Little Caesars, las pizzas que compiten con McDonald’s, llega a España

Little Caesars es la tercera cadena de pizzas más grande del mundo. Con presencia en 24 países, a partir del lunes, 16 de diciembre, estará ya en 25 dado que abre su primer establecimiento en España.

image
Daniel Santamaria

España ha sido el país elegido por Little Caesars para irrumpir en el mercado europeo. Se trata de la tercera cadena de pizzas más grande del mundo, después de Pizza HUT y Domino’s Pizza, pero con un valor diferencial tan marcado que la competencia no la encuentran en sus homólogos, sino en el producto estrella dentro del fast food: la hamburguesa.

Little Caesars es mundialmente conocida por su original propuesta de restauración. Se amparan en un genuino concepto que denominan Hot N’Ready que consiste, básicamente, en ofrecer pizzas frescas, con ingredientes de gran calidad y preparadas para llevar en 30 segundos. Todo ello a un precio más que asequible, 5 euros si el cliente se acoge a los ingredientes habituales y 7 euros si opta por algo especial o, en el caso de España, por la pizza barbacoa. La conveniencia, la calidad y sus precios competitivos son, pues, los principales valores de la enseña. El menú incluye otros productos, pero el que les ha catapultado a la fama es la pizza, valorada durante 12 años consecutivos con la mejor relación calidad-precio en Estados Unidos.

Cuando hablamos de fama nos referimos a los 25 países de los 5 continentes en los que ya están presentes. No por ello han perdido la esencia de una empresa familiar nacida en la ciudad de Detroit (Michigan) en el año 1959, de la mano del matrimonio Mike Iltich y Marían Bayoff. Mike Iltich ya falleció pero siguen al frente la esposa y un hijo de ambos como presidente de la compañía.

Tras diez años de desarrollo en Estados Unidos y la apertura de 50 establecimientos, la marca decide, en 1969, dar el salto a la internacionalización. Lo hace en Canadá, donde arranca su expansión global con especial éxito en Latinoamérica. Como enseña franquiciadora, la compañía se compromete a apoyar a sus franquiciados con un equipo especializado en las distintas áreas del negocio. Asimismo, a lo largo de sus seis décadas de existencia, la marca ha tenido oportunidad de implementar al máximo los procesos de producción en una comunión perfecta entre el obrador artesano, que elabora la pizza con productos frescos y naturales, y la máquina, que mide los tiempos y posibilita el servicio exprés.

Little Caesars ahora llega a España y lo hacen de la mano de Fresh Foods, a título de master franquiciador para la zona de Madrid y Navarra.

La expansión en España

Kepa Buruchaga, consejero delegado de Fresh Foods, explica los motivos que le llevaron a decantarse por el proyecto y su relación con Little Caesars. Trabajando en Costa Rica, tuvo oportunidad de viajar mucho por los distintos países de Centroamérica llamándole la atención el rápido desarrollo del negocio de Little Caesars en la zona. Le pareció un modelo tan rompedor que, a su regreso a España, decide trasladarlo aquí. Para hacerlo posible identificó primero a otro socio emprendedor y luego buscó apoyo en un grupo de inversores. El resultado es el nacimiento de Fresh Foods, la compañía que suscribe el contrato de operador múltiple con Little Caesars y por el que se compromete a abrir, de aquí a cinco años, un total de 35 establecimientos en la tercera parte del territorio nacional adjudicado, esto es, desde Madrid hacia el Norte incluyendo las zonas de Aragón, Navarra y País Vasco. Los otros dos tercios restantes del territorio español están aún pendientes de adjudicar.

El primero que abrirá sus puertas en España el lunes, 16 de diciembre, será el establecimiento ubicado en el número 113 de la calle Bravo Murillo, en Madrid, de 170 m2. A este le seguirá, antes de que finalice el año, un segundo en la calle Alcalá, a la altura de Ciudad Lineal, de 250 m2. Los planes de Fresh Foods son abrir los doce primeros locales en Madrid para continuar luego por Vitoria -ciudad natal de Buruchaga- Bilbao y Zaragoza.

En cuanto a las dimensiones de los locales, la superficie mínima para que resulten operativos es de 150 metros cuadrados buscando siempre emplazamientos premium y con mucho tránsito para compensar, en parte, la ausencia del servicio de delivery. La ambientación y diseño, aunque cuentan con el visto bueno de la central, es propio, de manera que poco o nada tiene que ver la ambientación de un Little Caesars en España con otro de EE.UU.

También se han hecho ciertas adaptaciones del producto al mercado local. Dos peculiaridades, por ahora en exclusivas, de las que dispondrán los clientes de Little Caesars en España son la pizza barbacoa y la posibilidad de consumir cerveza, en un horario de apertura de 12.00 a 24.00 horas todos los días del año.

No obstante, y aunque la oferta resulte atractiva, preguntamos a Buruchaga si no le parece arriesgado desembarcar en España con una enseña de restauración, un sector bastante maduro, a lo que responde: “conocí al operador de Panamá que me hizo una observación que me convenció. Me dijo: tu olvídate del número de pizzerías que hay, aquí compites con un Burger King o con un McDonald’s, el que quiera lujo dentro de la comida rápida no es cliente tuyo. Y eso es lo que vamos a hacer, incrementar la industria de la pizza en España”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias