Santiago Abascal: el fracaso como emprendedor del líder de la ultraderecha

Aunque Santiago Abascal se dedica a la política de forma ininterrumpida desde 1996, también hizo sus pinitos como emprendedor. Así fracasó la empresa del líder de la ultraderecha.

Santiago Abascal: el fracaso como emprendedor del líder de la ultraderecha

El pasado 21 de octubre se celebró en el Congreso el debate sobre la moción de censura presentada por Vox contra Pedro Sánchez. De esta forma, Santiago Abascal será presentado por el partido de ultraderecha para sustituir al líder socialista al frente del Ejecutivo español si así lo considerara la mayoría absoluta de los diputados del Congreso, algo que en este momento parece imposible.

Abascal (Bilbao, 1976) proviene de una familia de políticos y empresarios vascos -su abuelo fue alcalde franquista y uno de los líderes del Movimiento- y, aunque ha vivido de los cargos públicos desde que tenía 20 años, también intentó explotar su faceta de emprendedor en la primera década de los 2000. El proyecto fue un completo fracaso.

En diciembre de 2006, Santiago Abascal registraba su empresa, Hammer Hostelería SL, antes de abrir un bar en Vitoria, el Heineken Urban Concept, una franquicia de la cervecera. Aunque su primer año dejó unos beneficios muy modestos -4.659 euros-, llegó a tener a siete empleados en plantilla. Según algunas guías de la zona, el local contaba con una decoración con toques orientales e “invitaba a una conversación tranquila”.

Solo un año duró la andadura como emprendedor del líder de la ultraderecha. En 2008, el negocio cerró el año con unas pérdidas superiores a los 130.000 euros. A posteriori, el negocio fue traspasado. Todavía hoy sigue abierto, gestionado por otros dueños que nada tienen que ver con Santiago Abascal y su exmujer, Ana Belén Sánchez Cenador.

Un desahucio, embargos y varias condenas por impagos para la empresa de Santiago Abascal

El fracaso de Santiago Abascal con el bar afectó de manera profunda a las cuentas del líder de Vox. El político fue desahuciado por no poder hacer frente a las deudas que contrajo en su etapa como emprendedor. “He tenido una empresa con mi exmujer que no fue bien. Yo no tengo casa en propiedad porque la perdí en esta crisis”, ha llegado a reconocer en alguna ocasión.

Además del desahucio, la empresa de Abascal ha perdido varios juicios contra los trabajadores de la compañía durante los últimos años. Así, una sentencia de 2010 obligó a Hammer Hostelería SL a pagar más de 9.000 euros a una extrabajadora en concepto de finiquito y varios salarios pendientes. De la misma forma, otro auto de 2011 condenaba a la empresa a indemnizar con unos 7.500 euros a otra empleada por las mismas causas.

Entonces, Santiago Abascal compaginaba su carrera como empresario con varios cargos públicos. En primer lugar, era miembro de la Ejecutiva del Partido Popular en el País Vasco. Además de este cargo, el actual líder de Vox era concejal en el Ayuntamiento de Llodio (Álava) y diputado en el Parlamento Vasco, cargo que ocupó hasta 2009.

Tras su fracaso como emprendedor, Abascal hizo las maletas rumbo a Madrid, donde sirvió al gobierno de Esperanza Aguirre hasta 2013, cuando dejó el Partido Popular para fundar Vox, el partido de ultraderecha que hoy presenta una moción de censura en el Congreso de los Diputados. Hasta el momento, el bar de Vitoria es su única experiencia como emprendedor y como trabajador fuera de la política, y su trayectoria no indica que tenga ganas de intentarlo de nuevo.

Lo cierto es que la mayoría de los emprendedores fracasan alguna vez en la vida, según indican un gran número de estudios y nos reconocen muchos creadores de empresas que entrevistamos en Emprendedores. La recomendación, para quienes se sienten realmente emprendedores, es no dejarse llevar por el desánimo, aprender de la experiencia y volver a intentarlo hasta ver convertido el sueño en realidad.

El de Abascal no es el único caso de fracaso de un emprendedor que luego termina en política. Algo parecido fue lo que le ocurrió a otro personaje situado en las antípodas ideológicas de Abascal: el líder comunista Ernesto Che Guevara, quien también tuvo sus escarceos empresariales antes de dedicarse a la política. También el intento del Che acabó en fracaso. Se ve que el gen emprendedor se basa en la moderación y no entiende de radicalismos.

Gestionar Cookies