Oportunidades disruptivas para montar una lavandería

En este mercado ganan peso los sistemas de lavado ecológico y la gestión a distancia, junto a nuevos nichos de actividad, como el autolavado de mascotas.

Lavandería autoservicio
BluecinemasGetty Images

Auténticas protagonistas en los últimos años, las lavanderías autoservicio han crecido de tal modo que ya han penetrado en poblaciones por debajo de los 20.000 habitantes. Una maquinaria de última generación y sistemas de lavado ecológicos son irrenunciables aquí. Pero lo que de verdad valora hoy el usuario –síntoma de la competencia existente– es la amplitud y calidad de servicios. En este escenario, Fresh Laundry anunciaba, mientras redactábamos estas líneas, el lanzamiento de Fresh Animals, franquicias de autolavado de mascotas.

Junto a estos modelos, conviven las lavanderías–tintorerías ‘estándar’, que también se adaptan a los nuevos perfiles y demandas de los usuarios. Un ejemplo lo encontramos en Pressto, que, en su concepto de establecimiento Pressto + Plus, integra un área de lavandería autoservicio, wi-fi gratuito, zona de lectura, ordenador, impresora e incluso consigna de equipajes, entre otros servicios.

A continuación, te mostramos las marcas que, dentro de este sector, hemos incluido en nuestro especial anual de franquicias, donde recogemos 100 oportunidades sólidas para invertir ahora en cadena.

FRESH LAUNDRY

Cada local cuenta con gestión domótica digital y con cámaras de vigilancia, lo que permite prescindir de empleados. “La gestión diaria para el asociado es mínima”, añade una central que ha desarrollado dos modelos de negocio. “Fresh Urban son lavanderías instaladas a pie de calle, en lugares estratégicos, mientras que Fresh Box consiste en módulos de lavanderías transportables de 24 metros cuadrados, ubicadas en zonas como estaciones de servicio, centros comerciales o estaciones de esquí”. El franquiciador, que tiene acuerdos con diferentes bancos, calcula un pay-back entre 3 y 4 años, con una facturación el primer ejercicio de 40.000 a 50.000 euros, cifra que en el segundo año sube a 60.000-70.000 euros.

PRESSTO

Como cadena de franquicias, explotan el uso y la expansión de una “marca con alto reconocimiento a nivel internacional”, subrayan desde una central que estima una facturación el primer ejercicio de 92.000 euros, pero que no facilita datos como el pay-back o el porcentaje de recursos propios necesarios para afrontar la inversión. “Los establecimientos, independientemente del país en el que operen, despliegan una imagen y unas directrices comunes”.

En constante evolución, algunos de los últimos servicios que han lanzado son Pressto Bags & Shoes (limpieza, cuidado y restauración de calzado, bolsos y complementos) o el sistema Wet Cleaning (permite lavar prendas que hasta ahora sólo se trataban en seco).

TELELAVO

“Somos la primera lavandería artesanal a domicilio”. Una vez señalada su condición de pioneros, explican que también ofrecen un servicio mensual para empresas y uno exprés para ocasiones puntuales. “El asociado no necesita experiencia previa, al ofrecerle formación de dos semanas al inicio y formación continua de nuevas técnicas de lavado y planchado”.

Una vez inicia la actividad, el negocio alcanzará el pay-back en menos de 14 meses, con una facturación el primer ejercicio de 300.000 euros. “Para facilitar el acceso a recursos, tenemos acuerdos con BBVA, Sabadell y La Caixa”. Como último apunte económico, la inversión engloba el proyecto (5.000 euros) y adecuación del local (desde 20.000 euros).

En este enlace puedes encontrar todas las oportunidades que nuestra guía online de franquicias recoge en el mercado de las tintorerías-lavanderías.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias