Un aval para emprender

Mostramos cómo es el proceso y algunos de los recursos financieros que despliega la entidad al respaldar proyectos en franquicia. 

Con la financiación de pymes y autónomos como una de sus misiones capitales, Avalmadrid ha proporcionado recursos a diversos franquiciados para que monten sus negocios. De la mano de la entidad, os mostramos una de las últimas operaciones en esta dirección, personificada en Javier Llorens y Gonzalo del Barrio, propietarios de Afilgud Campany, SL (sociedad que gestiona franquicias de Centros Único, especializadas en depilación láser y medicina estética).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los protagonistas de esta historia emprendedora comparten ahora las vías de financiación que utilizaron, pero también reviven las motivaciones que les llevaron a convertirse en franquiciados. Información toda ella que ilustra la realidad del mercado y que os puede resultar útil a todos aquellos que estéis planteando montar una franquicia.

Qué y cómo lo financio

Al definir su proyecto, Llorens y Del Barrio tenían claro qué necesitaban financiar y los canales a explorar. “Para poner en marcha nuestros tres centros de medicina estética precisábamos financiación con la que costear inversiones en maquinaria, canon de franquicia, obra civil y mejoras del local. Y como cualquier emprendedor, presentamos el negocio en varios bancos, que, aun transmitiendo su confianza en el negocio y en los promotores, exigían unos avales, garantías hipotecarias o unas pignoraciones elevadas”.

En esta búsqueda de recursos, ambos emprendedores se dirigieron a Avalmadrid. “Nos pidieron seguir un proceso de evaluación del proyecto muy bien estructurado, aportando una documentación básica sobre nuestra sociedad y bienes. A partir de aquí, se convirtieron en avalistas de las operaciones de crédito frente al banco que habíamos escogido”. No finalizó aquí la relación con una entidad que también les concedió un aval de rentas frente a los propietarios de los centros comerciales La Vaguada y Xanadú.

Respecto a los plazos, “en cinco semanas tuvimos preparado el crédito para formalizarlo con el aval de Avalmadrid”.

¿Por qué en franquicia?

Ambos socios tuvieron claro desde el principio que la franquicia sería la elegida para acometer el proyecto. En esta decisión pesó su trayectoria profesional vinculada al ámbito de los franquiciadores y de las multinacionales. “Conocer desde dentro el funcionamiento de muchas enseñas nos llevó a buscar la ayuda de un experto, el franquiciador, para ayudarnos a abrir un negocio en un sector desconocido para nosotros. En este sentido, veníamos del sector de la restauración y retail, de ahí que la medicina estética representase un reto”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Hecha esta reflexión, Llorens y Del Barrio empezaron a examinar el mercado, a ver posibles sectores de crecimiento y a escoger a sus compañeros de viaje. “Este periodo de estudio y análisis duró cuatro meses, evaluando muchos segmentos y redes. Una vez seleccionada la actividad, la fase de elección del franquiciador ocupó dos meses, hasta que conseguimos todos los datos necesarios para decantarnos por Centros Único”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias