+

Emprende de la mano de un líder en un sector seguro, rentable y en crecimiento

EROSKI propone un modelo de franquicia con unos valores genuinos, en continua evolución, que se adapta a los cambios del mercado y con la misión de dar respuesta a las necesidades de los franquiciados y de los clientes.

Enrique Martínez, director de Franquicias de EROSKI.

5.266 millones de euros de facturación, 21.907 referencias de productos locales, 28.939 trabajadores, 3.412 empleos estimados en franquicias. Registrados en el último ejercicio, los datos muestran la solidez del primer grupo de distribución de carácter cooperativo de España y, por extensión, la seguridad de emprender de su mano. “Nuestra franquicia inició su camino hace ya 40 años y ha ido evolucionando hasta convertirse en una franquicia moderna, adaptada a las situaciones de mercado y cuya misión es dar respuesta, cada día mejor, a las necesidades de nuestros asociados”, resume Enrique Martínez, director de Franquicias de EROSKI. “Aportamos algo genuino, en el sentido de que somos una cooperativa de trabajadores, con valores diferentes a los de otras sociedades. Entendemos las incertidumbres de los emprendedores, sus necesidades, somos socios trabajadores y así resulta más fácil alcanzar las metas, al ser una misión compartida”.

Pero en qué se traduce la filosofía descrita. “Nuestra relación se basa en la cercanía y la confianza. A partir de aquí, ofrecemos proyectos llave en mano, donde nos encargamos de todo lo necesario para abrir el supermercado, como la búsqueda de local, ejecución de obra civil, gestiones legales, apoyo económico y formación. Tras la apertura, les seguimos asesorando y acompañando para asegurarnos que alcanzan el objetivo y rentabilidad deseadas”.

Relacionado con el último punto, «las franquicias EROSKI dan una rentabilidad excepcional respecto a la media de mercado”, recuerda Martínez. “El de la distribución alimentaria es un sector esencial, en crecimiento, presenta un riesgo más reducido que otros y aporta una rentabilidad adecuada”.

Apoyo a todos los eslabones de la cadena

De vuelta al soporte a la red franquiciada, la compañía lo ha fortalecido durante la crisis, “de la misma manera y con la misma intensidad que en la red propia, multiplicando los envíos de suministro, potenciando aquellas referencias con mayor demanda, asesorando y facilitando políticas de seguridad, pero, sobre todo, estando cerca y apoyándoles en el día a día”. Desde EROSKI han prestado especial atención a los franquiciados de zonas turísticas y de impacto estacional. “Hemos estudiado cada caso en particular, con planes económicos personalizados para asegurarnos que los que peor lo están pasando no se queden atrás”.

“Las franquicias EROSKI dan una rentabilidad excepcional respecto a la media de mercado”.

El buen trabajo con la red tiene su reflejo, por ejemplo, en una encuesta externa donde el 95% de los fraquiciados se muestra satisfecho con el modelo de franquicia de EROSKI. “Nuestro objetivo es su satisfacción, es lo que nos ocupa cada día y es el eje de las decisiones que adoptamos”.

Un mercado –y una franquicia– sólidos y al alza

Esta base tan consistente ha impulsado el crecimiento de una cadena que, aun en los escenarios más complejos, está mostrando un comportamiento extraordinario, hasta el punto de haber inaugurado 30 franquicias en los primeros seis meses del 2020, mientras las ventas de la red asociada aumentaron cerca del 30% en ese mismo periodo, un 16% por encima del mercado, según la compañía de medición y análisis de datos Nielsen.

“Los establecimientos de proximidad y los regionales han sido, según las primeras consultorías del país, los principales puntos de venta de alimentación en la pandemia”, explica Martínez. “Y nuestras franquicias responden a ese perfil, al ser supermercados de ultraproximidad de 150–400 metros cuadrados, con referencias locales, un amplio surtido en productos frescos y alimentación, además de atención cercana y de confianza. Hablamos, en definitiva, de referentes para el consumidor en la crisis sanitaria”.

Con este crecimiento, EROSKI continúa la tendencia positiva de un 2019 en el que pusieron en marcha 58 nuevas franquicias, lo que cristalizó en una inversión global de 8,7 millones de euros y la creación de 346 empleos. “Mantenemos el ritmo de ejercicios anteriores, con un balance de más de 300 inauguraciones en los últimos seis años, superando hoy el medio millar de supermercados franquiciados”.

Han inaugurado 30 franquicias en los primeros seis meses del 2020, mientras las ventas de la red asociada aumentaron cerca del 30% en ese mismo periodo.

Ya con vistas al futuro inmediato, la compañía tiene por delante un amplio recorrido. “Consideramos fundamental extender, a la franquicia, nuestra apuesta por la innovación en formatos comerciales. No olvidemos que disponemos de varias opciones de enseñas, para que se adapten de la forma más adecuada a cada asociado y a la población donde quiera abrir”. Llevado a la práctica, el objetivo de aquí a los próximos años es crecer por toda España, con un foco especial en Andalucía, Madrid, Castilla-La Mancha, Extremadura y Levante.

Respondiendo a los nuevos desafíos

Al abordar su expansión, EROSKI tiene muy presentes los cambios sociales y de comportamiento en el consumo que estamos viviendo. “Además de garantizar el suministro continuo, los distribuidores debemos ser capaces de hacerlo garantizando entornos seguros para los trabajadores y los clientes, sin olvidar el diseño de procesos que faciliten una experiencia de compra cómoda y atractiva. Nosotros estamos monitorizando los datos para conocer, entender y ajustar la oferta a esos cambios con precisión y agilidad. Trabajamos, en definitiva, para identificar oportunidades que den servicio a las nuevas tendencias y necesidades de la sociedad y, en paralelo, contribuyan a regenerar el tejido económico dañado en la crisis”.

«Ofrecemos proyectos llave en mano, donde nos encargamos de todo lo necesario para abrir el supermercado».

La actual crisis ha servido, por otro lado, para subrayar las fortalezas de esta franquicia, reconoce Martínez. “Aquí me detendría en la extraordinaria reacción de todos los eslabones de la cadena de valor –del proveedor al personal en tienda–, la capacidad de adaptación y búsqueda de soluciones a una situación sin precedentes, el esfuerzo para asegurar el suministro o la solidaridad con personas en situación de vulnerabilidad. EROSKI ha crecido sobre la base de unos valores que en esta crisis se revelan imprescindibles. Conceptos como solidaridad, equidad, compromiso y responsabilidad social nos han guiado siempre y son la referencia para proyectos futuros”.

Concluye Martínez que, de esta experiencia, han salido fortalecidos. “Como organización, hemos demostrado de lo que somos capaces, mientras que la relación tan intensa que hemos mantenido en este periodo con los consumidores y con los franquiciados nos ha situado aún más cerca de ellos, que es donde queremos y debemos estar”.