La comida saludable marca el ritmo en la hostelería

Estas marcas están incluidas en el Especial Franquicias publicado en el número de abril de la Revista Emprendedores, con una selección de 100 marcas para invertir ahora.

Family lubch
Cultura RM Exclusive/Liam NorrisGetty Images

Una marca llamada La Rusa que santifica a la ensaladilla... rusa. Aquí tenemos la enésima prueba de que todavía es posible encontrar rincones inéditos en franquicia, un mercado donde la comida saludable marca el ritmo. La aparición de la primera cadena de restaurantes veganos personifica esta corriente, así como la consolidación –aún con redes pequeñas– de los restaurantes de poke (plato de la gastronomía hawaiana). Mexicanos y asiáticos abanderan el empuje de la restauración temática, mientras que en el muy competido segmento de panaderías-cafeterías pueden surgir oportunidades diferenciales si el proyecto vira hacia la parte más panadera y artesanal de la actividad. En las cervecerías –un poco estáticas en los últimos tiempos– esperamos el rediseño integral de algunas marcas veteranas que buscan así reinventarse, a lo que se añade el desembarco de un proyecto focalizado en la cerveza artesana. Expectantes estaremos ante la evolución de las hamburgueserías, donde grupos internacionales intensifican su expansión, una vez se han asentado en nuestro país. Por último, la concentración avanzará. De hecho, algún grupo multimarca tiene preparada la chequera para completar su catálogo en cuanto surja la oportunidad.

0% Gluten: un proyecto con una rentabilidad muy saludable.

La central, que se fija en inversores que quieran trabajar en el propio local, establece que el asociado aporte con recursos propios al menos el 40% de la inversión inicial. Para facilitar la financiación del resto del importe, tienen acuerdos con BBVA y Banco Sabadell. La facturación prevista el primer año, por último, es de 350.000 euros.

Bertiz: orientación total hacia el cliente y el punto de venta

“Las tiendas reflejan el bagaje de más de un siglo de Monbake, uno de los grupos de panadería, bollería y pastelería más sólidos de Europa”. Con este sólido soporte, “despliegan gamas exclusivas, segmentadas y optimizadas para cada zona, público y establecimiento”. Orientado a inversores y autónomos, el negocio presenta un pay-back a los 5,5 años. La central, que tiene acuerdos con dos bancos, fija que el 50% de la inversión se cubra con recursos propios. Como parte del soporte, recuerdan que la formación es obligatoria y gratuita. “Contamos con programas formativos específicos para el personal que va a intervenir en el negocio, que aporta las habilidades y capacidades para desarrollar la actividad”.

Canel Rolls: ofrecen un proyecto de autoempleo llave en mano

“Un margen comercial de en torno al 75 % del valor de venta de producto, posible gracias a que producimos en nuestras cocinas centrales el 70% de la oferta”. Éste es el primer apunte de una firma que busca a franquiciados “con gran capacidad de liderazgo y ganas de poner en marcha un negocio de hostelería, por tanto, enfocados al autempleo”. Un franquiciado, por otro lado, que debe aportar entre el 50 y el 60% del desembolso inicial con recursos propios. “Estamos en trámites de aprobar dos acuerdos con BBVA y Banco Sabadell”, aclara una central que calcula una facturación el primer año de 400.000 euros. Por último, la marca pertenece a Inversiones Venespor, propietario de La Rollerie y Roll Station.

El Molí Pan y Café: apoyo desde el diseño de la tienda hasta la formación del equipo

“Cafeterías-panaderías de alta calidad, con productos exclusivos elaborados bajo las recetas tradicionales”. No finaliza aquí la propuesta de una cadena que, como factor competitivo, ofrece un servicio de catering a particulares y a empresas. “En paralelo, el local integra un parque infantil, a lo que se suma la organización de talleres de pastelería, bollería y cocina para los más pequeños”. Concebido tanto para el autoempleo como para la inversión, su pay-back es a dos años, mientras la facturación el primer ejercicio es de 200.000 euros. La central, que posee acuerdos con entidades bancarias como el Banco Santander, Sabadell y BBVA, establece que el asociado cubra el 30% de la inversión total con recursos propios.

Don G: comida rápida española a la vanguardia

Orientado a inversores, este concepto integrado en Comess Group presenta un pay-back a dos años y medio, mientras que el porcentaje de recursos propios debe ser al menos el 40% de la inversión inicial. La central, que tiene acuerdos con bancos, cuenta con un equipo humano que cubre “todas las áreas de trabajo del asociado”.

Rodilla: un líder a la búsqueda de nuevos horizontes

La compañía, que no facilita datos de facturación para un local ni del pay-back, afronta este año su 80 aniversario, con varios proyectos, como su estreno, en los próximos meses, en el mercado foráneo. La marca está integrada en el Grupo Rodilla (Indias Coffee Shop y Cafés Jamaica), que el verano pasado adquirió Hamburguesa Nostra.

Subway: su propuesta es una alternativa a la comida rápida tradicional

“Bocadillos de corteza blanda elaborados delante del cliente, con 5 tipos de pan que se hornean a diario en el propio restaurante y una amplia variedad de ingredientes a elegir y de vegetales que se cortan a diario en cada restaurante y que permiten realizar más de dos millones de combinaciones”. Alrededor de esta oferta gira un concepto que se adapta a casi cualquier local comercial y que no requiere salida de humos, con una operativa muy fácil de gestionar. “El pay-back y la facturación prevista el primer año dependen de factores como la ubicación o trabajo del franquiciado –no es indispensable que tenga experiencia–, mientras que la inversión inicial cambia muchísimo según la dimensión y estado del local”.

Martonela: una marca pionera que ha revolucionado un sector tradicional

“Con un modelo pionero, seguimos la filosofía del slow-cream, con un producto recién hecho”. Ésta es la carta de presentación de un concepto con unos valores que hacen referencia a una “alta rentabilidad del negocio y a la fácil gestión de la franquicia”. La firma, que inicia su expansión en cadena, “planea tener un mínimo de 15 establecimientos operativos en el 2019”. Para tejer su red, buscan a emprendedores con capacidad de gestión, de trabajo e implicación en la actividad. La central, que pide que al menos el 40% del desembolso inicial se financie con recursos propios, calcula un pay-back en año y medio. Como parte del apoyo a la red, “preparamos la estrategia de marketing de lanzamiento del negocio”

Domino’s Pizza: apoyo total en un negocio que ofrece “máxima seguridad”

Iniciamos el retrato con una píldora histórica recogida en la web de una compañía que nació como un negocio familiar, en la década de los 60. “Los hermanos Monaghan compraron en Michigan por 900 dólares su primera pizzería con el nombre de Domi-Nick’s”. En 2009 la marca activó un plan de expansión en España, de la mano del Grupo Zena. “Como potenciales asociados, que deben cubrir el 30% de la inversión con recursos propios, seleccionamos a gestores de sus propios negocios”. La central, que ha cerrado acuerdos con entidades financieras, estima un pay-back a 5 años. Entre las líneas de apoyo a la red, el desarrollo de cursos en locales ‘escuela’, soporte en la búsqueda del local y diseño del plan de marketing.

Pieology: han creado un concepto que abre un nicho de mercado

De la mano de Comess Group, la marca desembarca en España con “una oferta novedosa y diferenciada de las propuestas habituales en este segmento, que permite elegir la masa, las salsas, diferentes tipos de quesos, los ingredientes y varios aderezos antes y después del horneado”. Unas pizzas, por otro lado, preparadas a la vista del cliente, “con ingredientes de la máxima calidad y listas en tres minutos”. La central, que dispone de acuerdos con entidades financieras, recomienda al emprendedor aportar el 30% de la inversión inicial con recursos propios. “Nuestro apoyo a los integrantes de la red engloba los planos comercial, inmobiliario, de construcción y decoración o las compras de productos, entre otras parcelas”.

La Huella Vegana: exploran una de las tendencias más saludables en cadena

Son los primeros en desarrollar un proyecto en franquicia especializado en este tipo de cocina. “Entre nuestras ventajas competitivas, la calidad de la formación, los precios competitivos y la exclusividad del modelo de negocio”. Para tejer su red, buscan un perfil de franquiciado enfocado al autoempleo, con capacidad para gestionar todos los aspectos del restaurante. “Además, debe mostrar una clara predisposición por la comida vegana”. Ya en el plano económico, piden a sus futuros asociados cubrir al menos el 40% de la inversión inicial con recursos propios. “Para ayudar a costear el resto, contamos con un acuerdo con Cajamar”. La central, por último, no aporta datos sobre la facturación ni del pay-back.

Carl’s Jr.: un pionero de las hamburguesas que da el salto en España

Fundada en California, la enseña ronda, junto a su cadena hermana Hardee’s, los 4.000 establecimientos en 40 países. Estas cifras retratan la dimensión de un proyecto que en el último año ha ampliado su presencia a Australia, Japón y Chile, entre otros países. “Ofrecemos hamburguesas más grandes y más jugosas de lo habitual, elaboradas en el momento con carne e ingredientes de primerísima calidad, con la familia big angus como referente, hechas todas ellas a la parrila”. Beer & Food asume en España el desarrollo de un concepto con un pay-back de 4 a 5 años, con una facturación prevista, el primer ejercicio, de 1 millón de euros. “El asociado debe poseer el 40% de la inversión inicial en recursos propios”.

Miss Sushi: vanguardia y calidad unidas por una imagen que deja marca

Desde la central empiezan por desgranar los factores competitivos de un concepto que integra tres negocios en uno, como el servicio en sala, a domicilio y take away. “A la calidad de la materia prima y un precio asequible, sumamos una propuesta gastronómica innovadora y vanguardista, que se complementa con una imagen de marca potente y diferenciadora”. La compañía, que estima una facturación el primer ejercicio a partir de 600.000 euros y un pay-back en 36 meses, recomienda que el 30% del desembolso inicial provenga de recursos propios. Con la vista puesta en agilizar el acceso a financiación a sus asociados, la cadena mantiene acuerdos de colaboración con BBVA y Banco Sabadell.

La Mordida: calidad centralizada para que llegue a cualquier rincón

Con la cocina tradicional mexicana como eje de su carta, la marca acerca al público sabores y calidades uniformes, “gracias a unas cocinas centrales que, de forma artesanal, elaboran un producto óptimo para ser dispensado en cualquier punto del país”. Una oferta que se despliega en un local “con una potente decoración artesanal, única para cada establecimiento de la cadena”. Sin necesidad de experiencia previa, el franquiciado “ha de acudir de forma asidua al local y conocer los pormenores de la actividad”. Durante el segundo ejercicio amortiza la inversión un asociado a quien se recomienda poseer, como mínimo, la mitad de ese desembolso en recursos propios. La facturación, el primer año, es de 410.000 euros.

La Pepita Burger Bar: buscan revolucionar la hamburguesa tradicional

El del titular es el objetivo de esta cadena con un concepto gastronómico “que contiene ingredientes de primera calidad y alejado del fast food tradicional”. En este sentido, “nos situamos como un lugar de culto a la hamburguesa del S.XXI”. Respecto a la protagonista de su carta, “se elabora con la mejor carne, procedente de varias regiones del norte de España, sin congelarlas ni precocinarlas”. Junto a la calidad del producto, “otros factores de éxito son la variedad en la oferta, la imagen corporativa y el diseño del local”. Como apuntes económicos, el ROI se alcanza en el segundo ejercicio y la facturación es de 440.000 euros, mientras el porcentaje de recursos propios oscila entre el 15 y el 20% de la inversión inicial.

Sibuya Urban Sushi Bar: lo mejor de la comida nipona adaptada a los gustos locales

“Modelo de restauración único, porque no trata de convencer al cliente occidental de las bondades de la gastronomía japonesa, sino que extrae de ésta los productos con mayor demanda, los adapta a la idiosincrasia europea y los ofrece en un marco acogedor”. De este modo sintetizan la esencia de una marca que busca a franquiciados que se involucren en la gestión del sushi bar, no a meros inversores. Como parte del soporte que se les da, “se unifican las facturas de proveedores, lo que simplifica la gestión financiera y optimiza los costes”. Con una facturación prevista el primer ejercicio de unos 750.000 euros y un pay-back a 2 años, el porcentaje de recursos propios dependerá del banco con el que se trabaje.

Taco Bell: un saber hacer con nombre propio llevado ahora a la franquicia

Con presencia a escala global, la marca cumple diez años en España, mercado que supuso su desembarco en Europa y en el que ahora amplía horizontes con su expansión en franquicia. Para ello, busca un perfil de asociado definido: experiencia previa como empresario en hostelería o retail, interés por abrir más de un restaurante y capacidad financiera para llevar a cabo el desarrollo. “Estimamos que, para afrontar la inversión, un ratio adecuado podría ser el 40% en recursos propios y el 60% en fondos ajenos”. La facturación el primer ejercicio varía en función de cada formato de local, mientras el payback es a 5 años. Como parte del soporte a la red, un plan de marketing anual y una escuela de formación e- learning.

Udon Noodle Bar & Restaurant: la frescura de un Proyecto con una receta innovadora

Grupo de restauración asiática especializada en noodles (fideos orientales), con un precio medio de 14 euros, producto fresco, hecho al momento y a la vista del cliente. En este arranque se condensa la propuesta de una marca que selecciona a un asociado con o sin experiencia en restauración, con orientación al cliente y liderazgo de equipos. “Nuestro departamento de Recursos Humanos se encargará de captar, seleccionar y formar al personal del franquiciado”. La central, que estima un pay-back de dos a tres años y una facturación el primer ejercicio de unos 600.000 euros, dispone de acuerdos con el Banco Sabadell. “Recomendamos que entre el 30 y el 40% de la inversión se cubra con recursos propios”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias