La letra pequeña

Pregunta a la central franquiciadora todas las dudas que tengas antes de firmar el contrato…sobre todo, qué incluye cada pago que vayas a efectuar y –muy importante– qué no incluye.
Como cada enseña es un mundo, te explicamos algunas peculiaridades que te puedes encontrar:

La obra civil. “Es una partida confusa. Podemos encontrar enseñas que en la inversión inicial no incluyan la adecuación del local, porque como no saben cuánto será y porque aquel puede ser muy distinto de un caso a otro, se ahorran el problema y no transmiten esa información al candidato. A veces ni siquiera dicen que ‘no hay adecuación del local’ y dan una inversión inicial que no es real, porque falta la partida más importante. Soy partidario de que se dé esa información, por lo menos, de manera aproximada, haciendo referencia a una dimensión determinada, por ejemplo, para un local tipo de 80 metros”, señala Barbadillo.

Llave en mano. Hay enseñas que ofrecen la posibilidad de llave en mano, es decir, te entregan las llaves del local listo para empezar a funcionar. Y en el precio que fijan va incluido el proyecto, la obra, las licencias y permisos, y el acondicionamiento.

Aprovisionamiento del local. Podría ocurrir que la enseña decidiera renovar su imagen durante la vigencia del contrato. “Si el franquiciador sabe que, próximo a la firma, va a cambiar la imagen –lo sabrá porque eso se planifica con tiempo–, debería contemplarlo en ese contrato y no después. Se podría incluir una salvedad en el documento en la que se indique la necesidad de que hayan transcurrido X años desde la firma para hacer frente a esa nueva inversión. No sería lógico lo contrario”, sostiene Barbadillo.

Canon de entrada. “Se paga una sola vez, a la entrada de la red, y no se repite ni siquiera cuando se renueva el contrato de franquicia. De producirse, debería figurar en el contrato”, recuerda.
Royalties. Hay enseñas que no cobran ni royalty ni canon de publicidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Finanzas