Ganó 40 euros con el primer trastero que alquiló y hoy factura casi dos millones

Cómo Iván Maldonado, CEO de Necesito un Trastero, descubrió un nicho de mercado y lo consiguió liderar.

Iván Maldonado, CEO de Necesito un trastero

La de Necesito un trastero es una historia de audacia, determinación y una pizca de casualidad. Retrocedemos seis años y viajamos a Alicante. Allí nos encontramos a Iván Maldonado, un joven profesional que trabajaba en una empresa familiar de transporte y mensajería. Debido a la crisis económica que atravesaba el país, se encontraron, de la noche a la mañana, con una nave nueva, que les había supuesto una enorme inversión, completamente vacía, sin saber qué hacer con ella. Maldonado decide montar ahí quince trasteros, a ver qué pasa. “Los hicimos con una estética muy fea, pero los llenamos y nos animamos a montar otros quince”.

Poco después desembarcaron en Granada, donde abrieron otro espacio en colaboración con un conocido. “Realizamos un estudio de mercado y detectamos que no existía ninguna marca de dimensión nacional dentro del sector. Lo único que había era centros enormes, en plazas como Madrid, Barcelona y Sevilla. Comprobamos que fuera de esas grandes ciudades no existía competencia y que incluso ahí encontraríamos muchos huecos”.

Maldonado -quien confiesa que siempre había tenido en mente franquiciar y crecer a escala nacional- ve clara la oportunidad. “Se lo comento entonces a Carlos, un cliente mío que también procedía del mundo de la logística, y empezamos a dar forma al proyecto, a darle caña”.

Pero la primera franquicia ‘cayó’ de forma inesperada, “casi por casualidad”, reconoce nuestro protagonista. “Cuando pusimos el cartel del centro en Granada, pasó por allí un hombre, Bartolomé, quien nos comentó que tenía varias naves vacías en Almería y que quería montar trasteros, ya que allí no había ninguna empresa dedicada a esto. A día de hoy gestiona tres delegaciones en Almería y él fue realmente nuestro primer franquiciado”.

Estos fueron los primeros pasos de una cadena que hoy lidera el mercado por número de establecimientos, con 50 delegaciones (1 de ella propia).

Explica Maldonado que en el proyecto han vivido dos “momentos eureka”, decisivos en su trayectoria. El primero fue ese estudio de mercado que les hizo ver la oportunidad de ser los primeros en desarrollar una cadena de ámbito nacional. ¿Y el segundo? “Hasta nuestra llegada, nadie había franquiciado esta actividad, por lo que no teníamos un referente en el que fijarnos. Al final, evolucionas y es el día a día el que te marca el camino. En estos años nos hemos equivocado y hemos tenido que reconducir las cosas en ciertos momentos. Al principio, por ejemplo, sí que teníamos personal fijo en los centros, pero, con la quinta-sexta delegación abierta, nos dimos cuenta que, para espacios pequeños, no era necesario. En un centro de 500 metros, caben 100 trasteros, que, en el caso de estar lleno, son 100 clientes. Hay días enteros, con 100 clientes, que nadie acude al centro. Éste fue el segundo ‘momento eureka’, cuando comprobamos que podíamos prescindir de personal fijo en los centros [a partir de 1.000 metros cuadrados sí es necesario] y que con un equipo fuerte en central podíamos llevar un montón de delegaciones a buen puerto. Y ésta quizás sea la mayor diferencia respecto a la competencia”.

Profundicemos ahora en los ejes estratégicos de una marca, como observamos, pionera en diversos ámbitos y, que como principal competencia, tiene a los operadores locales de las ciudades donde Necesito un trastero está presente, como reconoce Maldonado.

EMPRENDEDORES: ¿Cómo están defendiendo, en cada plaza, su condición de líderes?

IVÁN MALDONADO: Cada día estamos inaugurando centros, creciendo y tocando las teclas que hay que tocar. Cuando abres un negocio, aprendes; cuando abres 50, como nosotros, o aprendes a marchas forzadas o el mercado te come. A partir de aquí, en el tema de publicidad vamos muy adelantados, también en la parte de la web, tenemos un programa de gestión hecho a medida que es una virguería… Vamos por delante, porque es nuestra obsesión cotidiana, porque pensamos 20 horas al día en trasteros, trasteros, trasteros…

EMP.: Y esas teclas, entonces, son el programa de gestión, las campañas publicitarias…

I.M.: Y contar con un personal muy especializado. Muchos centros pequeños disponen de una persona para todo. Nosotros, en cambio, poseemos un modelo de negocio estandarizado y muy cómodo para el franquiciado, sin personal, pero con un equipo detrás de 20 personas, en la central, trabajando para su negocio. En nuestra central, quien lleva marketing, sólo se dedica a eso, quien lleva la web, sólo lleva esa parcela, quien hace los anuncios de adWords, sólo hace eso… A partir de aquí, el asociado sólo empleará una-dos horas al día al negocio.

EMP.: Uno de los grandes valores del concepto es el poco tiempo que el asociado dedica a la actividad, ¿no?

I.M.: Correcto. Lo que hacemos es automatizar los sistemas de acceso al local y centralizar el resto de servicios, como la atención al cliente, marketing, facturación,, contratos, control del cliente, gestión del programa, protección de datos… nos encargamos de absolutamente todo.

EMP.: Qué plan de expansión se han fijado

I.M.: Desde que fundamos la empresa, la meta era alcanzar las 50 unidades. Alcanzada esta cifra, el objetivo, a corto y medio plazo, es cubrir con centros toda la península e islas.

EMP.: Qué población mínima debe tener esa ciudad o plaza en la que se vaya a instalar Necesito un Trastero

I.M.: A partir de 20.000-30.000 habitantes ya puede funcionar un centro con nuestro tipo de servicios. Estoy convencido que de aquí a cinco-diez años todas las ciudades de más de 20.000 habitantes van a tener una o dos empresas de trasteros funcionando. En este sentido, hoy encontramos ciudades enteras como Cáceres, Badajoz, Ourense o Lugo, sin competencia y que superan por bastante esos 20.000 habitantes.

EMP.: ¿Cuál es la facturación de la empresa?

I.M.: Llevamos ejercicios doblando el número de delegaciones y facturación. Este año vamos a rondar los dos millones, con el objetivo de llegar a los 10 millones en cuatro-cinco años. Éste es nuestro tope. Dos millones no parece mucho, pero si pensamos que el primer trastero que alquilamos nos reportó 40 euros…

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias