4 aspectos a tener muy en cuenta si estás pensando en montar una franquicia de salud

Al estar la salud de los pacientes en el centro del escenario, es lógico que haya que extremar las precauciones al desarrollar un proyecto en este mercado

Franquicias de salud

Al estar la salud de los pacientes en el centro del tablero, es lógico que haya que extremar las precauciones al desarrollar un proyecto en este mercado.

LA LEY DEL MÁXIMO ESFUERZO

“Entrar en este sector, con servicios o productos que requieren autorización sanitaria, siempre precisa de un mayor esfuerzo por cumplir con la reglamentación”, advierte Joaquín Prósper, fundador–consejero de Imédica–Ingeniería y Soluciones Médicas. “En cada Comunidad autónoma la norma puede tener variaciones, de ahí que se requiera un especial cuidado con los formalismos publicitarios reglamentarios y con las calificaciones del personal que prestará los servicios. En cualquier caso, el negocio de este segmento del dolor puede ser bien ejercitado por los graduados y colegiados en Fisioterapia, colectivo numeroso en nuestro territorio nacional».

PROMOCIONES POCO SALUDABLES

Para Prósper, otro aspecto crítico es no publicitar para vender. “La salud no debe admitir promociones, rebajas, ni nada que pueda suponer o indicar una valoración de beneficio exagerado”.

UNA ACTIVIDAD SIEMPRE CAMBIANTE

Inma Aldea, socia fundadora de Syndeo, la primera y única franquicia del país especializada en psicología y logopedia sustentada en la disciplina positiva, apunta “al estudio constante de las oscilaciones en el mercado sobre las necesidades existentes y posibles cambios de las casuísticas de salud mental en la población». En paralelo, «hay que hacer un seguimiento de las novedades, cambios, etc., que se producen tanto a nivel de procesos como nuevas metodologías, así como corrientes dentro del campo de la psicología y logopedia».

CREDIBILIDAD COMO GARANTÍA DE UN PROYECTO SÓLIDO

«En el sector de la salud, es clave no olvidar que la Sanidad Pública tiene acostumbrado al consumidor a la gratuidad del servicio de salud y hay que hacer un gran esfuerzo para convencer al cliente a pagar por el mismo y dar un servicio de excelencia», reflexiona Esther Anzola, CEO y fundadora de Neolife, cadena focalizada en la gestión de clínicas para la prevención de enfermedades y riesgos relacionados con la edad. «Otro punto muy importante para que sea sostenible un negocio de salud es la credibilidad médica y científica: esto es lo que hará que los usuarios vuelvan y así se consigan ingresos recurrentes».

En línea con el último punto, «hay que relatar con rigor y con valor científico los resultados reales en cuanto a la mejora de la salud», advierte Prósper.