Cómo acondicionar tu casa si trabajas en ella

Las recomendaciones son de Emmmestudio, especialistas en slow design, cuyas 3 integrantes trabajaron en casa antes de montar la empresa. “Hemos visto las dos caras de la moneda”, afirman. La conclusión fue que a las oficinas actuales les vendría bien parecerse un poquito más a las viviendas y a la inversa. Así lo hacen ellas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Separar los espacios

Mejor trabajar en el salón de casa o en un cuarto de estar que en el dormitorio, al objeto de separar lo que es la vida personal de la laboral dentro de un mismo espacio. Hay que marcar límites no sólo de horarios sino también territoriales. En este sentido, la recomendación que ofrecen es identificar, dentro de la casa, aquel espacio que sea más versátil,  es decir “más fácilmente convertible”. Asimismo, aconsejan, siempre que sea posible, elegir un rincón luminoso donde entre la luz natural a objeto de evitar la sensación de estar en una cueva y convertir tus jornadas laborales en noches de 24 horas en las que el cuerpo sólo te pide vestir en pijama. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Analizar la compatibilidad de tus tareas

Algunos tienen la fortuna de poder asignar un espacio de la casa al uso exclusivo de trabajo. Sin embargo, la mayor parte de las veces no es así. Lo normal es que ese espacio sea compartido por otros usos y habitantes de la casa. La recomendación que dan en Emmmestudio es procurar un hueco donde puedas compatibilizar tus tareas con esos otros usos y, a ser posible, compatibilizar también los horarios. Por ejemplo, si trabajas en horario de noche y tienes pareja, el dormitorio no sería la mejor elección para trabajar, al menos desde el punto de vista de tu pareja. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Huye del ruido

Procura instalar tu punto de trabajo lo más alejado posible de los ruidos, tanto de los procedentes de la calle como de los domésticos, tipo lavavajillas, lavadoras u ollas exprés. Si te resulta imposible, cierra las puertas y ponte música de fondo para evadirte de las distracciones restantes. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Acondicionamiento

Más fáciles de aplicar para aquellas personas que viven solas o en pareja que para unidades familiares numerosas, donde cada uno tiene su horario y espacio. No obstante,  siempre que se pueda, estos son los aspectos que habría que considerar.

-Saca el punto de trabajo de tu vista. No conviene poner el rincón de trabajo en el mismo lugar asignado a los ratos de ocio o descanso porque no podrás evitar que, de vez en cuando, se te vaya la vista al ordenador y a la pila de papeles acumulados sobre el escritorio. Igual logras reprimir el impulso de lanzarte de nuevo sobre ellos, pero no consigues desconectar del todo.

-Procura que tu punto de trabajo sea fijo. Esto favorecerá la concentración. Muchas veces no es preciso un gran espacio ni grandes elementos. Basta con “una mesa, una buena silla y un rinconcito agradable donde tengas todo lo que te hace falta sin necesidad de estar continuamente cambiándote de sitio”. Otra de las ventajas que apuntan sobre la determinación de un punto fijo es que ayuda al resto de los habitantes de la casa a entender que, si estas sentada ahí, es porque estás trabajando y procurarán conducirse de manera respetuosa. “Si te ven haciendo informes en la encimera de la cocina creerán que estás con la lista de la compra”, afirman.

-Si tienes que recibir a posibles clientes, puedes hacerlo en casa, pero preserva la intimidad. Para conseguirlo conviene instalar el despacho o punto de trabajo lo más cercano posible a la puerta de la calle, sin necesidad de someter al cliente a una visita guiada por tu casa. Como también esto puede estar condicionado por la distribución de la vivienda. Si es necesario pasar por otras dependencias hasta alcanzar el punto de trabajo, la recomendación es que cierres las puertas.

-Aprovecha los detalles para crear identidad corporativa

-Prepara una pared tipo photocall para tus llamadas por Skype.

-Aprovecha espacios verticales para almacenar o instalar archivos. Los escritorios con cajonera también suelen venir muy bien para localizar pronto las cosas sin necesidad de tenerlas todas a la vista.

-Crea tu propia paleta de colores en relación a tu marca. Si no está en tus planes la creación de marca, puedes aplicar la regla 60-30-10 para el color, correspondiente al porcentaje de los colores de la pintura. Un 60% a un color dominante, un 30% a otro secundario y un 10% como color de acento para pequeños detalles (más o menos).En cuanto a la combinación de los colores, las arquitectas de Emmmestudio suelen hablar en sus presentaciones de la psicología del color donde, por ejemplo, los tonos azules invitan a la calma y la productividad, los verdes al optimismo y la armonía y los rojos a la confianza y a la memoria.

-Usa en la decoración materiales cálidos, como pueden ser la madera, el corcho o un papel pintado

-Piensa en los 3 puntos fundamentales de la iluminación: general (en el techo y temperatura de color neutra: 4000K), ambiental (Decorativa. Entre el mobiliario, zona superior o rincones. Temperatura de color cálida: 3000K) y de trabajo (Funcional, más intensa y dirigida. Temperatura de color fría: 5.700K).

-Utiliza plantas. Dentro de la filosofía que aplican en sus trabajos dentro Emmmstudio hay cuatro variables que se repiten: calidez, identidad, descanso, versatilidad y vida. Esta última, la de la vida, es la capacidad que tienen de transmitir las plantas.

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Crea tu empresa