5 factores que determinan la adopción de un producto

Los recoge el emprendedor Justo Hidalgo, cofundador de 24 symbols en su libro titulado Idea, producto y negocio. Estos son, en su opinión, 5 factores determinantes a la hora de que el mercado adopte el lanzamiento de un nuevo producto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
La ventaja relativa

Tiene que existir una ventaja con respecto a los productos o servicios que ya existen. Al menos una de las características del nuevo producto ha de ser mucho mejor que la del ya existente. De hecho, se suele decir que ha de existir una mejora de un orden de magnitud. Como ejemplo cita Justo Hidalgo el Fax que se convirtió en un producto mundialmente adoptado porque mejoraba el correo en órdenes de magnitud.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La compatibilidad

Hidalgo define la compatibilidad “como el grado en que nuestros usuarios perciben nuestro producto como relativo a productos anteriores que han utilizado o utilizan”.  Dice que, en general, las estrategias de mercado buscan esa relación con productos existentes, ya que, en contra de lo que se piensa, las personas no solemos aceptar con buen grado los cambios. Como ejemplo cuenta que cuando los primeros automóviles salieron al mercado, los usuarios potenciales los comparaban con el producto más parecido que existía en ese momento, los coches de caballos, por lo que las empresas automovilísticas los posicionaron como carruajes sin caballos, con el único objetivo de minimizar ese abismo”.
La compatibilidad se realiza desde tres dimensiones:


La compatibilidad de sistemas: se refiere a que un producto necesita relacionarse con otros sistemas, productos o dispositivos. Por ejemplo, debido a que existe una serie de estándares que hay que cumplir, ya sea de iure (de derecho) o de facto (hecho).
La compatibilidad de flujo de procesos: se refiere a la implementación de funcionalidades o de características que requieren un proceso, de manera estándar. Por ejemplo, “el proceso de registro en una aplicación móvil es un elemento que se considera independiente y claramente reemplazable. Una aplicación puede ofrecer hoy autenticación a través de Facebook, mañana a través de Google+ y pasado a través de Twitter. El resto de la aplicación no cambia y pueden añadirse o reemplazarse según se requiera”.
La compatibilidad en cuanto a creencias: hace referencia a la propia educación de los consumidores o usuarios. Uno de los ejemplos a los que recurre para aclarar este concepto es la aparición del refrigerador que exigió a los consumidores a cambiar algunas de sus costumbres, como por ejemplo que había otras maneras de mantener la lechuga fresca sin necesidad de mantenerla en hielo. “Gran parte de las posibilidades de crecimiento de un producto innovador se basa en averiguar si esas nuevas creencias se pueden añadir al segmento de usuarios en cuestión, o no es posible en ese momento”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La complejidad

“En un mundo repleto de opciones, solo aquellas ofertas que sean atractivas, intuitivas y fáciles de entender y utilizar tendrán alguna opción”, afirma. Actualmente, la ejecución de la mayor parte de los proyectos requieren de diseñadores que tengan en cuenta el tipo de usuario o consumidor para el que el producto va dirigido y creen un escaparate y una experiencia de usuario de primera división. Justo Hidalgo apunta una regla general muy sencilla para esto, que es que un producto debería ser diseñado de manera que el manual de instrucciones fuera irrelevante en el 80% de los casos de uso para un usuario medio. No en todos los casos puede aplicarse esta norma “pero el objetivo de todo diseñador es acercarse a esa regla lo máximo posible.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La capacidad de prueba

Desde el momento en que la oferta supera en mucho a la demanda, “es casi imposible pretender que un consumidor potencial adquiera nuestro producto sin probarlo”. Afirma Hidalgo que esta posibilidad está tan imbuida en las operaciones de marketing y venta actuales que muchos modelos de negocio se han construido a partir de ella. Como ejemplos cita desde el paseo en coche cuando se visita un concesionario, hasta el modelo freemium en diversos servicios web.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La observabilidad

La observabilidad “es la capacidad de un producto o servicio de hacerse notar entre el conjunto de productos pertenecientes a una categoría concreta”. La importancia de la observabilidad reside en que mejora la eficacia de las estrategias de comunicación y marketing de ese producto. Hay muchas y diferentes maneras de conseguir que un producto sea observable, pero será la categoría y complejidad del producto lo que determine la mejor estrategia para alcanzar la observabilidad. En casos de productos complejos, como podrían ser el motor de un automóvil o un microprocesador. Aquí refiere el ejemplo de Intel, la mayor empresa de microprocesadores del mundo,  que llegó a un acuerdo con los fabricantes de ordenadores con los que trabajaban para que añadiesen una etiqueta en el exterior de sus equipos que indicaba Intel Inside (Intel Dentro).


En general, al crear un producto hay que considerar los cinco factores arriba mencionados. Evidentemente, la importancia de cada uno dependerá del mercado y competencia que haya, así como el ecosistema en el que se produce.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Crea tu empresa