las fortalezas y las debilidades del emprendedor tecnológico

Basta con dedicarle algo de tiempo para ver que el mercado presenta una multitud de posibilidades. El rápido avance de las nuevas tecnologías no es un inconveniente, es el motor que puede aportar la inercia necesaria para encontrar la oportunidad de negocio idónea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
No sólo tecnológico

Además de las competencias habituales de un emprendedor convencional, el tecnológico tendrá que sumar otras como consecuencia de la relación entre el mercado al que se dirige y el peso de la tecnología en su proyecto.

Por este motivo, también deberá desarrollar todas las capacidades necesarias para desempeñar con éxito tareas como la puesta en el mercado de la I+D+i, el análisis del valor de mercado y comercial del esfuerzo tecnológico, el correcto entendimiento del ámbito de financiación y subvención de la I+D+i.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ante todo, emprendedor

En la capacitación tecnológica de los impulsores de este tipo de proyectos, está la mayor de las dificultades. Se suele confundir el descubrimiento de un buen tecnólogo, con una buena idea empresarial en sus manos, con la aparición de un verdadero emprendedor.

Por ello, además será necesario disponer de las competencias asociadas a los emprendedores de éxito: demostrar que es sustancial o genéticamente emprendedor aprovechando la fuerza de esta imagen para trasladar el mensaje de que el carácter de ‘emprendedor’ ha de estar por encima del apellido ‘tecnológico”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Innovador

Desde luego que es recomendable planificar cada paso y prever posibles eventualidades, pero hay que evitar que la definición de tareas u objetivos reste rapidez de respuesta. Es lo que se conoce como Paralysis by analysis. Para sobrevivir en la jungla tecnológica hay que estar a la última, aunque eso a veces signifique dar palos de ciego.

No es cuestión de quedarte atrás mirando a ver si funciona o no funciona, porque para cuando intentes reengancharte puede ser tarde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gestor de tiempo

Parece evidente, pero un emprendedor tecnológico ha de disponer de tiempo para desarrollar su idea y plasmarla en el plan de negocio.

Como señala Paul Graham, autor del ensayo How to start a startup (Cómo lanzar una nueva empresa de base tecnológica), cuando consigues un capital para invertir en tu proyecto, lo que logras realmente es tiempo en forma de salarios para pagar horas de trabajo. Aunque no tengas dinero, si tienes tiempo, sin duda tienes un gran capital”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los errores más comunes

Al margen de los problemas derivados de temas relacionados con la financiación, los expertos destacan otros inconvenientes significativos que ponen en peligro ya no sólo la creación, sino también la consolidación de las empresas tecnológicas:

- Carencia de función comercial.  Una de las deficiencias detectadas es la falta de empuje comercial en la adquisición, gestión y fidelización de clientes. Si no se vende bien una idea, de poco sirve que sea inmejorable.

- Erróneo enfoque de marketing. Otro de los fallos más comunes es descuidar la imagen de marca. No hay que pasar por alto aspectos como la imagen corporativa, la visibilidad o las relaciones con el entorno y la competencia.

- Déficit de recursos humanos. Dada la alta cualificación técnica del grueso de emprendedores tecnológicos, no es de extrañar que muchas de estas empresas carezcan de empleados con un perfil orientado a la gestión empresarial o con experiencia en la dirección y administración de empresas. Es sencillo no cometer el mismo error.

- Falta de recursos tecnológicos. Tampoco es indispensable centrarse en un perfil exclusivamente empresarial con respecto a los empleados. Se necesita lo mejor de ambos mundos. Rodearse de un equipo técnico para ayudar en la integración de soluciones también puede ser de gran utilidad para el asesoramiento a la hora de adquirir equipamiento de soporte para trabajar en materia de I+D.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Crea tu empresa