10 cosas que debes saber al invertir en franquicia

Principales partidas, recursos propios, porcentaje que puedo financiar… Las cifras de la franquicia, de modo claro y resumido.  

La inversión en franquicia presenta recovecos y particularidades que tienes que conocer. Sólo así podrás hacer los cálculos de manera precisa y hablar con propiedad de números con la central. A continuación, un decálogo de consejos, puntualizaciones, conceptos y realidades sobre la inversión que debes tener en cuenta a la hora definir el desembolso inicial requerido para montar una franquicia. Información, por otro lado, que te ayudará a interpretar las cifras de nuestra Guía Online de Franquicias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

1. La exactitud de lo aproximado. Al hablar de inversión, siempre lo hacemos acompañado del término “aproximada”. Y es que resulta complicado calcular el desembolso exacto que se precisa para montar una franquicia, ya que está sujeto a partidas como la obra civil, que pueden oscilar entre lo previsto inicialmente y el importe final.

2. Todas las cartas sobre la mesa. Cuando preguntes a la central sobre la inversión que has visto publicada en su web, en una guía o en un medio, pídele que te especifique si en ese desembolso se engloban partidas tan importantes como el IVA o la obra civil, para no llevarte después sorpresas desagradables.

3. Invertir con propiedad. No existe una regla universal sobre los recursos propios –aquellos que no se financian- que uno ha de poseer para afrontar la inversión. Los expertos recomiendan, no obstante, que el porcentaje oscile, como máximo, entre el 40 y el 50% del total del desembolso inicial. Recuerda que recurrir a una financiación excesiva puede comprometer la viabilidad futura del proyecto.

4. Papel mojado. Muchas franquicias subrayan que mantienen acuerdos con bancos y entidades para facilitar al asociado la financiación. En este caso, pregunta, averigua, indaga si esos acuerdos contienen condiciones realmente ventajosas para ti, como emprendedor, o son papel mojado.

5. El local manda. Lo puedes hacer, pero no es habitual exigir a la central que te garantice al 100% la cifra de inversión inicial que te comunicó en su momento. Este importe viene condicionado, básicamente, por el local donde se implante el negocio y el acondicionamiento del mismo. Hasta que no tengas estos dos conceptos claros y sobre la mesa, no sabrás la cuantía definitivo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

6. Una obra faraónica. No descartes que la cuantía de la obra civil sea mayor que la estimada en un principio, ya que dependerá de la ubicación elegida. Lo que es injustificable es que la central no te advierta, al inicio, de esos posibles desfases.

7. ¿Ofertas? Con la vista puesta en captar a franquiciados, determinadas franquicias caen en la tentación de reducir injustificadamente partidas como el derecho de entrada, para así hacer más atractiva la inversión. Esto supone un agravio comparativo respecto a aquellos asociados de la red que abonaron un importe mayor por ese concepto.

8. Lo desconocido no es atractivo. Hablamos de aquellos costes ocultos o, más bien desconocidos, que pueden pasar desapercibidos al principio, con los riesgos financieros que esto conlleva. Has de tener en cuenta, por ejemplo, los gastos relacionados con tu personalidad jurídica y, más en concreto, las diferencias de coste que asumirás si decides ser autónomo o sociedad mercantil, de lo que cotices o del porcentaje que poseas en la sociedad, entre otros aspectos. Otro coste del que no te debes olvidar es el relacionado con los gastos de desplazamiento a la central para recibir formación y/o asesoramiento y para asistir a las convenciones de la cadena.

9. La Santa Trinidad de la inversión. Con excepciones, pero las tres partidas más importantes de gasto en la actividad cotidiana son el coste de personal, las compras y el alquiler del local.

10. Fondo de maniobra. Interioriza este término. Calcular el fondo de maniobra es detallar los recursos que precisaremos para afrontar, con garantías, la actividad diaria durante los primeros meses del proyecto. El modo de calcularlo y el tiempo que se recomienda disponer de esos recursos varían. Así, nos encontramos con alguna enseña que aconseja al franquiciado disponer de un fondo que represente el 50% de los principales gastos cotidianos, de forma mensual y constante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión