La vivienda en el centro

Un mercado donde encontramos conceptos que buscan dar una vuelta de tuerca al muy maduro sector inmobiliario, junto a marcas que 'atacan' nichos al alza, como el de las reformas o el del mobiliario de cocina.

Full frame facade of apartments building
saulgrandaGetty Images

Alrededor de la vivienda están emergiendo proyectos que descubren terrenos por explorar en mercados tan maduros como el inmobiliario.

Hablamos, por ejemplo, de Sixty Home, que apuesta por ofrecer un servicio integral al vendedor, explican desde la central. “Él es nuestro cliente y trabajamos para que su vivienda se presente en las mejores condiciones posibles”. ¿Y cómo lo logran? “Utilizamos técnicas como el home staging, consistente en redecorar y despersonalizar la vivienda, con el fin de que el inmueble guste a todo el mundo o, por lo menos, no disguste a nadie. A esto, sumamos publicidad programática y muy unipersonal, y un reportaje fotográfico en condiciones”.

En el ámbito inmobiliario también pone el foco Enrique Luque, socio fundador de la consultoría Opteamist Consulting. “Siempre que acompañe la financiación de las viviendas y se dé el equilibrio adecuado en los precios, existe una oportunidad en las inmobiliarias especializadas en la subasta de inmuebles, un modelo en expansión en países de nuestro entorno pero no en España, donde esa actividad se canaliza a través de grandes empresas con inmuebles de grandes patrimonios. La posibilidad de ofrecer al gran mercado, de forma pública, una vivienda en un precio de salida que satisfaga a un comprador que busca oportunidad y a un vendedor que puede mejorar el precio que ambiciona, puede aportar calidad a un sector maduro en otras fórmulas de venta tradicionales”.

Nuevas formas de trabajar en cadena

Siempre a la búsqueda de formatos y soluciones innovadores, la firma inmobiliaria Adaix Group presentaba el primer trimestre de año Adaix Exclusive, un centro coworking en clave inmobiliaria, una evolución de este tipo de espacios donde el cliente encuentra a asesores inmobiliarios, pero también a asesores financieros, abogados, fotógrafos y profesionales similares. “Con esta estructura se aumenta la rentabilidad del local y se presta un servicio exclusivo a los usuarios”, subrayan desde la compañía.

En el Especial Emergentes de noviembre del 2016, por otro lado, ya apuntábamos a las reformas de inmuebles como un campo con recorrido. La llegada en este 2018 de la enseña portuguesa Melom, con 200 franquicias en su país de origen, representa un salto de calidad en un segmento incipiente.

Desde la central aseguran trabajar con el objetivo de “transformar el mercado de las obras y reformas en España, mediante el desarrollo de un sistema pionero, basado en la unión de empresas del segmento de la construcción”. Un método operativo que permitir implementar pautas y procedimientos de ejecución y de relación con unos clientes “que obtienen de este modo una total seguridad y garantía de que el trabajo se está realizando bajo unos parámetros de calidad, con una supervisión y una medición de su satisfacción”.

Gómez confirma que la vivienda presenta un horizonte amplio en cuanto a oportunidades, al estar en un momento incipiente de industrialización. “Lo cierto es que se está pasando de unas técnicas más tradicionales –construimos como hace varios siglos– a procesos automatizados. Algunos ejemplos son los baños en una pieza o la fabricación de estancias en una fábrica y su posterior montaje, como si fuera un kit, en el lugar de implantación”.

La corriente descrita abre la puerta a proyectos como Atlantida Homes, especializada en casas prefabricadas de máxima calidad y eficiencia energética.

Un crecimiento 'bien amueblado'

Ocho años después, las ventas de muebles vuelven a superar los 3.000 millones de euros. Este el titular que nos dejaba el Observatorio Sectorial DBK de Informa, que preveía que la facturación minorista por venta de muebles cerrase este 2018 con una subida de alrededor del 7%, hasta los 3.100 millones de euros, “en un escenario de evolución favorable del consumo de los hogares, del mercado inmobiliario y de la inversión empresarial”.

Las ventas de mueble de hogar crecieron el 7,2%, con una facturación de 2.170 millones. Pero fue el mueble de cocina el que mejor se comportó, “por el aumento en la venta de viviendas”, al subir el 9,2%, hasta los 296 millones. La buena marcha de este sector tuvo su reflejo en la nutrida representación de enseñas de muebles de cocina que asistió a la última edición de Expofranquicia, como la danesa Kvik, que acudía por primera vez al evento.

Un mundo, el del mueble, por cierto, donde la mayor parte de los puntos de venta sigue perteneciendo a pequeñas cadenas y a operadores independientes, pero en el que se aprecia una creciente concentración de la oferta. “Los cinco primeros operadores reunieron en 2017 el 57% del valor del mercado”. Una buena noticia para unas franquicias que, en su ADN, está el ganar tamaño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias