5 ideas para abrir tu propia heladería en franquicia

Uno de los grandes saltos cualitativos del sector en los últimos años tiene que ver con haberse despojado de su carácter estacional, hasta configurar una oferta con la que cubre los doce meses del año

Oportunidades heladerías en franquicia

Las heladerías son para el verano… y para el otoño, invierno y primavera. , algo que repercute de modo positivo en el negocio que va a gestionar el franquiciado. Otras coordenadas estratégicas que guían la actividad es el componente artesano de la oferta y el desarrollo de unos locales con ambientación muy cuidada. A partir de aquí, hemos identificado cinco oportunidades para emprender en franquicia dentro de este segmento.

Häagen-Dazs

Referente del universo heladero a escala mundial, entre sus ventajas competitivas están el hecho de «ofrecer el mejor helado del mundo con un servicio excelente, complementado todo ello con una amplia gama de pastelería propia y de café de la más alta calidad», como explican desde la central. «Nuestra marca es reconocida a nivel global y brilla a través de la excelente reputación de sus helados, a lo que sumamos un sporte completo al franquiciado, acompañándole desde el principio y durante todo su viaje».

En cuanto al perfil de franquiciado, se corresponde con personas apasionadas y emprendedoras, que quieran desarrollar su propia red de boutiques Häagen-Dazs. «En este sentido, el deseo de tener éxito y prosperar a través de una red de varias tiendas forman parte de nuestros criterios de selección. Por otro lado, tener experiencia operativa y gerencial en el comercio minorista y alimentaria son un plus, pero no esenciales, sin olvidar que cualquier experiencia en el sector inmobiliario también es bienvenida, ya que facilitaría la identificación de ubicaciones ideales para futuras tiendas».

Ferreti

“Imagen de marca potente, simplicidad operativa y de gestión, asistencia global y continuada, innovación constante”. Éstos son algunos de los factores competitivos de una marca que se fija en empresarios, emprendedores o profesional, “con energía y tiempo para implicarse en el proyecto, a lo que suman capacidad de liderazgo, experiencia en gestión de equipos y dotes comerciales. Desde la central aconsejan al franquiciado, que no requiere experiencia en el sector, disponga de un mínimo del 80% de fondos propios. “La facturación depende del modelo, mientras que el plazo medio de retorno de la inversión es entre 1,5 y 2 años”. El soporte a la red, por último, cristaliza en el asesoramiento inmobiliario para selección del local (contactos con los principales operadores de centros comerciales), en un marketing global y local, en el Sistema Ferretti (manuales, recetarios, procesos) y en herramientas y software de gestión, entre otras áreas.

La Pecera

“La principal ventaja radica en unos helados únicos, con patente de marca y receta, consumibles los 365 días”, exponen desde la central. “Nuestro producto estrella, el taiyaki, es un dulce esponjoso por dentro y crujiente por fuera con sabor a bizcocho casero que, sobre todo, es muy “instagrameable. Para su elaboración –a diario–, contamos con un obrador propio”. A partir de aquí, buscan a franquiciados para el desarrollo de varias unidades, a quienes acercan acuerdos con diversas entidades financieras. En cualquier caso, hay que aportar como mínimo el 30–40% de la inversión, dentro de un modelo de negocio con un pay–back a un año y una facturación el primer ejercicio de unos 170.000 euros.

Heladea

«Heladería ecológica con un concepto diferente de presentación del helado tradicional, que trabaja con productos de mucho valor añadido, tiene un alto margen comercial y abre todo el año». Así resumen, desde la central, la esencia de un proyecto orientado tanto a la inversión –»la gestión diaria es muy sencilla siguiendo nuestros parámetros, con lo que no hace falta la presencia del propietario»– como al autoempleo –»con una ubicación normal, se puede llegar de forma muy fácil a obtener un buen rendimiento mensual, ya que esta franquicia está diseñada para su apertura durante los doce meses».

Heladería Ben & Jerry’s

Entre sus ventajas competitivas, el respaldo de una compañía multinacional como Unilever «que es garantía de calidad, seguridad alimentaria e innovación potente», como subrayan desde la compañía. Otro punto a destacar tiene Un equipo propio de expansión y operaciones que ayuda al colaborador desde el minuto 1 en el que se establece el primer contacto, pasando por la apertura y seguimiento continuo a partir de ese momento. Algunos ejemplos de este soporte serían la ayuda en la búsqueda de los mejores locales y ubicaciones, la formación constante y proveer de herramientas específicas para dinamizar las ventas del establecimiento.