Transporte y mensajería: Desde Internet al mundo entero

Con la facturación y el número de establecimientos en retroceso, las cadenas buscan insuflar aire a la actividad con envíos internacionales y con servicios ligados al comercio electrónico, los dos pilares sobre los que sustentan su travesía por un mercado que aún no vislumbra un repunte a corto plazo.

Entorno económico desfavorable, crecimiento del desempleo, consumo débil y retroceso de la actividad industrial. Si a esto sumamos una fuerte presión sobre los precios, el resultado es un cóctel indigesto que sabe a caída en la cifra de expediciones y en el volumen de negocio, como ilustra la consultoría DBK. El mercado registró el anterior ejercicio una facturación de 6.230 millones de euros, un descenso del 3,1%, superior al 1,1% y al -0,8% del 2011 y 2010 respectivamente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La franquicia también muestra signos de debilidad, al pasar de 1.449 millones de euros a los 1.313 con los que cerró 2012, según la AEF. En cuanto al número de agencias, el descenso (de 2.429 a 2.277) ha estado protagonizado por las unidades asociadas (288 menos), mientras las propias, lejos de desinflarse, suman 136 oficinas nuevas, lo que significa que las centrales están reforzando sus redes a través de un crecimiento orgánico.

Ante un mercado hostil, las marcas recurren a dos vías para tomar aire. Por un lado, la actividad ligada al comercio electrónico confirma su potencial, con una subida del 7,5%, que se dispara hasta el 17% en el segmento de operaciones dirigidas a los consumidores finales, informa DBK. Subrayar aquí que los artículos de moda y para el hogar, los equipos electrónicos e informáticos y los productos editoriales son los que más peso poseen en una actividad con recorrido, explica Pablo Gutiérrez: “Lejos aún del nivel de penetración de otros países europeos, las ventas on line constituyen una línea a explotar en los próximos años”.

La recuperación será lenta, con unos precios que seguirán a la baja

Crecen los envíos internacionales
La otra gran corriente a seguir es la de los envíos internacionales, una parcela que ha evolucionado al 2,1%, en contraste con el retroceso del 4,3% de las operaciones nacionales. En este escenario cambiante, para Alberto Genescá, presidente de la Asociación Española de Empresas de Mensajería (AEM), “hay que estar atento a las iniciativas empresariales y a las nuevas formas de negocio”.

De un vistazo

Nivel de saturación.

Inversión media.

Riesgos.

Oportunidades.

Tendencias.

Novedades.

Potencial ciudades.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias