Así le da forma a una idea de negocio un ingeniero

Reciben a los clientes rebosantes de entusiasmo porque creen haber dado con la idea genial para su negocio. Ellos son quienes se encargan de aterrizarla, generalmente con menos ornamento que el soñado. Son los ingenieros, los encargados de analizar la viabilidad una idea, quienes te ayudan a definirla y quienes la ejecutan y diseñan antes de lanzarla al mercado. Hablamos con Fernando Alamillo, ingeniero industrial y Project manager en la consultora de innovación Opinno quien nos cuenta el proceso que suelen seguir desde el momento que el cliente llega con una idea hasta que ésta sale al mercado. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
La base

“Todo se sustenta en la aplicación de metodologías ágiles como lean startup, design thinking, human center design y agile development. Se trata de avanzar progresivamente validando con la información del mercado si la idea tiene aceptación y, en caso contrario, hacer los cambios en la dirección adecuada con los menores costes posibles. ¿Imaginas invertir 6 meses en desarrollo para descubrir al lanzar que tu app no tiene sentido?”, dice Fernando Alamillo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ideación y definición

Se trataría de ver si la idea soñada inicialmente es viable o no y de analizar si antes de poder desarrollarla es preciso hacer desarrollos incrementales previos a la ejecución del encargo. Pongamos el caso de un comerciante que ha soñado con la fabricación de un humanoide para que haga en su tienda servicios de personal shopper o atención al cliente. De poco le va a servir el robot si ni siquiera dispone de un canal de comunicación online o carece de un sistema de gestión de inventario. Es preciso contar con una multitud de sistemas para poder gestionar todos los procesos previamente. En esta primera fase se trata de analizar junto al cliente lo que tiene y los pasos que tendría que dar para tener lo que quiere. Es el momento, también, para analizar el entorno realizando un benchmark (comparativa), saber lo que ofrece la competencia, bien para aprovecharlo, bien para diferenciarse, y analizar las funcionalidades en relación a las tendencias y confirmar su viabilidad antes de pasar a la planificación. Dentro de Opinno, esta fase la suelen abordar en el departamento de ideas dado que se centra en la parte de creación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
User experience

Una vez acordado con el cliente el detalle de lo que necesita y expresar su conformidad, se pasa a la fase conocida como user experience (experiencia de usuario), la parte donde los ingenieros cobran especial protagonismo en tanto que son ellos quienes pondrán en práctica la ejecución y el diseño de los productos o servicios en base, siempre, a las experiencias del usuario. En esta fase se realizan diferentes iteraciones para validar con los usuarios finales las distintas hipótesis. Fernando Alamillo distingue, dentro de esta fase, tres subgrupos:

Diseño de servicio

En esta primera subfase se harán iteraciones para validar el servicio. Parten de las funcionalidades más interesantes que se han encontrado en el análisis del benchmark para diseñar el servicio. En segundo lugar se debe estudiar la persona que sería la más adecuada para el servicio o el público objetivo, denominados early adopters. Para esto se utilizan diferentes herramientas como el mapa de empatía, customer journey, etc. Por medio de entrevistas y focus groups se validan las hipótesis. El objetivo es evitar crear algo que luego nadie vaya a usar, por lo que es necesario escuchar a esas personas que, pensamos, podrían convertirse en nuestros clientes y que sean ellos los primeros en validar el servicio.

Prototipado con Wireframes

Tras cerciorarnos de que el servicio tiene acogida, es hora de profundizar para validar el funcionamiento. Lo normal es que no se puedan incorporar todas las funcionalidades ni ideas sugeridas al inicio del proyecto, pero el objetivo siempre es acercarse el máximo posible al mercado. La primera materialización se realiza a través de visualizaciones sencillas. Fernando Alamillo habla de los wireframes, que son diseños de baja fidelidad, en colores grises, donde se representa visualmente de forma esquemática la estructura del producto o servicio, como podría ser, por ejemplo, la estructura de una página web. A estos diseños se les dota de interacción para que haya una navegación entre las diferentes pantallas. El foco se pone en la funcionalidad del sitio, no en los detalles estéticos. Estos bocetos se validan de nuevo con los usuarios para aceptar o descartar las propuestas por medio de tareas que se deben poder llevar a cabo en su totalidad. En caso de que éstas sean muy complicadas, se debe volver a trabajar sobre los wireframes. Como son representaciones muy sencillas, lo normal es que se realicen varias versiones con el objetivo de descartar fallos importantes de funcionalidad y navegación.

Capa de diseño con Mockups

Una vez validado el funcionamiento de la aplicación, se aumenta el nivel de fidelidad dotando al diseño de la identidad visual. Esto podría compararse con poner bonito el wireframe para embellecer la propuesta. A estos diseños se les denomina mockups, vocablo que podría traducirse al castellano como maqueta, donde se presenta el diseño de alta definición. Aquí se ofrece ya una visión lo más detallada y realista posible de lo que quiere hacer y se somete de nuevo al criterio de los usuarios que validarán el diseño por medio de test.

Llegado este punto, Fernando Alamillo lo compara con la preparación de un pastel que se exhibe en un último vistazo al usuario antes de meterlo al horno “que de ahí ya no sale hasta estar cocinado”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Desarrollo

Consiste en aplicar código y desarrollo, que es la versión de trabajo más cercana al producto final, el trabajo del ingeniero propiamente dicho para aterrizar las funcionalidades perseguidas e integrarlas conforme al diseño establecido. Realizado el prototipo, se muestra al cliente y, si expresa su conformidad, se le entrega para ponerlo a prueba por un periodo de 15-30 días. Lo que se persigue es que compruebe, así, la consecución de objetivos, que se familiarice con la aplicación y detecte posibles fallos a implementar o, en su defecto, la robustez y calidad del desarrollo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lanzamiento

El último paso será el lanzamiento del producto o servicio al mercado acompasado de una campaña de comunicación en la zona de lanzamiento. Dice Alamillo que lo habitual es empezar por el mercado local, para rodar un tiempo la innovación y efectuar las implementaciones que pudieran plantearse. Todo controlado y testado, es ya momento de empezar a circular por otros lugares. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Crea tu empresa