Estas franquicias dan una nueva –y rentable– vida a millones de productos

Cadenas sólidas y que es previsible refuercen su posición en época de crisis.

Franquicias de segunda mano

En el ecosistema de las franquicias existen una serie de cadenas que ponen el foco en comercializar oportunidades y/o artículos de segunda mano, una fórmula con la que se da salida a productos de diferente naturaleza, desde moda y tecnología, hasta libros y alimentación, pasando por menaje-hogar y juguetes. En este segmento de actividad, por otro lado, operan cadenas ya consolidadas, con una trayectoria sólida en nuestro mercado y que es previsible en época de crisis económica –contracción del consumo y de la capacidad adquisitiva– refuercen su posición.

CASH CONVERTERS. De origen australiano y creada en 1984, “es la única franquicia mundial especializada en la compraventa de artículos de segunda mano”, como subrayan en su página web. Un proyecto que se ha consolidado en el sector “gracias a un know-how depurado y contrastado con más de 500 tiendas por todo el mundo”.

En Cash Converters, que se implantó en España en diciembre de 1995 con una tienda piloto en Barcelona, los clientes venden productos, “por los que pagamos en el acto y al contado, de forma fácil y rápida, con las máximas garantías de seriedad y profesionalidad”.

La empresa facturó 47,5 millones de euros en el 2017, según el ranking que La Revista Emprendedores elabora junto a Iberinform, donde recogemos las 500 centrales más grandes de España por volumen de negocio.

SQRUPS!. La franquicia concentra sus esfuerzos en buscar stocks de oportunidad para satisfacer las necesidades de los consumidores. “Al ofrecer productos que son excedentes de fabricación o restos de stocks o de liquidaciones, podemos realizar importantes descuentos y seguir ofreciendo calidad”, subrayan desde una central que enumera, a continuación, los valores fundamentales de la marca:

  • Ofrecer la mejor relación calidad-precio.
  • Mejorar cada día la gama de oportunidades.
  • La continua rotación de productos.
  • La garantía de nuestros artículos.

La empresa facturó 4,7 millones de euros en el 2018.

CEX. Esta franquicia despliega un modelo de negocio basado en la compra y venta de productos tecnológicos. Su éxito se fundamenta en el doble rendimiento de sus clientes, ya que son ellos mismos quienes los venden y a la vez los compran. “Hemos creado un concepto de tienda a pie de calle, especialista en la compra-venta de productos tecnológicos de segunda mano, como: juegos, DVD, artículos informáticos, electrónica, teléfonos móviles, imagen y música”, destacan desde la central.

Como ventajas competitivas, destacan: más de 20 años de experiencia y conocimiento; capacidad para dar rotación al producto que no se vende; más de 580 tiendas activas; un modelo de negocio a prueba de recesiones, buen control de calidad que permite ofrecer una garantía de 24 meses en casi todos los productos; formación inicial y continuada, técnica y comercial; asesoramiento en las compras; gestión del negocio y gestión de stocks; ayuda en la búsqueda y aprobación del local seleccionado.

La empresa facturó 4,2 millones de euros en el 2018.

FLAMINGOS VINTAGE KILO. Franquicia de moda que presenta, como ventaja competitiva, “un negocio original que permite desmarcarse de la competencia, ofreciendo productos de calidad a bajo coste”, según aclara la central.

El franquiciado debe ser una persona interesada por el mundo de la moda y que tenga pasión por el universo vintage.

La empresa facturó 1,2 millones de euros en el 2018.

RE-READ LIBRERÍA LOW COST. Esta franquicia ofrece la oportunidad de trabajar en un sector de interés cultural “muy atractivo, con un concepto totalmente nuevo, con una gestión innovadora y con un enfoque en marketing muy bien pensado”, como explican en su web. En Re-Read, el usuario puede encontrar libros de segunda mano en perfecto estado y también vender los suyos.

La empresa facturó 757.283 euros en el 2018.