El mobiliario sigue creciendo en franquicia

Analizamos el sector del mobiliario y la decoración, cuyas ventas alcanzaron los 2.900 millones de euros en 2017.

Couple measuring dining table in home furnishings store
Hero ImagesGetty Images

Tres años consecutivos al alza. Este dato sintetiza el buen estado de las ventas minoristas de mobiliario, que crecieron al 7,4% en el 2017, hasta alcanzar los 2.900 millones de euros, según el estudio sectorial de DBK. Un empuje que se explica por “la favorable coyuntura económica, el aumento del gasto de los hogares y la mejora del mercado inmobiliario”.

El mueble de hogar, con una subida del 7,2%, concentra tres cuartas partes del negocio, con 2.170 millones, pero son los muebles de cocina los que crecen con más fuerza, al 9,2%, hasta los 294 millones. El segmento de oficina progresó al 8,5%, con una facturación de 294 millones. Es interesante también constatar cómo internet penetra en una actividad hasta hace poco reticente a ese canal. En este sentido, la creación de tiendas online y el desarrollo del comercio electrónico por las firmas tradicionales hicieron que los ingresos por venta de muebles en internet

Èggo Kitchen House: de ser una empresa familiar a facturar 150 millones de euros

Empecemos por los indicadores económicos de una enseña que cuenta, en su accionariado, con Nobilia, “el principal fabricante de muebles de cocina europeo, lo que permite la fabricación directa en sus fábricas de Alemania”. Con un pay-back a dos años y una facturación el primer ejercicio de 1,5 millones de euros, el negocio presenta, “como principal fortaleza, la nueva forma de entender el mundo de la cocina, la atención al cliente y el punto de venta”. A partir de aquí, ofrecen un surtido de muebles de cocina permanente con más de 600 modelos y colores, y una garantía de 10 años en sus productos. Sobre los pilares descritos, “aspiramos a convertirnos en el referente del segmento medio del mercado”.

Mi casa Cosas de casa: para todos los públicos y con un soporte diario a la red

Especializada en el ámbito textil, sus factores competitivos residen en “el diseño propio de artículos que abarcan todas las secciones del hogar, una estética inconfundible, una cuidada selección de productos, la rotación de referencias y precios para cualquier nivel adquisitivo”, enumeran desde una central que busca a emprendedores con visión comercial y que aprecien la decoración y el sector. “La experiencia no es imprescindible, al facilitarles manuales y profesionales para su formación”. Ya en el apartado económico, la compañía mantiene acuerdos con el Banco Sabadell, Caixabank y Banco Santander. “Y aunque depende de cada caso, la inversión inicial se amortiza en una media de tres a cinco años”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias