Consejos para elegir, con criterio, una franquicia

Ante el ingente número de oportunidades y propuestas, es clave empezar con buen pie el proceso de selección.

Businessman at fork of stone pathway in water.
Thomas BarwickGetty Images

Haruki Murakami publicó hace unos años De qué hablo cuando hablo de correr, un libro en el que habla de… de correr y de cómo esta pasión ha influido de manera decisiva en su modo de afrontar la vida y en su oficio de escritor. Al reflexionar sobre las cualidades para escribir una novela, apenas menciona el talento –algo tan etéreo que hasta podríamos asegurar que no existe-, para centrarse en cualidades como la capacidad de concentración, la constancia y el propio trabajo físico, capacidades que sí se pueden entrenar, con resultados sorprendentes.

Más allá de ideas disruptivas, propuestas creativas, proyectos que van a revolucionar el mundo –que también son importantes–, en esto de la franquicia lo que te va a garantizar una vida duradera es, precisamente, la constancia y el esfuerzo a todos los niveles. Integrarte en una marca no conlleva el éxito per se. Para alcanzarlo, es vital que tú aportes trabajo, implicación y compromiso, a lo que se añade el apoyo –real– del franquiciador, su experiencia –real– y las bondades –reales– de un modelo de negocio contrastado. La suma de estos factores son los que hacen que un concepto en franquicia tenga mas posibilidades de sobrevivir que un proyecto que impulsa un emprendedor de modo independiente.

Y haríamos bien en escuchar con atención a Murakami. Hablamos de un tipo fascinante que de un día para otro abandonó el local de jazz que dirigía con éxito para dedicarse en exclusiva a la escritura –hoy su fama es mundial– y que su bautizo en las largas distancias consistió en correr en solitario el trayecto que separa Atenas de Maratón, casi sin proponérselo.

Pero regresemos a la franquicia. En estos primeros párrafos ya compartimos algunas recomendaciones que te pueden resultar útiles si estás pensando en integrarte en alguna de las cientos de cadenas que habitan nuestro país. A partir de aquí, nos hemos propuesto preguntar a varios expertos acerca del mejor consejo que le darían, precisamente, a esa persona –tú– que se plantea poner en marcha un establecimiento franquiciado.

¿Te gusta? Explica Santiago Barbadillo, director general de Barbadillo y Asociados, que uno ha de analizar si es un buen candidato. “Y es que a veces la gente se deja llevar por sus gustos y afinidades personales. Está bien que ese proyecto en el que te has fijado te guste, pero no es suficiente”. A partir de aquí, “hay que comprobar que ese negocio presenta un valor añadido auténtico y que tiene sentido en la población donde uno quiere abrir”.

Radiografía punto por punto. Para Enrique Luque, abogado y director de la consultoría estratégica Opteamism, el primer paso es conocer en profundidad el sector, las amenazas, la actividad, la exigencia de horarios, esfuerzo personal, gestión de personal, horas de trabajo en el que se desarrolla la actividad… Para ello, hay que lanzar una batería de preguntas, a las que responder. “¿A corto plazo hay mercado para mi producto/servicio?, ¿existe un canal de venta online que puede amenazar el crecimiento en red de la franquicia?, ¿seremos competitivos durante el periodo de vigencia del contrato?, ¿quiero estar trabajando los fines de semana o prefiero un horario diferente?”. Una nota aclaratoria aquí. “Parto de la base de que el emprendedor muestra ya preferencia por un segmento determinado y está valorando diferentes marcas dentro del mismo”.

¿Soy un buen candidato? Insisten los expertos en que es crítica una labor de introspección, de evaluar si uno se va a amoldar al propio sistema de franquicia. “Recomendamos que se detenga a conocer sus particularidades, pues no todos los emprendedores son válidos para trabajar bajo las directrices de una central”, advierte Pablo Gutiérrez Porcuna, socio director general de Operaciones de Mundofranquicia.

Ahonda Francisco Gómez, fundador de Iberretail, en este análisis previo. “El primer consejo es ser sincero contigo mismo, marcar tus límites y fortalezas, además de evaluar qué sector te gusta y puedes abordar, especialmente por recursos financieros, que son los mas limitantes, pero también por ubicación geográfica. Relacionado con esto último, si no deseas salir de una ciudad o población, hay que ver qué competencia hay de otras franquicias y las actividades libres en esa localidad”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias