Leonidas: el chocolate belga que busca conquistar a toda España

Fundada en 1913 por el confitero griego Leonidas Kestekides, la cadena despliega hoy una red de aproximadamente 1.300 tiendas por el mundo, 15 de ellas en nuestro país.

Hadrien Dereme, expansión Leonidas
Guillermo Jimenez HEARST

Con 30.000 o 40.000 euros y un establecimiento pequeño de, aproximadamente, 30 metros cuadrados, sería suficiente para abrir una tienda de la franquicia belga Confiserie Leonidas. Al menos así lo entiende el responsable de Expansión de la marca en España, Hadrien Dereme, argumentando que “el negocio de Leonidas no está en la apertura de nuevas tiendas sino en vender sus bombones y chocolate por todo el mundo”.

Tampoco está tan lejos de conseguirlo, después de haber superado el siglo de vida. Leonidas es una empresa surgida en el año 1913 de la mano del confitero griego Leonidas Kestekides, quien se había instalado, por amor, en Bélgica. Aquí es donde decide abrir salones de té en Bruselas, Gante y Blankenberge, con el objeto de mostrar su talento al gran público y hacer asequible para la mayoría un producto hasta entonces reservado para las élites, como eran los bombones.

Ahora la enseña Leonidas está prácticamente en todo el mundo con un total de 1.300 tiendas. Como resulta obvio, Bélgica y Grecia siguen siendo los mercados de referencia pero también van ganando fuerza en otras plazas. A España llegaron hace 15 años aproximadamente y en este periodo les ha dado tiempo a abrir 12 establecimientos, con especial implantación en el Norte del país.

Un establecimiento insignia en Madrid

Queda, sin embargo, una asignatura pendiente que Dereme se ha propuesto superar este año. El reto consiste en abrir el primer establecimiento Leonidas en Madrid. Pero en este caso no les vale un tienda pequeñita o alejada del centro, sino que la prefieren “linda y grande para que se convierta en el escaparate de Leonidas para toda España”. Esta es una de las razones por la que decidieron ocupar un stand en la última edición de Expofranquicia.

Pero, con 12 tiendas, el recorrido que les queda en España es todavía considerable, aunque Dereme se muestra confiado en su conquista. “La fuerza de la franquicia es que no hay canon de entrada, no nos tienen que pagar nada para empezar. Tampoco hay royalties. Si vendes bien, la plata es para ti, no tienes que compartir conmigo las ganancias porque el negocio de Leonidas es vender chocolate en todo el mundo. Esa es nuestra misión y para ello hemos desarrollado 140 referencias que pueden adquirirse en nuestros establecimientos”.

Una de las peculiaridades de las tiendas Leonidas es que el cliente tiene la opción de elegir el combinado de bombones que más le gusten antes de ser empaquetado por el dependiente. “Se trata de proporcionar una experiencia”, dice Dereme. Por ello, uno de los requisitos que exigen a los franquiciados es que les guste el chocolate, a 42 euros el kilo en España. La central, por su parte, se encarga de supervisar las condiciones de conservación y calidad del producto.

La otra condición que analizan en el franquiciado es el espíritu emprendedor. “No nos interesa abrir una tienda que cierre al cabo de uno año. Ya he dicho que no ganamos dinero con la apertura sino con la propagación del buen hacer de una ensaña centenaria. Por lo demás, se puede decir que, en general, somos una franquicia muy fácil”, concluye Dereme.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias