Emprender sin hipotecas pasadas

Examinamos las claves operativas y tendencias de una actividad que, tras una época de excesos varios, parece haber alcanzado la calma necesaria para generar, de nuevo, oportunidades.

Una ciclogénesis explosiva de dimensiones bíblicas. Cualquier definición superlativa se queda corta para retratar la crisis que ha arrasado la economía española en su historia reciente, con el sector inmobiliario como uno de los principales damnificados. Pero esta actividad siempre ha sido, es y será un pilar de la economía nacional, de ahí que resulte interesante examinar la realidad actual del mercado inmobiliario en franquicia, cómo ha afrontado la travesía del desierto de los últimos años, en qué medida se ha reinventado y qué oportunidades ofrece hoy a los emprendedores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Las cifras, como siempre, nos ayudan a describir el escenario donde nos movemos. El Centro de Información Estadística del Consejo General del Notariado indica que, entre enero y agosto del presente ejercicio, el promedio mensual de operaciones de compraventa de viviendas (28.023) creció el 18,8% respecto al mismo período del año anterior, cuando se contabilizaron, cada mes, 23.589 movimientos.

En una línea similar, la consultoría DBK señala que, en el primer semestre del 2014, el número de transacciones de viviendas nuevas aumentó el 15,1% en relación al mismo periodo del 2013; un año este último, por otro lado, donde este tipo de operaciones registró un descenso acumulado del 52%.

En calma chicha

Con estos números en la mano, los expertos apuntan a una estabilización de la actividad, con lo que parece dejar atrás las caídas de los últimos ejercicios. “El mercado, donde ya ha tenido lugar una selección necesaria, ha tocado fondo”, expone Xavier Vallhonrat, presidente de la Asociación Española de Franquiciadores (AEF). “A partir de aquí, se observa una lenta recuperación, por lo que comienza a existir otra vez demanda y a ser, de nuevo, una opción de negocio que interesa a los candidatos”.

Oportunidades que hablan con propiedad

En este contexto de aparente tranquilidad, buscamos oportunidades y tendencias. Desde la cadena de agencias inmobiliarias Tecnocasa aseguran que la crisis no les obligó a reinventarse. “De hecho, seguimos trabajando con el mismo método operativo y aplicando nuestro propio know how. Quizás, en los últimos tiempos sí que estamos trabajando más con alquileres, una opción que nuestras oficinas, durante los años del boom, trataban de manera más residual y que ahora supone un importante volumen de trabajo”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Vallhonrat también apunta en esta dirección. “Detectamos la aparición de enseñas dedicadas al arrendamiento, con inversiones asequibles y que van cobrando protagonismo”.

Para Pablo Gutiérrez, director general de Operaciones de mundoFranquicia Consulting, existe hueco para las cadenas especializadas en alquiler seguro, “que surgieron en época de crisis, con un concepto basado en acuerdos con aseguradoras y departamentos jurídicos”.

Vinculada a la actividad inmobiliaria, emerge la administración de fincas. “Si una compañía logra integrar, de forma coherente y profesional, este servicio y la intermediación inmobiliaria, estaremos ante un proyecto más que interesante”.

Miguel Ángel Oroquieta, socio director de T4 Franquicias, traduce lo anterior en el término facility management. “Se trata de empresas que, además de realizar la intermediación, despliegan todos los servicios auxiliares que comporta una operación de esa naturaleza. Al final, es una manera de obtener más rentabilidad y, así, compensar y optimizar un número más bajo de transacciones”.

Perfil de emprendedor por metro cuadrado

Y tras las oportunidades, examinemos aquellos aspectos clave al gestionar un negocio inmobiliario, algo que os dará pistas sobre si vuestro perfil encaja en este mercado. En Tecnocasa tienen claro que la formación es capital, además de integrarse y formar parte del día a día del barrio. “Según nuestra experiencia y modo de trabajar, cualquier emprendedor al frente de una agencia debe conocer todos los estadios de la profesión”.

Cristina Blanco, responsable de Marketing y Comunicación de Look & Find, opina que es un buen momento para el profesional inmobiliario que sepa responder a los constantes cambios del mercado, “así como prestar un servicio diferencial y una atención personalizada y de calidad”.

Ah, y no olvidéis la prudencia al plantear objetivos. En este sentido, hay que cambiar el chip de los años de bonanza e interiorizar que el contexto no es el mismo. Como dato, el Consejo General del Notariado señala que, en agosto pasado, el precio promedio por metro cuadrado de las viviendas vendidas fue de 1.111 euros, lo que representa una caída interanual del 8,6% y una acumulada del 41,4% desde el comienzo de la crisis, en el 2007. Tened presente esto, si no queréis que el riesgo de bajar la persiana del local aumente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias