La clave está en ser negocios complementarios

image
Ingrid Poyer: “El corner es una buena oportunidad para el emprendedor novel”.

El verdadero córner está pensado como negocio complementario a otro que ya existe. Así lo han planteado los responsables de Animal Party, franquicia que facilita la confección de peluches personalizados en el momento. “Hemos diseñado una máquina muy pequeña y eso nos hace muy atractivos porque no ocupa mucho espacio. Es ideal para negocios que están enfocados a niños y que quieren ofrecer algo más”, explica Ingrid Poyer, directora de negocio de Animal Party. Las tiendas de esta enseña requieren una inversión inicial de 28.000 euros. En ellas se pone en marcha una experiencia de ocio para que grandes y pequeños puedan elegir el peluche que más le gusta, sus complementos, el mensaje hablado que puede transmitir el peluche...

Ofrecen más de 60 modelos de muñecos distintos y en torno a 250 accesorios y vestidos. Pero también entienden que la posibilidad de construir un peluche personalizado es muy interesante para negocios como guarderías, zonas de juegos, centros comerciales e incluso restaurantes. El único requisito es que puedan atraer a sus clientes más habituales: niños y niñas de entre cuatro y 10 años. “Funciona muy bien como oferta para celebrar cumpleaños”, explica Poyer. Hasta ahora sus córners están en Vips, El Corte Inglés y Toys “R” Us, pero –asegura– que tienen peticiones de negocios de ocio e incluso de empresarios de ferias ambulantes. En estos casos, la oferta es algo más reducida que en las tiendas; los clientes tienen 20 modelos de peluche y unos 50 accesorios. La principal ventaja es económica ya que la inversión es menor: 15.000 euros, con todo el mobiliario nece-sario incluido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias