+

Emprendedor, ¿se nace o se hace? Aprende a emprender

En colaboración con la Universidad Camilo José Cela, que ha lanzado Startup Challenge, iniciamos ‘Aprendes o emprendes’, una serie de contenidos centrados en definir cuáles son las habilidades, recursos y estrategias que deben tener los futuros emprendedores.

Por su actitud, por su iniciativa y por su ímpetu, algunas personas encajan dentro la imagen perfecta de emprendedor o emprendedora. Como si nacieran ya con ese don, desde muy jóvenes muestran madera de líderes, organizan y necesitan poner en práctica sus ideas. Sin embargo, cabe cuestionarse si existe realmente un ‘gen emprendedor’, pues muchos casos de éxito corresponden a personas que se alejan del estereotipo.

Alfonso Jiménez, cofundador de Cascajares, empresa de capones en lata que ha traspasado fronteras, siempre fue una persona reservada y con poco afán de emprender hasta que un día se le metió en la cabeza la idea de crear su innovador proyecto. Para el empresario, “cualquiera es capaz de poner en marcha un producto innovador si tienes intuición y llegas el primero”.

Lo único seguro es que, sea por casualidad, por un impulso puntual o bien porque lo lleves en la sangre, para emprender has de sentir en algún momento un relámpago de inspiración que active tu deseo por lanzarte a innovar.

Desarrolla tu potencial

Tener una personalidad emprendedora por naturaleza –iniciativa, tenacidad, optimismo, ser visionario, ordenado…– es la principal base para que una iniciativa llegue a buen puerto. No obstante, incluso estas cualidades se pueden desarrollar. A menudo, el impulso emprendedor abunda en aquellos países y sociedades donde se potencia más este perfil y existen referentes de éxito que inspiran a los más jóvenes a inclinarse por ese camino.

Citaba Platón que “todo lo que el hombre aprende está ya en él. Todas las experiencias, todas las cosas exteriores que le rodean no son más que una ocasión para ayudarle a conocer lo que hay en sí mismo”. Lo que viene a decir el filósofo griego que, con un marco educativo y cultural adecuado, cualquiera podría despertar su carácter emprendedor.

Se puede aprender a emprender, de igual modo que se puede aprender cualquier cosa en la vida: formándote, practicando y a ser posible, rodeándote de los mejores expertos y guías.

Es más, por mucha personalidad emprendedora que poseas, la falta de preparación –a menos que la suerte sea tu compañera inseparable– mermará tus probabilidades de éxito o de consolidación de tu proyecto. Es el caso de esas personas de talento, capaces de generar ideas brillantes, pero que, rápidamente, se apagan por la falta de conocimientos, constancia y trabajo.

Formarse en habilidades

Muchas cualidades pueden ser aprendidas, especialmente, las más técnicas, como las que tienen que ver con gestión, organización, marketing… Pero también es posible aprender otras cualidades más relacionadas con la aptitud, como las habilidades comerciales, comunicación y persuasión, e incluso de liderazgo, la empatía y la capacidad para unir equipos.

Las llamadas soft skills o habilidades blandas –como el pensamiento crítico, la creatividad, la resolución de problemas…– están en boga y cada vez son más demandadas tanto en el entorno laboral como en el mundo del emprendimiento.

Existen técnicas y prácticas de autoconocimiento, que te ayudan a detectar tus límites, gestionar tus miedos, potenciar habilidades como la capacidad de asumir riesgos o para idear soluciones creativas en momentos de crisis. Te resultará sorprendente descubrir que puedes ejercitar cualidades que no creías poseer.

Eterno pupilo

Aunque no precises tener todas las destrezas ni aptitudes descritas –para eso se forman equipos de trabajo o se delega–, todo conocimiento allanará tu camino en el emprendimiento y por eso, muchos emprendedores o emprendedoras de éxito siempre están en continua formación y a muchas les distingue su actitud de eterno estudiante, siempre abiertos a aprender. Esto se ha convertido en algo esencial en la actualidad, pues vivimos en un mundo en plena revolución tecnológica y global, donde los cambios son constantes y la necesidad de adaptación es crucial.

Si quieres emprender, lo recomendable es tener conocimientos mínimos en finanzas, ventas y negocio. Nunca está de más que tengas ciertas competencias en áreas claves de todo proyecto, como desarrollo y estrategia de negocio, contabilidad, gestión de equipos o marketing. Para no morir en el intento, aprende también a planificar y a medir el riesgo antes de lanzarte.

Además, será bueno que estés al día en nuevos retos que se plantean en el mundo empresarial, como el desarrollo sostenible o la transformación digital, cada vez más demandados.

Con todos estos ingredientes, innatos o aprendidos, no hay que olvidarse del componente más importante: sueña y enamórate del proyecto. Esto te dará perspectiva, empuje y hará que el trayecto sea más placentero.

Startup Challenge, la oportunidad para que empieces hoy a cambiar tu futuro

Desde la UCJC, hemos creado el Startup Challenge para ayudarte con esa idea de proyecto innovador o de startup que quieres lanzar desde hace tiempo, pero que aún no te has atrevido. Cualquier idea innovadora y disruptiva puede participar. Desde la UCJC, queremos que te formes en emprendimiento rodeado por los mejores emprendedores de España, estudiando con nosotros. Porque con la UCJC aprendes emprendiendo.

Participa ya en el Startup Challenge de la UCJC con tu idea de proyecto o de startup y consigue una de las 10 becas para estudiar el Grado en Emprendimiento y Gestión de Empresas. No esperes más, porque tu futuro es hoy. En la UCJC aprendes emprendiendo.

El plazo de inscripción es del 20 de julio hasta el 23 de agosto.

Si tu idea es elegida, será valorada por un comité de expertos en emprendimiento que seleccionará a 15 finalistas y 10 ganadores. Si estás entre estos últimos, te llevarás una de las 10 becas de estudios que cubren el 100% de la matrícula y los créditos del primer año del Grado en Emprendimiento y Gestión de Empresas para formarte con nosotros y empezar a construir tu futuro desde hoy mismo.