"Nunca habrá un líder con el 30-40% del mercado de peluquería"

Jean Louis David, Franck Provost, Llongueras y The Barber Company. Las cuatro marcas que Provalliance España gestiona en nuestro país, donde las franquicias de peluquería parecen tener el horizonte despejado. Entrevistamos a su CEO, Frédéric Logodin.

Frédéric Logodin CEO de Provalliance España

Presencia en unos 35 países, 16 marcas a escala internacional, 40 millones de clientes al año, 4.000 salones (3.000 de ellos franquiciados) y una facturación de 1.200 millones de euros. Las cifras muestran la gran relevancia del Grupo Provalliance, “líder europeo de la peluquería que, como tal, se constituyó en el 2007 por la fusión del número uno americano y mundial Grupo Regis y el Grupo Franck Provost”. En su catálogo, firmas que han definido la historia de la peluquería mundial, como Jean Louis David, que dio sus primeros pasos en 1961, y Franck Provost, fundada en 1975.

Provalliance España, mientras, nació en 2008, “fruto de la unión de Provalliance y mi compañía, que era la franquicia maestra de Franck Provost”, recuerda Frédéric Logodin, quien lidera un proyecto que en nuestro país arrancó con 125 salones y hoy suma 285 (187 de ellos franquiciados), con una facturación el pasado año de 110 millones de euros.

Damos ahora un salto al actual ejercicio, concretamente al mes de mayo, cuando el grupo Provalliance comunicó que, tras la compra de los salones Llongueras en el 2018, había reagrupado de nuevo a todos los salones Llongueras, con la adquisición de la red Twenty one by Esther Llongueras al completo. Una operación con la que pasaba a capitanear la nueva etapa de todo un icono de la peluquería, sin olvidar que recientemente también habían incorporado a su catálogo la firma de barberías The Barber Company. Gracias a estos movimientos –de enorme valor estratégico–, el grupo despliega hoy en España cuatro marcas, distribuidas de la siguiente manera: Franck Provost (2 salones propios, 12 franquiciados y 35 Hair Salons), Jean Louis David (12 propios y 98 asociados), Llongueras (31 propios, 76 asociados y 15 escuelas) y The Barber Company (3 propios y 1 franquicia). Veamos ahora cómo afrontan el futuro inmediato y las claves de su crecimiento.

Pero antes de conocer su hoja de ruta, Frédéric Logodin adelanta que no descartan incorporar otra marca a su catálogo en nuestro país, “quizás en el segmento low-cost, donde no operamos”.

EMPRENDEDORES. Cuál es el futuro inmediato de Provalliance España, ¿cuántas aperturas plantean?

FRÉDÉRIC LOGODIN. Queremos llegar en cinco años a 500 salones. En paralelo, estamos mirando a corto plazo la internacionalización de la marca Llongueras, especialmente en América Latina, con el foco en México. Desarrollaremos, además, nuestra nueva enseña de barberías The Barber Company.

EMP.: De las cuatro marcas, ¿cuál liderará el crecimiento en cuanto a aperturas?

F.L.: Con certeza, Llongueras, al ser el portaaviones de Provalliance España, primero porque es nuestra marca española, es la enseña de referencia aquí con casi el 90% de notoriedad… Lo cierto es que la mayoría de los clientes que tiene son sus embajadores y la defienden.

EMP.: ¿Qué importancia va a tener la franquicia en su plan de crecimiento?

F.L.: Para nosotros, la franquicia es esencial. De hecho, me gustaría retomar el término ‘asociados’ de Lluís Longueras, porque el franquiciado es parte de nuestra familia, de nuestra red de salones y nos permite entrar en lugares a los que no llegaríamos solos. Nos da además una estabilidad financiera y una distribución más rápida. Mientras controlemos la calidad y que los protocolos de nuestras marcas sean respetados, es una forma de crecer fantástica, que también refuerza la escalabilidad de la compañía. Tenemos la suerte de contar con marcas fantásticas. Jean Louis David inventó la franquicia de peluquerías, Franck Provost es líder en Francia y Llongueras es la marca más selecta y reconocida en España. Al final, disponemos de las dos mejores marcas francesas y la mejor española. Nos sentimos preparados para el futuro.

EMP.: ¿Y cómo definiría The Barber Company?

F.L.: Son barberías para hombres exigentes que valoran desde la tradición del corte a navaja hasta las últimas tendencias en cortes de pelo y barba. Tanto a través de crecimiento orgánico como de franquicias, deberíamos llegar rápidamente, en tres o cuatro años, a las 50 barberías.

EMP.: ¿En qué punto se encuentra el mercado de peluquería y estética en franquicia?

F.L.: En una situación de estabilidad. La peluquería española está creciendo al 1% en el 2018-2019. Hablamos de una actividad madura, fragmentada, atomizada, con más de 40.000 salones y un volumen de negocio de unos 4.000 millones de euros. Las enseñas representan entre el 7,5 y el 10% del mercado en valor, un dato muy inferior, por ejemplo, respecto a Francia, que suponen del 25 al 30%.

EMP.: La sensación desde hace años es que las franquicias no han dado el salto para ocupar más espacio frente a los salones independientes.

F.L.: El segmento de la peluquería, por esencia, está atomizado. Nunca habrá un líder con el 30–40% de cuota. Y es que hay muchos peluqueros independientes que hacen bien su trabajo, algo que las cadenas nunca vamos a reemplazar. Lo que queremos en Provalliance es que nuestras marcas estén en los mejores centros comerciales, las mejores ciudades, las mejores calles… y esto no representa el 100% del mercado. En Francia, el grupo tiene el 15% del mercado. En España estamos en el 3% y creo que podríamos llegar al 7-8%. Pero insisto en que en el mercado de servicios, por esencia, no existe una concentración muy fuerte en ningún país. A partir de aquí, en España hay un recorrido fantástico para las enseñas de peluquería.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias