+

10 cosas que me hubiera gustado saber antes de emprender

En colaboración con la Universidad Camilo José Cela, que ha lanzado el Grado en Emprendimiento y Gestión de Empresas, iniciamos ‘Aprendes o emprendes’, una serie de contenidos centrados en definir cuáles son las habilidades, recursos y estrategias que deben tener los futuros emprendedores.

Aprovecha la experiencia de los que ya recorrieron el camino del emprendimiento, tropezaron y aprendieron de ello para que no tengas que volver a cometer los mismos errores. Tener en cuenta estos diez mandamientos, te ahorrarán sustos, algún que otro disgusto y un posible fracaso.

1. Mentalidad emprendedora

Vas a necesitar buenas dosis de fortaleza mental, disciplina, paciencia y optimismo si quieres emprender. Estar al pie del cañón significa que debes estar listo para los desafíos y dificultades a los que tendrás que enfrentarte. Ahora la responsabilidad es tuya. Saber esto es importante de antemano e incluso, puedes prepararte práctica y psicológicamente para ello si crees que careces o tienes que reforzar estos aspectos.

2. Alimenta tu pasión, sin perder la cabeza

Estar enamorado del problema que quieres resolver, te dará la gasolina necesaria para seguir avanzando día a día y superando obstáculos. Es bueno recordarte de vez en cuando, especialmente en momentos de desánimo, cuál fue el impulso que te llevó a emprender y así, retomar la ilusión y la fuerza inicial. No obstante, hazlo siempre de forma inteligente, analizando los posibles riesgos y resultados, para no perderlo todo.

3. Antes de empezar, prepárate

Si quieres construir tu empresa sobre una base sólida, aprende todo lo que puedas sobre negocios y desarrolla las capacidades que creas que vas a necesitar. Aunque el aprendizaje siempre estará presente en el proceso, es mejor que estés bien preparado antes de salir al mercado, o por el camino los errores te pasarán factura.

4. No hay ideas malas, sino mal ejecutadas

En un mundo en el que casi todo está inventado, no es necesario que tu proyecto sea totalmente revolucionario. Basta con identificar un producto que cubra una necesidad o solucione algún problema. Si tu idea no está obteniendo los resultados deseados, quizá debas cambiar el enfoque, ya que a menudo no es la idea la que fracasa, sino la forma de ofrecerla al mercado.

5. Analiza el mercado

Saber de marketing, finanzas… todo eso está muy bien, pero algo esencial es que entiendas cómo funciona el mercado antes de lanzarte a emprender. Recoger información y conocer estrategias de crecimiento, modelos de negocio en distintos países, requisitos legales… te darán la perspectiva necesaria para diseñar tu proyecto.

6. Visión a largo plazo

Nadie consigue el éxito de la mañana a la noche, así que tendrás que tener paciencia. Tener objetivos claros y realizables a corto, medio y largo plazo te ayudarán a alcanzar el objetivo final que te hayas marcado.

7. No cargues con toda la responsabilidad

Aunque el negocio sea tuyo, es importante buscar apoyo sabio que te acompañe en tu camino. Recurre a consejos de otros emprendedores o personas que puedan aportar ideas frescas a tu proyecto. Muchos querrán ayudarte e incluso puedes delegar en ellos algunas tareas prácticas que aligeren el peso de tu trabajo.

8. Elige bien con quién ‘te casas

Si vas a emprender con otros socios, no lo hagas a la ligera. Asegúrate de que compartan contigo valores, riesgos y responsabilidades. Una buena forma de atar cabos es realizar un acuerdo previo por escrito con las directrices que guiarán vuestro proyecto, algo a lo que poder volver para resolver problemas o dificultades.

9. Rodéate de un buen equipo

Contrata personas eficientes y que cubran tus carencias o las tareas de las que prefieres delegar. Y crea cultura empresarial –mejor si es amena– para generar unidad y buen ambiente. Contar con personal de confianza te libera para enfocarte en tus puntos fuertes o en lo que realmente amas hacer.

10. Cuida de tu sueño y de tu vida personal

Los sacrificios en exceso te pasarán factura a la larga. Así que, asegúrate de reservar tiempo para tu descanso, tu familia y otras parcelas fuera del trabajo. Tantea de cuando en cuando si tu plan está cumpliendo tus objetivos, si te sientes satisfecho y te reporta bienestar económico. De lo contrario, quizá tengas que darle una vuelta al proyecto.

Emprendimiento, creatividad y espíritu empresarial

El Grado en Emprendimiento y Gestión de Empresas de la UCJC nace para fomentar el emprendimiento, la creatividad y el espíritu empresarial, que permiten incentivar y acelerar el desarrollo de una economía cada vez más competitiva e innovadora.

En el Grado, los estudiantes no son alumnos sino emprendedores y lo práctico prevalece sobre lo teórico. No formarás parte de una clase sino de un equipo y una empresa. No hay lecciones sino aprendizaje y desarrollo de habilidades y competencias. No solo hay profesores, también mentores. Aquí no encontrarás prácticas sino negocios y clientes reales. Aprenderás en aulas y en espacios de innovación. Y en este Grado te puedes equivocar porque se aprende de los errores.

A lo largo de los cuatro años que dura el Grado, desarrollarás, incubarás y acelerarás tu startup, presentando el proyecto, como Trabajo Fin de Grado, ante un tribunal mixto de docentes, inversores y emprendedores de éxito.

Emprender significa desarrollar al máximo tus habilidades profesionales y personales. Porque aprender a emprender, no significa sólo saber crear tu propia empresa, sino saber lanzar y gestionar una nueva compañía o impulsar un proyecto nuevo dentro de una gran corporación.

Emprender es una actitud, una forma de hacer las cosas y de enfrentarse a los retos de hoy en día.

Gestionar Cookies