Cómo montar un negocio en 50 m2

Dependiendo de la actividad económica, un local de 50 m2. o menos, da para mucho. Caben desde una tienda de carcasas para móviles hasta una joyería o una farmacia. Puede que ninguna de estas actividades coincida con tu sector, pero hemos consultado con varios expertos para ayudarte a organizar un negocio de tales dimensiones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
La planificación

Se sobreentiende que en un espacio reducido apenas se dispone de sitio para almacenaje y stock, ello puede compensarse subcontratando servicios a terceros. Pero, además, habrá que planificar muchas más cosas que, en Designthinking.gal proponen responder con la metodología del Design Thinking, centrada en las personas, que nos ayuda a resolver problemas complejos poniendo en común las necesidades del usuario, la viabilidad económica y la factibilidad técnica. Las fases serían estas:

-¿Qué necesidad resuelvo?: “Antes de decidir en qué va a consistir el negocio hay que hacerse una pregunta muy básica, pero que no siempre se hace ¿qué necesidad le puedo resolver a las personas?”. A esto le llaman ellos “empatizar con el usuario y encontrar el insight, que es la necesidad más profunda a partir de la cual buscar ideas para solucionarla”.

-Consulta con otros: Para obtener estas soluciones hay muchas técnicas de creatividad que se pueden utilizar, desde el brainstorming a las analogías, sin embargo su eficacia baja a medida que se utilizan de un modo más individual. Este es el motivo por el cual recomendamos, en la medida de lo posible, afrontar siempre las problemáticas con un grupo de personas que provengan de ámbitos diversos y formando así un equipo multidisciplinar. Para trabajar con este equipo no es preciso algo formal, basta con quedar para tomar un café en un espacio diferente que nos ayude a pensar fuera de la caja. “En esta fase es fundamental que los 50 m2 no coarten nuestra creatividad, de lo contrario la propuesta obtenida difícilmente será disruptiva, tendiendo a llegar a una solución más conservadora y que aporte menos valor”.

-Prototipar:  Una vez obtenidas las posibles soluciones, estas se desarrollarían tanto a nivel técnico como económico o formal y se prototiparían. La profundidad de esta fase de desarrollo va a depender tanto de los tiempos, como de los recursos con los que contemos, pudiendo ir desde pensar un proyecto a nivel puramente conceptual hasta desarrollar el modelo de negocio. “Debido a las reducidas dimensiones del local, proponemos que el prototipo sea a escala real, haciendo posible testear la interacción de los usuarios con la que podría ser la idea de negocio en el propio espacio”.

-Testear:  Después de esta fase de testeo observaremos qué ideas funcionan mejor así como las mejoras que podemos incorporar a nuestro negocio para salir al mercado, algo que nos permitirá ahorrar muchos costes, por un lado asegurando la inversión y por otro lado ganando tiempo.

La ubicación

Salvo por el precio de adquisición o alquiler del local, en este aspecto no hay grandes diferencias entre montar un negocio en 50m2 y otro de 200. No es que sea una decisión baladí- hay estudios que hablan de una mala ubicación como la causa del cierre en un 70% de los comercios- pero más que las dimensiones, aquí importa buscar un buen emplazamiento, entendiendo por ello zona de tránsito para tu producto o servicio, sin riesgos de canibalismo- salvo que te interese un clúster- . Tú sabrás si tu negocio necesita masa crítica o los clientes van a acudir a él, independientemente del emplazamiento, porque te necesitan. La forma más sencilla de averiguar cómo funciona la zona es desplazarte a ella durante varios días y a distintas horas y observar directamente el flujo y el recorrido de transeúntes. No obstante, existen ya múltiples herramientas que te ayudan a conocer de antemano tanto estos datos como los patrones de comportamiento comerciales en la zona.  Pablo López, de la startup Better Place, habla de aplicar lo que sería una especie de ingeniería a la inversa para “analizar el entorno del local, flujo y patrones de comportamiento. Otra opción es consultar en el Registro Mercantil e identificar locales de esas dimensiones que funcionan en entornos similares. Luego convendría visitarlos para comprobar in situ si funcionan o no. Son estrategias de predicción que suelen funcionar extrapolando de un punto a otro”.

Existen también soluciones tecnológicas como las que ofrece TC Street Solutions para el control del tráfico peatonal de una zona determinada o herramientas como las que ofrecen en Flame Analytics  capaces de medir la experiencia de los clientes dentro y fuera de una tienda.

El escaparate

“Te preguntarás si es necesario o no que tengas un espacio de la tienda destinado a escaparate. Es un pregunta difícil de resolver, ya que los escaparates siempre resultan ser buenos vendedores en una tienda, pero ¿y si toda tu tienda es un escaparate? Si renuncias a este espacio de exposición cuida mucho el aspecto de tu tienda: orden, limpieza, señalización interior, visual merchandising, etc”, advierte Igone Castillo, responsable de Doctora Retail, experta en soluciones para comercios.

Trucos para ganar espacio

Elegido ya el local y la zona donde montar tu negocio estos son algunos trucos que te podrían ayudar a ganar espacio:

-Mobiliario versátil: Julia Sánchez, arquitecta en la firma La i Design  propone recurrir a la versatilidad del mobiliario al objeto de poder darle varios usos. “El mobiliario a medida supone una inversión mayor en un primer momento, pero te da la libertad para diseñarlo según las necesidades del negocio. Por ejemplo, sillas que se transforman en expositores, mobiliario apilable, mesas extensibles, plegables y estanterías versátiles que permitan exponer distintos tipos de productos con diferentes sistemas”, afirma.

-Falsos techos y suelos técnicos: Actualmente, y principalmente debido a la necesidad de optimizar espacios, son cada vez más frecuentes el uso de falsos techos o techos desmontables, informan en Hermarta. Según esta empresa de acondicionamiento de oficinas, esta opción es demandada por su funcionalidad y por la facilidad de adecuarse a distintos tipos de construcciones y ambientes. Además de requerir un montaje sencillo y económico pueden aprovecharse para albergar instalaciones eléctricas, conducciones de ventilación y mantener ocultos cajones o pequeños armarios. Otra opción es trasladar toda esta operativa a los suelos construyendo lo que se conoce como suelo técnico elevado para camuflar todo el cableado

-Tabiquería móvil: Es otra de las sugerencias de Hermarta. En estos espacios pequeños, más que tabiques la recomendación es el uso de paneles modulares para crear espacios multiusos, biombos o mamparas de cristal para amplificar la sensación del espacio y ganar visibilidad. No obstante, si lo que quieres es crear varios ambientes en un espacio tan pequeño a veces puede ser suficiente con instalar dos alfombras de diferentes tonos. Recuerda también que las puertas corredizas ocupan menos espacio y aprovecha los vanos del escritorio con cajoneras.

-Alquila un almacén externo: Dependiendo el tipo de negocio que tengas, deberás disponer de cierto stock para satisfacer la demanda. Difícilmente podrás compartir el almacenaje en las mismas instalaciones del negocio, por lo que uno de los consejos de Igone Castillo es “disponer de un almacén externo, en una zona bien comunicada con tu comercio, pero con un coste mucho más económico”.

-Negocia con los proveedores: Otra solución apuntada por Igone Castillo es contactar con aquellos proveedores “que puedan entregarte la mercancía de forma muy ágil, incluso si los pedidos son pequeños. Es posible que pagues un poco más por los productos y tengas que sacrificar algo de margen comercial, pero si la rotación es alta, tu negocio puede ser muy rentable. A la hora de comprar mercancía, recuerda que tu negocio como comerciante está en las ventas, no en acumular productos”, recuerda. 

La decoración

-Minimalista: La primera norma es espacios reducido sería no sobrecargarlos con elementos decorativos. Si el negocio se ubica en las calles más céntricas de la ciudad, con mucho tránsito, la recomendación de David Basilio, CEO de la consultora  Linkers es apostar por decorados urbanos, moderno, sin mucho ornamento. El resto de la decoración será funcional aprovechando, si es preciso, las paredes como soporte publicitario.

-Planifica: Igual que en lo que atañe a la ubicación conforme a tu actividad, también aquí es preciso planificar cómo vas a decorar el negocio conforme a la distribución, circulación, iluminación, materiales, texturas o aplicaciones gráficas que mejorarán tanto la imagen de marca como la experiencia de los usuarios. En este sentido Julia Sánchez habla de “coherencia entre interiorismo y branding” creando un vínculo entre lo que el cliente espera y lo que ve

-La teoría de los colores: Recomienda también Julia Sánchez aprovechar la teoría del color. La norma es que los colores fríos (azul, verde, turquesa…) agrandan los lugares mientras que los cálidos (rojo, amarillo, naranja…) empequeñecen visualmente los espacios. Dice, asimismo, que “con el uso del color podemos influir en la percepción del usuario en cuanto a aspectos emocionales o de proporciones”. Según estos los colores neutros transmiten una imagen seria, conservadora o elegante; los colores fuertes brillantes: imagen moderna, agresiva, estimulante; los oscuros evocan una imagen acogedora, masculina y los colores pastel transfieren una imagen juvenil, femenina, tranquila.

-La iluminación: Independientemente del espacio del que se disponga, la regla general en cuanto a la iluminación es contar con tres tipos. Ana Martín, de Emmm studio habla de la luz general (la que se enciende al entrar a un espacio), luz ambiente, que se utiliza para un encuentro más íntimo con algún cliente, y luz de trabajo, que es aquella más dirigida como podría ser un flexo para escribir o, en el caso de una tienda, la que ilumina los productos.

Apoyos tecnológicos

“Estamos en un momento en el que las tecnologías están democratizando los negocios y ya no es imprescindible tener el mejor local en el mejor lugar para asegurar el éxito y los espacios de trabajo aunque tengan un límite físico de 50m², estos límites gracias a aplicaciones móviles, internet, etc, ya no existen”, afirman en Metro cuadrado design & contract

-El hardware: “Para comprar bien debes contar con buen sistema de control de tu negocio (ERP): control de las ventas, de los tickets, del stock, de los beneficios, etc. También es imprescindible que vayas creando tu propia base de datos de clientes, que te servirá para conocer mejor sus necesidades y anticiparte a lo que te pidan. Para todo ello necesitarás un equipo informático. Ahora puedes olvidarte de los complicados y aparatosos servidores locales, ya que son muchos los proveedores que te ofrecen soluciones “en la nube”. También algunos desarrolladores de software proponen la posibilidad de trabajar con un Tablet como TPV. No sólo ahorras en espacio destinado a hardware, sino que también  podrás cobrar en cualquier lugar de la tienda. ¿Y el ticket? Poco a poco van surgiendo soluciones para que no tengas que imprimir tickets y que tu cliente tenga el justificante de su compra (ticket o factura) vía app o correo electrónico: más ecológico, más limpio, más cómodo”, afirma Igone Castillo.

 -Otras soluciones: Además de las referidas, existen ya en el mercado numerosas soluciones tecnológicas que te ayudan en todas las fases de tu negocio. De algunas de ellas ya hemos hablado en esta web como el sistema de vending ideado por Imersivo  en cuyas máquinas expendedoras puedes comprar desde un vaquero a una joya.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Crea tu empresa