La tecnología marca el ritmo en el sector del automóvil

Ideas con un alto componente tecnológico y ecológico marcan la diferencia en los negocios del automóvil.

Man Repairing Car In Garage
Óscar Lopera Martos / EyeEmGetty Images

Es uno de lo segmentos donde se observa de forma más nítida cómo la tecnología está transformando la actividad y respondiendo a los nuevos hábitos del público. En las autoescuelas, por ejemplo, ya es frecuente utilizar algoritmos y big data para optimizar la ocupación de las clases y definir los precios según su demanda, con lo que se logra maximizar la rentabilidad del negocio. En los talleres, por otro lado, cadenas foráneas abanderan la transformación, con centros modernos y donde los empleados están al día de las tecnologías –cada vez más complejas y avanzadas– que integran los automóviles. Juegan aquí un papel importante los servicios auxiliares y la atención al cliente, mucho más que el factor precio– hora. Otras propuestas son las de las marcas dedicadas a la limpieza de vehículos, donde el acento ecológico y las ofertas complementarios marcan el ritmo, como muestra la inclusión del servicio a domicilio.

Autius: la autoescuela que busca revolucionar el mercado

Con un intenso componente tecnológico, que engloba reservas online o un algoritmo propio para un seguimiento individualizado, la marca contempla tres perfiles de asociado: personas sin titulación ni experiencia en el sector, con capacidad comercial y de gestión del negocio; profesores de formación vial que buscan autoempleo; autoescuelas tradicionales. La central, que pide que entre el 20 y el 30% de la inversión sea al menos en recursos propios, tiene acuerdos con varias entidades financieras, a lo que suma otras opciones de aval y financiación. Un método de aprendizaje propio y una imagen fresca son otras de las señas de identidad de un negocio que se estima alcance el pay-back en dos años y medio.

Hoy-voy: unos 28.000 alumnos han pasado por esta autoescuela diferente

Tres pilares sustentan su modelo: el método (cursos teóricos intensivos y una aplicación inteligente de test garantizan el aprobado del teórico en primera convocatoria, mientras en las clases prácticas los coches incorporan un iPad con una app propia); tecnología (el modelo de bussiness inteligence actualiza las tarifas en tiempo real); diseño (marca joven, dinámica y con muy buena reputación). Orientado tanto a la inversión como al autoempleo, el negocio factura el primer ejercicio desde 300.000 euros y alcanza el pay-back a partir de los tres años. “El porcentaje de recursos propios para afrontar la inversión parte del 30%”. Como apunte final, hoy tienen 200 empleados que dan servicio a unos 1.000 alumnos al mes.

Midas: calidad, precio y un expertise en todo un referente del sector

Un compromiso claro, una amplia y variada oferta y un conocimiento técnico perfecto”. Éstas son las señas de identidad de una marca que, como elementos diferenciales, “presenta una atención de calidad a precios competitivos y la infraestructura de una cadena madura, a lo que se suma un servicio y asesoría personalizados a los integrantes de la red”, enumeran desde la central. “Y no pasemos por alto el hecho de desarrollar un concepto homogéneo, algo que resulta complicado encontrar en este segmento de actividad”. Ya en el ámbito económico, el pay-back se sitúa en 5,8 años, mientras que la facturación varía según la zona en la que se opere. “El porcentaje de recursos propios es un tercio de la inversión”.

Speedy: el taller de nueva generación ha llegado a nuestro país

“Nuestra imagen goza de un alto reconocimiento en Francia, hasta el punto de que los consumidores nos han elegido como ‘mejor servicio de atención al cliente’ por cuarto año consecutivo”. Este aval del público es la carta de presentación de una enseña con un modelo que despliega valores como la eficacia y la calidad. “La imagen del taller poco atractivo, sin personal preparado para las evoluciones tecnológicas, desaparecerá. Es aquí donde queremos hacernos un hueco, con un concepto nuevo que ofrece más garantías y fiabilidad”. Orientado tanto a profesionales del sector como a emprendedores ajenos a él, el negocio alcanza el pay-back a los 4 años, con una facturación de 360.000 a 400 000 euros el primer ejercicio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias