Y el momento decisivo en mi franquicia fue…

A veces das un paso que no sabes si te llevará por el buen camino, pero que, con el tiempo, se revela acertado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuplé y una clienta insistente

Toñi Pastor, presidenta y fundadora de la marca de calzado Cuplé, recuerda cuando montó su primera tienda Cuplé en Elche, donde vendía una pequeña línea propia que completaba con las de otros fabricantes. “En 1987 la ciudad necesitaba una tienda de referencia, así que decidí apostar por la calidad. Luego abrí una tienda en Alicante, otra en Benidorm y otra más”.

Benidorm se sitúo de inmediato como el punto de venta de referencia, con unas ventas excelentes. “Teníamos una clienta de Burgos que cada vez que venía se llevaba 15 o 20 pares. Un buen día nos pidió una franquicia. Yo no tenía ni idea de qué era eso y le decía que no, pero ella era muy insistente”.

En ese momento, Cuplé no hacía prácticamente nada de publicidad. “Pero lo cierto es que las clientas nos pedían que abriéramos tiendas. Era a mediados de la pasada década y todo este proceso coincide con que, finalizados sus estudios en Estados Unidos, mi hijo se incorpora al negocio. Así que decidimos que había que expandirlo”.

Una decisión, en definitiva, que resultó clave en el crecimiento futuro de la cadena y que nació del empeño de una clienta fiel a la marca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Chocolates Valor: De lo artesano a lo industrial

Pedro López, tataranieto del fundador y consejero delegado de Chocolates Valor, retrocede a 1963 para relatar ese instante que marcó un antes y un después en su empresa.

Fue en ese año cuando los descendientes del fundador, Valeriano López (Valor en valenciano), resolvieron pasar de la etapa artesanal a la industrial, con una nueva planta, mucho más grande, y con el lanzamiento del concepto puro: un chocolate con mayor proporción de cacao, presentado en una gran tableta de medio kilo, algo totalmente novedoso, tanto que muchos no creyeron que funcionaría.

La presión de las multinacionales fue determinante para dar pasos en esa dirección. “Sí, sentimos permanentemente el apretujón de las multinacionales, lo que nos obliga a tomar constantemente decisiones muy importantes, y eso se ha acentuado aún más en los últimos años”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bricoking y sus compañeros de viaje

En el caso de la franquicia de bricolaje Bricoking, la decisión que marcó parte de su futuro tuvo que ver con cuestiones financieras y con la búsqueda de un socio que le acompañase en un momento delicado.

Nos situamos en el 2009, año en el que la firma gallega sella una alianza con Hubo, como rememoran desde la compañía. “La cadena de bricolaje Hubo, segundo operador del mercado belga, entró en el accionariado de Bricoking en 2009. La empresa atravesaba dificultades económicas que nos llevaron a buscar soluciones para capitalizar la compañía. Teníamos contacto con Hubo porque ambos pertenecemos a la central europea Bricoalliance. La entrada fue fantástica. Aunque funcionamos de forma totalmente autónoma, pues las decisiones operativas y comerciales se siguen tomando aquí”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias