Urbanity: tú creas la ‘autopista’ y ellos te la llenan de tendencias

Coinciden el nacimiento de la marca Urbanity con la franquicia porque lo que sus promotores ponen al servicio del franquiciado son 20 años de experiencia y saber hacer como ‘traders’ en el mercado asiático.

Urbanity
Guillermo Jimenez HEARST

Rafael Matera lleva años viajando al Sudeste Asiático en busca de productos innovadores susceptibles de ser comercializados en España. Es decir, que lo suyo es, principalmente, la identificación y compra de productos novedosos en Asia para venderlos luego a emprendedores nacionales que quieran incluirlos en su catálogo. Así llevan operando 20 años como mayoristas a través del Grupo Gran Team Trading Group (GTTGroup), nacido de la unión de diversos profesionales, “expertos en la fabricación, importación, distribución y comercialización de productos de diversa índole”.

De GTTGroup se deriva otra empresa: More eMotion Products de la que Rafael Matera es director comercial. Dependiendo de ésta, han desarrollado la marca Urbanity que nace con el propósito de “cubrir las necesidades de un nicho de mercado muy concreto, que es el de aquellas personas con edades de entre 18 y 40 años, que trabajan dentro del casco urbano y con un perfil ecosostenible”. Conforme a este target, Urbanity propone toda una nueva línea de productos que se enmarcan dentro de la movilidad eléctrica y accesorios tecnológicos. Así, en una tienda Urbanity se puede encontrar todo lo relacionado con las necesidades de un ‘urbanita’, desde bicicletas y patinetes eléctricos, hasta mochilas anti-robo que se cargan con energía solar o tapers calefactables.

La primera tienda

El problema es que Urbanity, por el momento, solo es una marca y eso es lo que seguirá siendo al menos hasta mayo, mes para el que tienen prevista la apertura del primer local bajo esta denominación. La intención no es sembrar el territorio con tiendas propias, sino crear una red de establecimientos especializados en el nicho referido mediante el sistema de franquicias.

“Nosotros no necesitamos abrir muchas tiendas porque sabemos hacer este trabajo.- dice Matera- ¿Qué ocurre si una persona se quiere montar una tienda especializada en patinetes eléctricos? Pues que tiene que ir a China, localizar el producto, comprarlo en cantidades importantes, saber importarlo y, más difícil aún, tener un servicio postventa. Cuando tu tienes una fabricación a 14.000 km necesitas saber lo que estás comprando porque si el producto viene mal no tienes capacidad de reacción”.

Ellos, con sedes en Barcelona, Málaga, Madrid, y matriz en Hong Kong, aseguran ahorrarte todos esos quebraderos de cabeza. “Nosotros tenemos una nave de más de 6.000 m2 en Málaga desde donde servimos producto a las principales grandes superficies de España y donde realizamos, además, todo el servicio postventa. Una vez que tenemos montada toda esa infraestructura, el mismo servicio que ofrecemos a los grandes lo ponemos también a disposición de emprendedores pequeños".

Cuestionado sobre la posibilidad de que un día la movilidad eléctrica pase de moda, como ocurrió con los cigarrillos electrónicos, Matera responde: “Después de restringir el tráfico en el centro de todas las ciudades o cuando se habla de prohibir el uso del Diésel, no creo que esto de la movilidad sostenible sea una moda pasajera, sino que llega para quedarse porque soluciona también la falta de espacio, otro grave problema de las ciudades. Por cierto, que ahora las tiendas de los cigarrillos electrónicos vuelven a funcionar de narices. En cualquier caso, esa no debe ser la preocupación de nuestros franquiciados porque, una vez creada la autopista, nosotros se la llenamos de artículos novedosos y tendencias”.

Urbanity como franquicia

Urbanity propone la apertura de tiendas de entre 40 y 80 m2 a pie de calle, con una línea de productos de gama superior dentro de la movilidad eléctrica y accesorios tecnológicos. Como perfil de franquiciado, se interesan por un emprendedor que busque una solución de autoempleo, preferentemente joven y con inquietudes medioambientales, sin necesidad de gran capacidad económica. La inversión media para abrir una tienda es de 25.000€ que incluye el stock para arrancar el negocio en un proyecto llave en mano, sin antojos personales. El contrato se firma por una duración mínima de 3 años.

Decir también que no se dedican a la venta online sino que optan solo por el canal de las tiendas físicas. “La idea es crear una red de tiendas especializadas, donde te va a atender un profesional capaz de recomendar lo que de verdad conviene al cliente, lo va a poder probar y ademas vas a ser capaz de dar un servicio técnico, una garantía que nunca se da en internet”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias