5 claves para internacionalizar tu franquicia

De la mano de David Sainz, fundador e impulsor de la consultoría especializada en expansión internacional Latam Networks.

Internacinalización franquicias

“Internacionalizar un modelo de negocio no es para todas las franquicias”, empieza por aclarar David Sainz, fundador e impulsor de la consultoría especializada en expansión internacional Latam Networks. “Este tipo de proyectos encaja en aquellas empresas y empresarios con una auténtica vocación por expandir su marca fuera de su país de origen y que reúnan una serie de condiciones. En este sentido, internacionalizar una franquicia exigen un plan estratégico claro, una inversión, tiempo y mucha sangre fría para ser capaz de esperar al socio perfecto”.

A partir de aquí, Sainz comparte 5 consejos para abordar un proyecto de esta naturaleza:

Destina los recursos necesarios. Generar ventas desde el extranjero suena muy atractivo, pero el resultado no es inmediato. Lograrlo exige contar con un equipo conocedor del mercado de destino, herramientas y capital. Haz cuentas y asegúrate poseer los recursos o apoyos necesarios para concluir una correcta internacionalización sin poner tu empresa y marca en riesgo.

Elige un mercado internacional. Internacionalizar ‘no es poner chinchetas en un mapa’. Es importante seleccionar de forma correcta el mercado de destino con mayores posibilidades de éxito. Aquí es clave conocer múltiples factores del mismo, como su permeabilidad hacia los conceptos foráneos, su legislación, competencia, idioma y cultura, así como las mejores herramientas locales para acceder al universo inversor y dar a conocer tu modelo de negocio… No se trata de conseguir leads, sino de llegar a inversores de calidad realmente interesados en la enseña y con oportunidades reales de inversión.

Decide la estructura de tu franquicia. Otras dos cuestiones que sentarán las bases del éxito de una empresa a la hora de expandirse a escala internacional es su concepto de franquicia maestra y la exclusividad territorial. Una vez que cedemos nuestra marca a un franquiciado maestro, éste accede al derecho de vender la franquicia en un área determinada. La perfecta selección de este socio será clave para crecer de manera exponencial o de fracasar y, con ello, hacer daño a la enseña en un amplio territorio. Otra alternativa es otorgar exclusividad de territorio, una vía que brinda a un único operador la oportunidad de abrir múltiples sucursales por su cuenta. En ambos casos es importante definir correctamente qué tipo de cánones va a recibir la central por esta cesión de la marca y del modelo de negocio. Por último, también existe la posibilidad de expandirse mediante franquicias individuales en las diversas ciudades.

Adapta tu modelo de negocio al mercado de destino. Esto no significa un cambio total en todos los aspectos, pero sí será necesario revisar los gustos y costumbres del mercado local si queremos lograr un éxito inmediato. Tal vez sea necesario modificar ligeramente el producto o servicio, el tipo de marketing y publicidad, hacer adaptaciones entre el equipo o incluso matizar el nombre de la marca. A todo ello lo llamamos tropicalizar el modelo de negocio, lo que exige un conocimiento profundo del mercado de destino.

Ahora si, es el momento de dar el paso. Una vez que hayas realizado todos los estudios y adaptaciones necesarios, ha llegado el momento de iniciar tu travesía internacional, tanto en uno como en otro sentido.