Salud bella y viceversa

Belleza y salud cada vez se acercan más, hasta confundirse en ocasiones con proyectos donde la tecnología y los nuevos hábitos del cliente marcan la pauta.

Determined, muscular young woman doing squats with dumbbells in gym
Caiaimage/Sam EdwardsGetty Images

Ya empiezan a asomar en Madrid y en otras capitales grandes. Hablamos de espacios como Topcycle y Síclo, donde las bicis estáticas son las protagonistas para hacer deporte. Modelos de negocio que comparten una serie de coordenadas, como un diseño vanguardista –la fachada de alguno se confunde con una tienda de moda– y que ‘miman’ al máximo la experiencia del cliente, lo que lleva a proporcionarle el material necesario para las clases, y desplegar música en directo.

Ah, y estos conceptos –no son franquicia, ahí queda la idea– también optan por el pago por uso –abonas sólo las clases a las que acudes–, una tendencia que gana terreno en el universo de los gimnasios y del fitness, frente a la tradicional cuota mensual que aún pervive en el subconsciente del consumidor español.

Sí que son franquicia Morales Box y Fightland, que apuestan por abrir gimnasios donde se imparte boxeo para todos los públicos. También tienen el foco muy claro en Mamifit, que diseña servicios de gimnasia y fitness para mujeres antes, durante y después del embarazo. El aspecto diferencial es que las usuarias pueden hacer ejercicio sin tener que separarse de sus bebés.

Mandan los gimnasios

Con los proyectos descritos situamos la especialización como uno de los fenómenos que generará nuevas oportunidades. “Uno de los síntomas de que un mercado está creciendo es que, a partir de él, se crean subsectores de actividad”, explica Oroquieta. Y lo cierto es que, en los últimos tiempos, los gimnasios son uno de los conceptos más dinámicos en cuanto a aperturas y facturación. Según el Observatorio Sectorial DBK de Informa, su volumen de negocio se situó en torno a los 950 millones de euros en 2017, con lo que contabilizan, por tercer año consecutivo, un incremento de alrededor del 6%.

Esta buena forma se traslada al ámbito de la franquicia, donde la facturación pasó de los 75,5 millones del 2016 a los 101,6 con los que se cerró el pasado ejercicio, mientras que el número de establecimientos pasó de 334 a 415, según el informe La Franquicia en España 2018, de la Asociación Española de Franquiciadores (AEF).

Y si los gimnasios abiertos 24 horas eran hasta hace nada un rara avis, ahora ya forman parte de nuestra vida diaria. Pero el segmento no se detiene, hasta el punto de atravesar –así lo aseguró Rod Hill, presidente en Europa de Trib3, en un desayuno informativo organizado por Emprendedores– un momento de transformación “que no había visto en los 30 años que llevo en el sector”. En este escenario, “y fundamentalmente en Estados Unidos, asistimos a un giro, con una generación de gente joven que quiere otra cosa, flexibilidad, tecnología, sin barreras, compra de paquetes de servicios…”, afirmó Hill.

Belleza cada vez más saludable

Y si en el mercado de la salud, los gimnasios marcan el ritmo emergente, en el de la belleza no hay un líder que guíe de forma clara este pelotón. Observamos, por un lado, el empuje de conceptos que desarrollan espacios de belleza integral, como Relooking Beaute Minceur Paris y Be-Beauty, con un alto componente tecnológico en sus propuestas.

En paralelo, surgen proyectos que ‘atacan’ nichos aún imberbes, como el de los microinjertos capilares, ámbito donde opera Injercap, especializada en organizar viajes a Turquía para realizar la operación. Su director general, Miguel Ángel Agudíez, señala que el factor crítico aquí es trasmitir confianza y seguridad a los usuarios. “En este contexto, hemos optado, a diferencia de la competencia, por abrir oficinas a pie de calle, que asesoren y realicen el seguimiento a los clientes”.

En cualquier caso, el acercamiento cada vez mayor de los conceptos de belleza a la salud es la llave que abrirá el paso a más proyectos. Desde Relooking Beaute Minceur Paris aclaran que su método de remodelación corporal es similar al de los médicos. “Primero definimos el diagnóstico, para después establecer un tratamiento que incluye el uso de equipos y de productos de fitoterapia, a lo que se suma un coaching alimenticio y de hábitos de vida saludables”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias