El cofundador de Brasa Away explica cómo montar un restaurante de comida rápida

Con esta entrevista iniciamos una serie de retratos de franquiciadores jóvenes que están inyectando savia nueva al ecosistema emprendedores en cadena.

image
123

Con esta entrevista a Javier de Lara, cofundador de la cadena de restauración Brasa-Away, iniciamos una serie de retratos sobre franquiciadores jóvenes que están inyectando savia nueva a proyectos de diferente naturaleza.

Y para empezar, le preguntamos acerca de las dificultades en los comienzos. "Como cualquier emprendedor, la mayor dificultad en los inicios deriva de la incertidumbre de no saber si la idea tendrá o no éxito en el mercado. En ocasiones, el miedo al fracaso también aparece, pero la fe y la esperanza te impiden tirar la toalla hasta conseguir montar el primer local".

¿Dónde y cuándo abrieron el primer local? “El primero fue en Madrid y el proyecto de franquicia lo estrenamos en Pamplona. Hoy contamos con un restaurante propio y cinco asociados”.

Brasa-Away -como recuerda De Lara- surge de la inquietud de un equipo joven de emprendedores deseosos de reinventar la comida rápida, con un valor diferencial nunca visto en el sector: las brasas de carbón, demostrando que la calidad no está reñida con el precio.

¿Cómo suplieron la falta de experiencia? "Conocedores del segmento de las franquicias pero no tanto de hostelería, buscamos como apoyo uno de los mejores proveedores cárnicos del país Carnes Félix, lo que nos lleva a disfrutar de las mejores piezas de aves y vacuno al mejor precio. Además, tenemos la ayuda del conocido chef Richard Alcayde, para dar las formaciones con el mejor horno de brasas del mercado. Hablamos de una parrilla cerrada fabricada con los mejores aceros y expertas manos, que permite cocinar cualquier alimento con la máxima facilidad, conservando y potenciando sus sabores naturales."

Y... ¿Cómo fue el proceso de apertura de la primera franquicia? ¿Qué dificultades encontraron en el proceso? ¿Cuánto tiempo tardaron? "Todo muy sencillo y rápido, por lo que no hubo ninguna dificultad. Además, la distancia entre Valencia y Pamplona es relativamente pequeña. Aproximadamente, tardó un mes desde la firma del contrato hasta la inauguración del local. Lo cierto es que el franquiciado encontró un local con extracción de humos y con un alquiler asequible".

Durante las dos primeras semanas se solicitaron los permisos para realizar una pequeña obra civil de adecuación del local, "con lo que se logró un aspecto más diáfano y luminoso", rememora De Lara. "Tras esa obra, se procedió a decorar y montar todo el mobiliario, además de la colocación de la maquinaria. En la última semana, mientras, se hizo el curso de formación con el chef, donde el franquiciado aprendió las técnicas de cocina así como la utilización del programa informático".

En cuanto a la oferta sobre la que pivota el proyecto, Brasa-Away acerca al público un "producto diferente, una alternativa a la comida rápida tradicional", destaca su cofundador. "Al margen del pollo asado, nuestra referencia estrella, el menú se completa con otras opciones como hamburguesas, costillas, bocadillos, ensaladas, entrantes..., una carta que nos permite responder a la demanda de nuestros clientes".

Profundizando en la oferta, subraya De Lara que el pollo asado es un producto de consumo masivo. "El segmento que más adquiere el producto es la clase media, por lo que gran parte de la atención de la franquicia se enfoca a ese público. A partir de aquí, creemos que nos debemos dirigir principalmente a ese segmento medio y medio-bajo, ya que, con la situación económica que afecta al país, esa parte de la población está creciendo. Este fenómeno ayudará a aumentar las ventas de la franquicia y logrará un mejor posicionamiento en el mercado".

En cuanto el estado actual de la franquicia, Brasa-Away cuenta con cinco locales operativos. "Nuestro objetivo es seguir creciendo tanto en el volumen de ventas de los restaurantes ya abiertos, como en el número de aperturas. En este sentido, continuamos avanzando para lograr nuestra meta de tener 10 unidades operativas en España en el 2020". En paralelo, la cadena desembarcó recientemente en Bolivia, punta de lanza para llegar a más puntos de Latinoamérica. De la historia reciente de la enseña, también cabe destacar su integración, a principios del 2018, en Grupo La Andaluza, una operación que, sin embargo, no llegó a buen puerto, sin que De Lara aporte más detalles.

El bagaje emprendedor del cofundador de Brasa-Away incluye la creación. hace cinco años, de una red de portales online de franquicias que conforman la agencia Franquimedia, a lo que suma la creación de otra enseña La Croissanteria Paris.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias