Importar negocios de éxito en otros países

No todas las ideas o modelos de negocio que funcionan en otros países se pueden trasladar al mercado nacional. Existen una serie de factores que conviene analizar antes de animarse a reproducir ideas y adaptarlas a nuestro mercado. ¿Qué hay que tener en cuenta para no meter la pata?

image
Getty
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El mercado

Está claro que por muy bien que funcione un negocio en otro país, no tiene sentido adaptarlo si en el que se quiere replicar no existe el mismo problema que requiera una solución y gente dispuesta a pagar por ella. En cuanto a las variables que tienen en cuenta para clarificar la coyuntura y adaptabilidad a ese mercado destacan: que sus potenciales clientes sea identificables, alcanzables y que la solución sea distribuible. Obviamente, atienden también al tamaño del mercado y a las barreras de entrada. Lo primero es, pues. hacer un riguroso análisis previo donde se planteen todos los posibles escenarios con los que podríamos encontrarnos.

La competencia existente

Es otro de los parámetros obvios para cualquier negocio nuevo, del tipo que sea. Así que la primera pregunta que hay que plantearse en este apartado es: ¿Hay espacio para mi empresa? Una vez confirmada la oportunidad, conviene hacer un estudio pormenorizado de la competencia, analizar la madurez del sector y determinar cuál es el valor diferencial que puedes aportar. No olvides que hay segmentos en los cuales resulta la convivencia de más de 2 o 3 players potentes, especialmente cuando nos dirigimos a nichos.

La ventaja competitiva

Los parámetros a tener en cuenta en este apartado son: los activos intangibles que genera tu proyecto, el coste del cambio, efecto red (o multiplicador para captar masa crítica), ventaja de costes de oportunidad y diferenciación para sobreponerse a otros negocios similares.

El equipo

Esta es otra de las claves que va a ser determinante para que prospere o no el modelo replicado teniendo en cuenta que el valor de una idea se relaciona directamente con su ejecución. Por eso hay que poner especial cuidado en la captación de talento emprendedor. Busca diferentes tipos de perfiles. No obstante, observa otros factores como la experiencia previa, bien como profesional, bien como impulsor de otros emprendimientos anteriores; la formación académica tanto en entornos universitarios como en escuelas de negocio y si proceden de corporates y consultoras en las que han desarrollado una brillante carrera, pero ahora tienen inquietud por montar sus propios proyectos.

Escalabilidad

Aunque el mercado español es tan válido como cualquier otro para lanzar y validar un proyecto de éxito, tiene sus limitaciones en cuanto a tamaño. Lo normal es que, para crecer, tengas que apostar por la internacionalización, por lo que tendrás que analizar también oportunidad en otros mercados y estructurar tu proyecto de forma escalable. Ello permitirá la expansión sin necesidad de un incremento notable de los costes para aumentar el beneficio empresarial. La escalabilidad puede lograrse también introduciendo productos nuevos.

Momento

Este también podría haberse incluido como factor fundamental en la ventaja competitiva puesto que se correspondería con el popular dicho de estar en el lugar adecuado en el momento oportuno, ni antes ni después. Es decir, que por extraordinaria que sea la solución o el producto que quieres introducir, si el mercado nacional no está preparado para recibirlo o no lo percibe como una solución a un problema real de ese momento te será difícil la incorporación.

Time to market

¿Cuánto tiempo tardo en tener mi producto en el mercado? es la cuestión que deberían plantearse en este punto. El Time to market se define como el tiempo que transcurre desde que se concibe un producto y su disponibilidad para la venta. Otros, como Accenture, lo definen como “la capacidad de reacción que tienen las organizaciones para crear o mantener ventajas competitivas ante los retos que presenta el mercado y sus competidores”.

Aspectos legales y culturales

A la hora de crecer en otros mercados hay que tener siempre en cuenta la normativa legal que rige en cada uno de ellos dentro del área de tu negocio. Un ejemplo es el de la startup Cuidum una solución para el cuidado de ancianos a domicilio para la que se inspiraron en la estadounidense Care.com orientada al cuidado de casas, niños, perros y personas mayores. Este último resultó “un concepto difícil de entender en el mercado español por lo que pusieron el foco el personas mayores únicamente. Otro de los obstáculos que observaron fue que“la regulación en cuanto a la laboralidad y la economía colaborativa existente en España es muy distinta a la de Estados Unidos.

Inversión necesaria

Este es uno de los problemas a solventar desde el principio para que no sea la falta de recursos la que imposibilite la ejecución de un buen proyecto. Para ello, no solo se involucran en la elección de la idea y configuración del equipo, sino que intervienen también en la gestión y la participación de la sociedad.

Sinergias

Si conseguimos que nuestro negocio genere sinergias con otros, las posibilidades de crecimiento mejoran notablemente. Ya lo dice el refrán: “Si quieres llegar rápido, anda solo, pero si quieres llegar lejos, hazlo acompañado”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Crea tu empresa