Cuando es el franquiciador

Aunque el franquiciado parezca la parte débil, lo cierto es que el franquiciador puede desear romper la relación. En su caso sí está obligado a alegar incumplimiento y justificarlo. Éstos son los principales argumentos:

MALA GESTIÓN DE LA MARCA

Las franquicias suelen ser muy estrictas en cuanto a imagen de marca: logos, colores, uniformes, selección del personal, formación… Si detecta algún incumplimiento, puede exigir la rescisión del contrato.

IMPAGO DE SUMINISTROS

El franquiciador abastece de productos a sus franquiciados en una cantidad y precio determinados, y este último está obligado a realizar las adquisiciones establecidas en el contrato. Si no lo hace o retrasa los pagos, puede ser denunciado.

INCUMPLIMIENTO EN ABASTECIMIENTOS

Has de ser cuidadoso de cumplir los plazos que la ley establece para poder abastecerte fuera del canal de la franquicia.

COMPETENCIA DESLEAL

Aquí entraría la transmisión del know how a terceros o incluso la tenencia de otras franquicias del mismo sector sin contar con el visto bueno de los franquiciadores.

MALA CAPACIDAD GESTORA

El franquiciador ejerce de alguna manera como una torre de control, pero es el franquiciado el que pilota el avión. Esta falsa creencia de que el franquiciado es un empleado más de la franquicia está detrás de muchas de las rupturas. El franquiciador puede alegar incapacidad gestora del franquiciado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias