¿Cómo funcionan las amortizaciones en los pisos en alquiler a la hora de declarar?

Tantos los pisos como cualquier otro inmueble en alquiler generan un rendimiento que debe incluirse en la declaración de la renta. De los ingresos que se obtienen es posible deducir algunos gastos a la hora de presentar la declaración de la renta.

alquiler

José A. Almoguera, Director General de Megaconsulting, explica a continuación cómo aplicar en los pisos en alquiler gastos de las amortizaciones y cómo funciona.

En los inmuebles, las cantidades de capital invertidas en la adquisición o mejora de los mismos se podrán considerar como deducibles a través del método de la amortización.

En la Ley se indica que podrá considerarse el gasto de la amortización siempre que corresponda a una depreciación efectiva del bien que dada la dificultad que esto conlleva nos permite aplicar unos cálculos determinados.

Tratándose de bienes inmuebles y demás bienes cedidos con el mismo como máximo en el 3 por 100 sobre el mayor de los siguientes valores: 

  • El coste de adquisición satisfecho en el que se incluirán todos los gastos de la compra:
  1. Impuesto sobre el Valor Añadido.
  2. Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales.
  3. Notaría.
  4. Registro.
  5. Otros gastos de adquisición.
  • El valor catastral, sin incluir el valor del suelo. 

Es importante que sepamos que dicho porcentaje se aplicará únicamente sobre el importe correspondiente a la construcción, sin computar el valor del suelo. A modo práctico para saber qué valor de la construcción se cogerá el recibo del Impuesto sobre Bienes Inmuebles y se determinará el porcentaje que representa la construcción en el importe total del valor catastral.

Dicho porcentaje se aplicará sobre el valor total de adquisición y, sobre éste el 3% para determinar el importe de la amortización que se considerará como gasto deducible.

Cuando se trata de bienes inmuebles que se hayan cedido junto con el piso y sean susceptibles de utilización por un período superior a 1 año se aplicarán diversos porcentajes, sobre el valor de adquisición, en función de la clase de bien.

Se empleará la tabla de amortización del régimen de estimación directa simplificada, destacando que a las instalaciones, mobiliario y enseres se les aplica un coeficiente de amortización máximo del 10%, siempre que tengamos la factura de compra correspondiente.

Hay que recordar que una vez reducidos los gastos se podrán aplicar una reducción general del 60%.