Muere el director de la firma de golosinas Migueláñez

De su mano, la empresa acentuó su carácter innovador y se hizo un nombre propio en el sector de los dulces y golosinas. 

Mario Migueláñez Martín, director general de la empresa de golosinas Migueláñez, falleció este pasado martes, “en un desgraciado accidente en Rusia, mientras ejercía su actividad de ocio preferida”, según comunicaron ayer desde la compañía.

Migueláñez, de 43 años, tomó en su momento el relevo de su padre al frente de una compañía que dio sus primeros pasos en 1980, con la apertura, en el centro de Madrid, del primer Cash & Carry de productos de confitería en España. A partir de aquí, la sociedad creció hasta convertirse en uno de los nombres propios del sector.

En una entrevista con Emprendedores el pasado año, recordaba que una de las claves de su negocio era la innovación, elemento que les permitía competir con las multinacionales que pueblan el mercado de los dulces y la confitería. Migueláñez mostraba entonces su entusiasmo con uno de los últimos proyectos en esa línea innovadora: el lanzamiento de la cadena de franquicias Sweet Store by Migueláñez.

Una conversación en la que este emprendedor apasionado y cercano también transmitía su firme compromiso con la raíz familiar de la empresa. “Quizás no hayamos crecido tan rápido en los últimos años como hubiésemos hecho con recursos ajenos, pero, dentro de la filosofía familiar de la empresa, está que todos los beneficios se vuelvan a invertir”.

Desde la firma se transmite a clientes, proveedores y colaboradores que, “con independencia de la dura situación, la actividad continuará adelante de la misma forma que se ha hecho hasta ahora, con el esfuerzo y cariño de todos”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias