Te enseñamos a competir contra las multinacionales

Un simple código de barras puede ser el primer paso para plantar cara a empresas que nos superan en tamaño y recursos. 

38-0. El resultado por el que Islas Fiyi ganó recientemente a Micronesia en un partido de fútbol perteneciente a un torneo clasificatorio para los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro. Quizás en algún momento también te hayas sentido pequeño, abrumado ante esas multinacionales con las que compartes mercado y que te golean una y otra vez.

A continuación te mostramos estrategias que han puesto en marcha varias franquicias, con las que enfrentarse a multinacionales. Técnicas que te servirán para quitarte la camiseta de Micronesia y enfundarte la del Brasil del jogo bonito. Empecemos el partido entonces:

Innovar para diferenciarte

Reconocía en una entrevista Pedro López, consejero delegado de Chocolates Valor, que sentir la presión de las multinacionales les había ayudado a crecer. “Este escenario te obliga a una actividad promocional muy fuerte y cara, y a buscar constantemente productos y líneas que te diferencien de los demás”. Esta diferenciación la aplican en productos específicos, en formatos, en la imagen o en la publicidad. “A partir de aquí, hemos conseguido ser lideres en nichos muy concretos como las tabletas de chocolate negro o el chocolate a la taza, donde tenemos el 38% del mercado”.

Algo más que un código de barras

La innovación tiene que impregnar cualquier rincón de la empresa. Si os fijáis en cualquiera de los artículos de la firma Migueláñez, comprobaréis que incluye un código de barras exclusivo, con la silueta de la compañía. “Esto no te aporta más ventas, pero sí transmites un ambiente de innovación y cuidado por los detalles”, ilustra Mario Migueláñez, director general de la sociedad.

Explora nuevas posibilidades

Analiza tus recursos y puntos fuertes para plantear la posibilidad de desarrollar vías alternativas de ingresos. Chocolates Valor abrió en su momento un nuevo mercado en el que no estaban, el industrial, en el que venden a otras empresas (heladeros, turroneros, galleteros) chocolate de calidad para sus procesos.

Velocidad más que de crucero

La rapidez es una de tus principales bazas, frente a las estructuras más rígidas de las multinacionales. Migueláñez dedica parte de sus esfuerzos a identificar las potenciales demandas de sus consumidores y a responder a las mismas con una gran rapidez en el desarrollo de sus artículos, intentando siempre ir un paso por delante de sus competidores.

Un ejemplo de esto lo encontramos cuando, desde la empresa, observaron que la gente adquiría los productos para llevárselos a casa y consumirlos ahí. “Frente a esta tendencia, respondimos de inmediato con el lanzamiento de envases de un kilo de chuches, entre otras referencias”.

Más cerca del cliente, más rentable

La empresa familiar de bricolaje Bricoking ha apostado por el formato de proximidad, frente a competidores que se caracterizan por abrir grandes superficies, con necesidades de aparcamiento incluidas. “En este tiempo de crisis, todos damos más valor a nuestro tiempo y al dinero que gastamos en combustible para llegar a un área comercial como ocurre en Leroy Merlin”, señala Enrique F. Coco, director de Desarrollo de la cadena.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión