La cartera siempre en el bolsillo. La revisión periódica del estado de las finanzas nos mostrará si las decisiones tomadas han conseguido resultados y nos permitirá cuantificarlos y cambiar su rumbo. El cash-flow indicará el estado de salud de nuestro negocio, que puede estar en una situación comprometida y no ser consciente de ello.

Ser diferente. Toda empresa debe tener una Característica Única de Ventas (CUV) que la diferencie de las demás y evite tener que competir sólo por precio. Definir el público objetivo y optimizar el enfoque comercial son algunas de las claves para conseguirlo.

Dueño, jefe y contable. En las pymes es frecuente la concentración de tareas en un grupo reducido de empleados y, en ocasiones, se solapan y se dejan de atender cuestiones importantes. Lo aconsejable es asignar las tareas según las funciones del equipo y, así, evitar duplicidades.

La guía de viaje. Un plan de negocio, según los coaches, es como una guía de viaje que define la dirección que tiene que seguir la compañía. Las empresas deben tener perfectamente definidos el organigrama, los procedimientos de gestión y los planes de acción.

Gestionar Cookies