Las heladerías también triunfan en invierno

Contra lo que pudiera parecer, las cadenas de heladerías han conseguido superar la estacionalidad de su producto con conceptos tan novedosos como atrevidos.

Various Ice Creams At Market Stall
Stefan Cristian CioataGetty Images

El helado es uno de los productos simbólicos de los meses más cálidos. En formato polo de hielo, sobre un cono de barquillo o en una tarrina, ha acompañado a todo el mundo durante el verano desde hace siglos. Hoy en día, son diversas las empresas que han querido dar una vuelta al concepto tradicional de helado, consiguiendo hacer de este producto un bien de consumo durante todo el año.

En este contexto, se pueden diferenciar varias tendencias que tienen en común su éxito durante todo el año. Por un lado, el regreso a la artesanía en la elaboración del producto; por otro, la fusión de varios conceptos con el helado como protagonista.

Martonela

"Con un modelo pionero, Martonela sigue la filosofía del slow-cream, con un producto recién hecho". Ésta es la carta de presentación que desde la central hacen de un concepto con unos valores que tienen que ver con una "alta rentabilidad de negocio y la fácil gestión de la franquicia".

De los aproximadamente 69.500 euros que un futuro asociado debe invertir para formar parte de la red de la compañía, al menos el 40 % debe financiarse a través de recursos propios.

Ice Wave

En Ice Wave los helados se preparan a pedido del cliente, sobre una placa fría a -20º (la compañía cuenta con la patente de la máquina que se ha construido en Mallorca). El helado se hace a partir de una base única hecha principalmente de leche desnatada, que en el momento de su preparación se mezcla con frutas naturales y otros ingredientes como galletas y chocolate a través de un espectacular "cooking show".

Esta enseña, fundada en Palma de Mallorca, está preparando una ronda de financiación mediante crowdfunding para este año.

Mistura

La franquicia Mistura es una heladería y cafetería que ofrece una gama de productos "de muy alta calidad, manteniendo un nivel de precios en línea con el mercado, siendo así un capricho asequible para todos los segmentos de clientes", afirman desde la central.

Respecto al modelo de franquicia, calculan que cada unidad puede lograr una facturación neta de 250.000 euros al año. Destacan la sencillez de su operativa, ya que se trabaja con pocas materias primas y productos muy versátiles.

Llagurt

Especializada en yogur helado, esta franquicia nace del proyecto emprendedor de dos chicas de Girona que destacan como ventajas competitivas el sabor del yogur, la variedad o el compromiso del equipo con la enseña.

En el plano económico, cabe destacar la ausencia de canon de entrada, por lo que el franquiciado solo debe aportar el coste de la puesta en marcha, que oscila entre los 30.000 y los 70.000 euros.

Icecobar

En IceCoBar los helados se preparan a la plancha, a gusto del cliente. Según los responsables de la marca, "el mercado de los helados a la plancha tiene futuro y ahora es el momento de aprovecharlo."

Sobre las ventajas competitivas de este negocio, destacan que es sencillo de gestionar, proporciona rendimientos rápidos, se puede desarrollar en locales pequeños y con pocos empleados, no exige grandes inversiones y además ofrece un producto de calidad y novedoso en España.

The American Cream

Esta enseña destaca como ventajas competitivas sus productos, hechos "in situ". Además, no se necesita personal cualificado, pues su sistema de formación permite conseguir "artesanos heladeros en una hora", según explican desde la central. Por último, The American Cream destaca la alta rentabilidad de su producto.

La marca busca un perfil de franquiciado tanto inversor como autónomo, y le pide que aporte al menos un 20 % de la inversión total -que estiman en unos 45.000 euros- mediante recursos propios.

Amorino

Amorino es una heladería que basa sus resultados en la calidad de sus helados artesanos, elaborados de la manera más natural posible. "Las tiendas son boutiques del helado artesanal, donde se sirve un producto de calidad, atemporal y que fomenta la compra por impulso. Así es como éste es un negocio de franquicia muy rentable, gracias a la atracción que causan entre el gran público", afirman los responsables de la marca.

Mascarpone

Esta cadena nació en Sevilla como una red de heladerías-cafeterías. Ofrecen helados 100% naturales de elaboración propia y una carta muy bien cuidada que intenta cubrir todas las necesidades alimentarias del día, desde el desayuno, al tentempié o la sobremesa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias