Y antes de firmar

En la teoría, la relación contractual entre franquiciador y franquiciado es de igual a igual (dos empresas independientes), pero la realidad es bien diferente, porque el poder de negociación y de toma última de decisiones lo tiene el franquiciador por el bien de la cadena.

La paradoja para explicar esto es que, lo contrario, daría imagen de poca seriedad y fiabilidad como organización estructurada y viable.

Los expertos sostienen que el contrato debe ser equilibrado en derechos y obligaciones. Pero, al mismo tiempo, los contratos de franquicias suelen ser un modelo estándar, diseñado para una determinada enseña con obligaciones y derechos necesarios para esa relación. Sería como un traje a la medida de esa franquicia. Si el franquiciado tuviera la posibilidad de negociar determinadas condiciones, se estaría haciendo un traje a la medida de cada franquiciado. Paradójicamente, eso daría la sensación de que el franquiciador no tiene un modelo de negocio estudiado y organizado. Y esos trajes a medida para cada franquiciado degenerarían en agravios comparativos.

Por ley (Real Decreto 201/2010, de 26 de febrero), tienes derecho a obtener información precontractual por escrito, 20 días antes de la firma de un contrato o de cualquier desembolso económico al franquiciador. No obstante, no siempre se cumple la ley y hay cadenas que dan esa información a la firma del contrato. Si nos guiamos por el artículo 3 del citado RD, deberías recibir información que incluya una breve descripción de cómo es el negocio y el sector; descripción de las unidades activas de la cadena y de las que se abrieron y cerrando en el año anterior, y las cláusulas más importantes del contrato como precio, duración, delimitación territorial, etc. En algunos casos, se suele incluir la resolución del contrato. Pero no es lo habitual.

¿Y debe incluir ratios financieros? La ley es poco clara. Lo único que dice es que si el franquiciador da cifras, tienen que ser verídicas y contrastadas. La gran mayoría no las incluye y si lo hace, lo más habitual es que pongan que son estimaciones basadas en otras unidades y que el franquiciado debe tener en cuenta que pueden variar porque dependen de la ubicación, el target, etc.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias