El ‘crowdfunding’ llega a la franquicia para quedarse

Esta fórmula de financiación colectiva ha crecido de forma amplia en los últimos años, y cada vez son más las franquicias que la utilizan para costear sus expansiones, incluso con plataformas especializadas.

Overhead view of people forming words crowd funding
Getty ImagesMagictorch

El crowdfunding -o micromecenazgo- es una fórmula de financiación colectiva en la cual un grupo de pequeños inversores apoya económicamente un proyecto o una idea. En su aplicación más básica, el inversor recibe una recompensa en función de la cuantía de su apoyo.

Dentro del universo crowdfunding, se pueden encontrar diversas modalidades, cada una de ellas con sus particularidades y ventajas. Así, existe el micromecenazgo clásico, que ofrece como contrapartida donaciones o recompensas, o el crowdlending, donde la inversión se ve recompensada con contrapartidas dinerarias según el valor del préstamo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para financiar proyectos de franquicia, la variante más apropiada es el equity crowdfunding, según destaca la ‘Guía Equity Crowdfunding en la franquicia’ que han elaborado CrowdFranquicias y Tormo Franquicias Consulting. Esta modalidad recompensa a los inversores con participaciones o acciones de la empresa a cambio del capital aportado.

Trasladando esta técnica, al mundo de la franquicia, se pueden encontrar casos como el de Ice Wave, que en 2017 consiguió cerrar una ronda de financiación de 277.700 euros a través de la plataforma CrowdCube. “La experiencia fue muy positiva. En apenas diez días alcanzamos el 125 % del objetivo que nos propusimos”, explica a Emprendedores Joan Miquel Llompart, director financiero de la enseña. En aquel momento, se acogieron al modelo de equity crowdfunding, recompensando a los inversores con participaciones en la empresa, además de otras recompensas simbólicas como helados gratis o camisetas.

Ice Wave consiguió 277.000 euros en 2017 a través de una campaña de crowdfunding. En 2019 repetirán esta fórmula para seguir creciendo. En la imagen, Joan Miquel Llompart, director financiero de Ice Wave.
Ice Wave

En cuanto al tipo de inversor, el caso de Ice Wave muestra de forma clara una de las ventajas del crowdfunding: el gran alcance que una campaña puede lograr en todos los perfiles de mecenas. “Al poder invertir a partir de 100 euros, entraron numerosos inversores con pequeñas cantidades”, destaca Llompart. Al final de la ronda, 168 personas invirtieron en la compañía, con una media de 1.653 euros por inversor. Entre todos, dos de ellos alcanzaron los 27.800 euros.

El éxito de esta fórmula de financiación en la compañía mallorquina es innegable. Tanto, que la volverán a utilizar en una nueva ronda en 2019, esta vez a escala internacional. “Nuestro objetivo es expandirnos y asentarnos por toda Europa”, concluye el director financiero de Ice Wave.

Los expertos recomiendan su uso como una forma de inversión complementaria. “En la práctica, es difícil llevar adelante una campaña de captación de fondos en equity crowdfunding sin una participación previa y directa del equipo fundador”, explica a Emprendedores Eduardo Tormo, fundador de Tormo Franquicias Consulting y CEO de Crowdfranquicias.

Aunque a priori es un modelo que presenta varias ventajas con respecto a otros tipos de financiación, también presenta desventajas características. Entre ellas, que “los socios actuales pierden parte del control de su empresa”, reconoce Llompart.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Las plataformas más conocidas

El auge del micromecenazgo en los últimos tiempos ha propiciado la aparición de gran cantidad de plataformas dedicadas a la financiación de proyectos. La ya citada CrowdCube, Housers, Arboribus, Ulele y Kickstarter son las más conocidas. Otras, como Fellow Funders o CrowdFranquicias, están especializadas en equity crowdfunding.

En el último caso, se trata de la primera plataforma de crowdfunding especializada en franquicias. Fundada mediante una alianza entre SociosInversores -otra plataforma de microfinanciación- y Tormo Franquicias Consulting, cuenta con unos 30.000 inversores en el ámbito de la franquicia y 10.000 tradicionales, como business angels, clubes de inversión, family officess o capital riesgo, según los datos que nos proporciona la propia consultoría. “Las empresas no tecnológicas y, en este caso, las empresas franquiciadoras empiezan a conocer de sus posibilidades” en el uso del crowdfunding, reconoce Tormo.

Las fases de una campaña de equity crowdfunding

Según CrowdFranquicias, son ocho las principales fases por las que una empresa debe pasar para efectuar una campaña de equity crowdfunding.

  1. Cálculo del objetivo de financiación, elaboración del plan de negocio y financiero y documentación.
  2. Análisis por parte de la plataforma desde el punto de vista del inversor.
  3. Entrega de la información en la plataforma, de una forma bien estructurada.
  4. Publicación de la campaña en la web de la plataforma de equity crowdfunding.
  5. Periodo de inversión por parte los usuarios.
  6. Acumulación de las inversiones, bajo un compromiso de pago automático a través de una pasarela de pago segura.
  7. Una vez alcanzado el objetivo, la plataforma envía a los inversores la documentación legal.
  8. La pasarela de pago ejecuta los pagos, validando en ese momento los contratos entre los inversores y la empresa.

    En el día a día, no todas las empresas están dispuestas a utilizar este método de financiación. Según Tormo, algunas experimentan “un cierto freno en el momento de decidirse, ante la información que deben presentar”. Frente a esta desconfianza, el CEO de Crowdfranquicias recuerda “que las plataformas están autorizadas por la CNMV y deben determinarse una serie de exigencias y controles en la información que se presenta ante el inversor".

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Franquicias