Las SMVTEHA de la franquicia

Siete letras con una pronunciación irritante, sí, pero que adquieren todo el significado al identificarlas como el acrónimo con el que enumeramos las actividades emergentes que están marcando el paso hoy en el ecosistema de la franquicia de nuestro país (Salud, Moda, Vivienda, Tecnología, Enseñanza, Hostelería y Alimentación).

Business Franchise Street Sign
Getty ImagesJamesBrey

Llanfairpwllgwyngyllgogerychwyrndrobwlllantysiliogogogoch. No, el teclado no ha cobrado vida humana… inteligente. Ocurre que este es el sonoro nombre de una localidad en la isla Anglesey, al norte de Gales, y parece ser que es uno de los topónimos más largos del mundo. Este es un ejemplo de cómo los humanos podemos retorcer las letras a nuestro antojo y darles el significado que queramos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Dicho esto, pensamos que por qué este año no bautizábamos a las emergentes del especial también con un término poco atractivo desde el punto de vista sonoro, como SMVTEHA, pero con un profundo significado, el de sus 7 letras, que, de un fogonazo, nos remiten a las oportunidades que están marcando el paso en el universo de la franquicia.

Dejemos la pirotecnia del lenguaje a un lado para hablar, desde ya, de aquellas actividades en cadena con mayor potencial. Para Miguel Ángel Oroquieta, socio director de T4 Franquicias, la restauración y el fitness son los dos grandes bloques que están marcando tendencia. “Lo cierto es que tienen el mayor protagonismo en cuanto a crecimiento, a operadores extranjeros que vienen a desarrollarse y a oportunidades existentes”. Eduardo Abadía, director ejecutivo de la Asociación Española de Franquiciadores (AEF), añade, a las anteriores, las lavanderías autoservicio, las tiendas para mascotas y segmentos tradicionales como la alimentación la gestión inmobiliaria y la belleza-estética.

Otra actividad al alza es aquella que emplea la tecnología como resorte para facilitar la vida al cliente, lo que se traduce en un ahorro de tiempo y dinero. En el capítulo central de este especial, donde agrupamos las oportunidades emergentes por bloques temáticos, profundizamos en este mercado de servicios a empresas y particulares, que contiene algunas de las propuestas más rompedoras. Un ejemplo es el de Regus, compañía que, mientras redactábamos estas líneas, presentaba su proyecto en el segmento de los espacios de coworking, algo novedoso en franquicia. Y lo hace sobre la base de una dilatada experiencia, como recuerdan desde la central.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Gestionamos espacios de trabajo compartidos desde hace casi treinta años y, el pasado ejercicio, abrimos 10.600 metros cuadrados de nuevas instalaciones”. Abadía explica que la oportunidad se localiza en los negocios capaces de responder a las demandas de los consumidores y darles todas las facilidades a la hora de su compra. “Me refiero, fundamentalmente, a modelos online, operadores de internet, marketing digital, reparaciones en el propio domicilio, incluso conceptos que puedan llevarse desde casa, sin necesidad de local, como gestión de eventos, portales web… Sin duda, son nichos interesantes, aún poco explorados, que pueden dar que hablar en un futuro próximo”.

En esta categoría encuadra Enrique Luque, socio fundador de la consultoría estratégica especializada en comercio Opteamist Consulting, a las marcas que generen experiencias o que aporten soluciones a la medida del usuario, respecto a su cuidado personal, a sus momen tos de ocio… “Las nuevas tendencias en restauración, alimentación y retail, por su parte, se mantendrán en el canal franquicia siempre que puedan dar al público una experiencia, una inmediatez en la preparación de la oferta, productos naturales, saludables y un servicio singular”.

Tradición en clave I+D

Hagamos un inciso aquí. Tendemos a identificar lo emergente con lo novísimo. Y lo cierto es que muchas de las oportunidades con proyección se detectan en segmentos maduros, como el de la informática. En este sentido, Ticnova -grupo que desarrolla una red de puntos de venta de proximidad de informática- anunciaba en septiembre el lanzamiento de BeepBox, marca surgida de la fusión de sus cadenas Beep y PCBox.

“Este nuevo modelo de tienda incluye espacios diáfanos que ofrecen una visión más amplia y ordenada de lo que se vende en la tienda, a lo que añadimos un Servicio de Asistencia Técnica (SAT) a la vista, donde es posible ver la labor de los técnicos, encargados de analizar y reparar los equipos que llegan al punto de venta”. Una evolución, en definitiva, del modelo de tienda tradicional que abre la puerta a nuevas oportunidades y vías de negocio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Santiago Barbadillo, director general de Barbadillo y Asociados, también habla – con advertencia incluida– de tradición, referida al sector de hostelería. “Observamos un repunte de las arrocerías, que a efectos de novedad aportan poco, de ahí que el concepto que quiera desmarcarse de la competencia y así abrir un hueco deba aportar algún elemento rompedor, como el modelo de gestión, el formato en el que se presenta el producto, el modo de servirlo…”.

Este desafío lo han recogido en Espaella, que, a partir de su profundo conocimiento de la actividad, ha diseñado un sistema para elaborar paellas, en formato monodosis, de calidad y listas en siete-ocho minutos, con lo que se busca que este emblema de la gastronomía española sea una alternativa a la comida rápida. Nuevos horizontes, como vemos, al servicio de lo emergente.

Primer plato, segundo plato, postre, café...

Tras esta panorámica global, y una vez hemos saboreado el aroma de la paella, nos detenemos en el mercado de la hostelería, donde se concentran gran parte de las iniciativas emergentes. Un sector, por cierto, que ha experimentado numerosos movimientos que avanzan en la concentración de la actividad, recuerda Gonzalo Juliani, CEO de Asesor Franquicia. “Estamos asistiendo a una corriente intensa hacia la restauración organizada, cuando hasta hace poco se encontraba muy atomizada”.

Las operaciones se han multiplicado, con el nacimiento de Tastia Group, una compañía de capital 100% español que prevé cerrar este ejercicio con una facturación de 75 millones de euros y que en su catálogo integra cinco empresas, como la enseña de comida italomediterránea Muerde la Pasta. El Grupo Rodilla, por su parte, adquiría la cadena de hamburguesas gourmet Hamburguesa Nostra, mientras el fondo de capital inversión Abac Solutions compraba a principios de año, junto con un equipo directivo encabezado por Sergio Rivas [ex Burger King y ex Eat Out], a Heineken España el 100% de Beer & Food, grupo con marcas como Carl’s Jr, Gambrinus y Cervecerías Cruz Blanca. Poco después, Beer & Food se hacía con la franquicia maestra de Tony Roma’s y con la totalidad de Tommy Mel’s.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En este escenario, Luque piensa que en los próximos años el ritmo lo marcarán las enseñas ya lanzadas, obligadas a crecer una vez han sido adquiridas por grandes grupos. “Tras estas últimas grandes operaciones, el músculo de los compradores se centrará en obtener resultados cuantitativos para dar valor a la transacción, de ahí que las apertura de establecimientos se verán impulsadas por los importantes recursos que se inyectarán a los departamentos de Expansión de esas sociedades”. Un fenómeno, por otro lado, que hará que “los proyectos consolidados se lo pongan difícil a las nuevas marcas y tendencias en restauración”.

Algo más que emergentes

No abandonamos este sector y dirigimos la mirada a un par de actividades que ocuparon páginas de especiales anteriores y que son realidades más que consolidadas. “A las hamburgueserías premium ya no podemos considerarlas una tendencia, pues están en fase de burbuja a punto de explotar”, predice Oroquieta. “Han llegado diferentes piezas al mercado que ahora están buscando su hueco. Como en todos los segmentos, va a haber dos-tres protagonistas que pelearán por el liderazgo y por el podio”.

Una lectura similar hace de las panaderías-cafeterías (bakery-coffee). “Existen dos modelos de competencia. Por un lado, el que enarbolan principalmente los operadores foráneos como Starbucks, con el foco en el café, mientras que la otra línea es la que siguen las enseñas nacionales, como Granier y Bertiz, donde la panadería y la bollería son el gancho. Ambas fórmulas conviven bien, pero el mercado no da para más. Si algún nuevo operador entra, es para quitar cuota a otro, no para generar más”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Dinamismo dinámico

Ya fuera de la restauración, nos fijamos en otro segmento del que ya escribimos hace un par de años como una de las sensaciones del momento, que, lejos de agotar su recorrido, saca músculo. Hablamos de las lavanderías autoservicio, responsables, en gran medida, de que el segmento de tintorerías-lavanderías haya crecido desde los 1.133 establecimientos en el 2016 hasta los 1.640 con los que se cerró el pasado ejercicio, mientras la facturación subió de 157,9 millones a 238,5.

Este dinamismo hace que el mercado acoja nuevos proyectos. El más relevante es el de Bloomest, la marca de lavanderías autoservicio que Miele y Lavapiù (empresa que pertenece al Grupo Miele) lanzaron hace un año y que en octubre pasado iniciaba su expansión en franquicia en Cataluña, una vez inaugurados unos 20 establecimientos en España. Con un enfoque premium, la enseña prevé abrir 60 unidades en el mercado catalán en cinco años, con un horizonte de 300 tiendas en el conjunto del país en ese plazo, como adelantan desde la central.

Con la vista puesta en abrir nuevas vetas, Pressto lanzaba el pasado verano un nuevo concepto de tintorería y lavandería denominado Pressto Experience, “con el que pretende adelantarse y responder a las necesidades de los clientes más selectos”. A partir de aquí, además de los servicios habituales, este modelo ofrece servicios como el almidonado de camisas, almacenado y conservación de prendas, la limpieza de carros de bebé, de cascos de moto y de vestidos de alta costura.

Para finalizar, regresamos a un clásico como los servicios a empresas y particulares, donde el nuevo paradigma es claro. Junto a esa presencia cada vez mayor de la tecnología como factor diferencial, “las propuestas que aportan valor añadido real al cliente ganan terreno –explica Oroquieta– un cambio respecto a la época de la que venimos, donde triunfaba el bajo coste”. Ahora, habrá que comprobar si tiempos (low-cost) pasados fueron mejores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias