Las tendencias que anticipan el futuro de la alimentación y la restauración

Según el informe Rethink: Food&Restaurants, que The Valley ha presentado hoy en Madrid.

The Valley
The Valley

Esta mañana se ha celebrado en The Place –el espacio de innovación de The Valley– la jornada Rethink: Food&Restaurants, en colaboración con Willis Towers Watson, donde se han compartido las nuevas tendencias tecnológicas del sector del gran consumo, la alimentación, la restauración y la distribución.

En el marco de este evento, Juan Luis Moreno, socio y director de Innovación de The Valley, ha presentado el informe Rethink: Food&Restaurants, que detalla las cuatro macrotendencias que están transformando el mercado: Tecnología al servicio de la alimentación. On-Demand (diseñar y crear nuevos productos y servicios personalizados, bajo demanda y conectados). Reina la experiencia (experiencia de cliente). Cerrando el ciclo (nuevos formatos y modelos de negocio inspirados en la economía circular).

Extraemos ahora algunos de los fenómenos enmarcados en esas cuatro grandes tendencias, que dibujan el futuro inmediato del mercado y que algunas franquicias ya están 'absorbiendo', como observamos, por ejemplo, en las cadenas de dark kitchen que están floreciendo ya en el mercado.

FoodLabs y espacios de trabajo dedicados a la innovación alimentaria y la gastronomía digital donde prototipar productos y servicios gastronómicos como alimentos ricos en proteínas hechos a base de electricidad, aire, agua y bacterias, o frutas cultivadas en condiciones de altas temperaturas y escasez de agua, de forma más sostenible.

El auge de las Dark Kitchen, cocinas focalizadas en exclusiva en preparar pedidos a domicilio, que surgen como resultado del aumento de demanda de servicios de delivery (reparto a domicilio). Hablamos de restaurantes delivery-only que no necesitan grandes instalaciones, pues solo funcionan con servicio de entrega, o de nuevas incubadoras que entrenan a los restaurantes para mejorar su servicio de entrega a domicilio.

La influencia Netflix, con su modelo de suscripción, llega también al sector de la restauración. De forma fácil, personalizada, conveniente y con tarifa plana, se pueden recibir kits de comida preparada a domicilio. Su auge es tal que para 2025 se pronostica que el mercado mundial de entrega de kits de comida tendrá un valor de casi 9.000 millones de dólares.

La Inteligencia Artificial al servicio de la conectividad. Los expertos en IA están trabajando en la posibilidad de pedir y pagar combustible o alimentos y hacer reservas en restaurantes a través de marketplaces en el propio vehículo, que se gestionan mediante el uso de la voz, el control de movimiento o el control táctil, desde el coche conectado.

Nuevos modelos de gestión con herramientas innovadoras y robótica. Un ejemplo son las apps que integran el pago, la gestión de pedidos y los clubs de fidelización de establecimientos, para ofrecer mejor experiencia de usuario. El futuro contempla, en paralelo, supermercados robotizados cuyos autómatas realizan labores de reposición de productos o de limpieza. La previsión es que para 2025 haya un total de 4 millones de robots en más de 50.000 supermercados.

La magia del punto de venta físico, donde lo instagrameable adquiere importancia. En los supermercados, por ejemplo, se pueden vivir tres experiencias: una completamente digital en la que se paga mediante reconocimiento facial, una online en la que se pide la compra y se recibe a domicilio o una combinada en la que se compra a través del móvil en la tienda física y se recibe la compra en casa. Cafeterías, restaurantes y bares aprovechan la tecnología para crear espacios experienciales donde se puede, por ejemplo, comer en un local donde todo (vajillas, mesas, sillas...) está impreso en 3D, o pedir comida de forma hiperrealista, lo que se traduce esto último en ver, en realidad aumentada y/o inmersiva, cómo son los platos del menú.

La búsqueda de la sostenibilidad en restaurantes zero-waste (residuo cero) con impacto social y que se consigue, por ejemplo, con un menú fijo que optimiza la previsión de materias primas y así evita desperdicios. Otra iniciativa son los helados veganos y plastic-frees (sin plásticos) servidos en recipientes reutilizables, así como los supermercados libres de plástico que utilizan materiales biodegradables como las algas para sus envases.

El upcycling o el potencial del 'supra reciclaje', que consiste en aprovechar materiales reciclables para crear productos con un mayor valor que el del material original. Se trata, en definitiva, de transformar residuos en objetos de valor. Por ejemplo: envases sostenibles hechos a partir de quitina (desecho proveniente de las langostas) o alimentos nutritivos que se cocinan en impresoras 3D con productos que están demasiado maduros para ser vendidos, pero que son comestibles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias