Estas franquicias suman 742 años de vida

En la franquicia resulta clave que la actividad esté testada y que goce de una trayectoria sólida en el mercado, de ahí que estas marcas resulten un valor seguro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Chocolatería Valor

Más de 130 años dedicados a la elaboración de chocolate. En 1881 Don Valeriano López Lloret adoptaba el oficio de Xocolater. El nombre de la marca nació del apodo con el que todo el mundo conocía a Valeriano, 'Valor'. Posteriormente, su hijo se hizo cargo en 1891 de la actividad empresarial y comenzó a distribuir las tabletas de chocolate por los comercios españoles gracias a una camioneta Chevrolet que cargaba 1.500 kg de chocolate.

El concepto de sus chocolaterías cuenta con dos líneas de negocio: por un lado, una chocolatería donde el usuario puede degustar el característico chocolate de la marca, elaborado en cualquiera de sus variantes y acompañado de churros, “especialidad de la casa”. Como complemento, existe una tienda en el interior del local, provista de “todo tipo de productos elaborados, destacando los bombones artesanos”.

Spar

Los supermercados Spar nacieron en Ámsterdam en 1932, y pronto comenzaron a expandirse por los Países Bajos, para, en 1947, llegar a Bélgica. En 1953 su crecimiento fue tal que decidieron abrir la oficina internacional para seguir con su expansión por el resto de Europa.

La marca llegó a España en 1959.

A día de hoy cuenta con 12.680 establecimientos, con presencia en 36 países y una facturación aproximada de 28.000 millones de euros.

“Nuestro modelo de franquicia es fácil de gestionar, de ahí que puedan acceder a él emprendedores sin experiencia. Por otro lado, también buscamos a propietarios de establecimientos ya operativos y que quieran dar un giro a sus negocios”, explican desde la central.

El reto del grupo es, en definitiva, “implantar una franquicia vertical llave en mano y ofrecer a sus integrantes un servicio integral de suministro, gestión y apoyo comercial”.

Punto Blanco

La historia de Punto Blanco comenzó en 1947 cuando dos emprendedores, Pere y Manuel Valls, comenzaron a fabricar calcetines con la marca textil y con la experiencia acumulada gracias a una trayectoria familiar dedicada al mundo textil, creando la empresa Industrias Valls.

Una de sus grandes apuestas fue abrir horizontes durante la segunda mitad del siglo XX a mercados latinoamericanos, norteamericanos y asiáticos. 

En Punto Blanco no sólo diseñan y vende calcetines sino también todo tipo de ropa interior para mujer y hombre.

La central selecciona a un perfil de franquiciado que le guste la moda y busque autoempleo, o bien a perfiles inversores.

 

Burger King

La célebre cadena de comida rápida nació un 4 de diciembre de 1954 en Miami -como relatan en su página web, impulsada por dos jóvenes emprendedores, James McLamore y David Egerton.

En 1975 dieron un paso más y crearon el autoservicio en coche, donde los clientes de la cadena pedían sus Whoppers sin bajarse del automóvil. En 1963 comenzaba su internacionalización, concretamente en Puerto Rico, pero la clave de la trayectoria de la franquicia fue en 1975 cuando abrió su primer establecimiento en Europa, concretamente en Madrid.

 

Santiveri

La empresa familiar Santiveri fue fundada en Barcelona por Jaime Santiveri Piniés en 1885. Este comerciante textil, propietario de una camisería en el centro de Barcelona, se vio aquejado por una enfermedad pulmonar que la medicina oficial de entonces calificaba como incurable.

Al conocer el fatal diagnóstico de su dolencia, en vez de resignarse a lo inevitable, Santiveri buscó alternativas y llegó a sus oídos la existencia en Alemania de un balneario que curaba con técnicas naturales. Se trataba del sanatorio del abad Sebastián Kneipp en Woerishofen, donde pasó seis meses haciendo curas de agua, dando paseos al aire libre para oxigenar los pulmones y tomando caldos vegetales, plantas medicinales y haciendo una dieta casi vegetariana.

Regresó nuestro protagonista totalmente curado y entusiasmado por la terapia que le habían aplicado. No obstante, al comprobar el nulo interés que mostraban los médicos de su país por conocer y aplicar estos métodos curativos, decidió convertirse en distribuidor de los productos naturales que utilizaba Sebastián Kneipp en sus curas.

Su empeño le llevó a transformar su camisería de la calle Call de Barcelona en la primera fábrica-laboratorio de productos naturales de España. En 1893, y en la misma calle, abría otro establecimiento, esta vez como farmacia para vender este tipo de productos. 

Hoy, la marca está presente en 24 países con 225 locales franquiciados.

Midas

Muffler Installation Dealers Associated Service (MIDAS) nació en 1956 en Macon (Georgia, Estados Unidos), de la mano del emprendedor Nate H. Sherman, quien detectó una carencia en el mercado automovilístico. En este sentido, no existía un prestatario nacional que diese solución a los problemas que causaban la rotura de los tubos de escape. A partir de aquí, Sherman ideó un sistema de sustitución rápida a esos tubos de escape, sin pedir cita previa. Hoy la oferta de Midas es mas amplia en servicios.

En 1988 llegó a España, donde desplegó sus señas de identidad, como son “compromiso claro, una amplia y variada oferta de servicios o un conocimiento técnico perfecto”.

La marca está presente en 14 países a través de unos 2.800 centros.

Subway

Subway nació en el verano del año 1965 gracias a la iniciativa de Fred DeLuca, un joven de 17 años que quería pagarse sus estudios universitarios. Tras establecer contacto con un amigo de la familia, el doctor Peter Buck, surgió la idea de abrir una tienda de bocadillos.

Una vez probado el éxito del negocio, con el bocadillo como estrella de su propuesta gastronómica, en 1974 decidieron comenzar la expansión a través del sistema de franquicias.

Actualmente, la compañía es la primera cadena de bocadillos, con aproximadamente 44.000 establecimientos distribuidos por 108 países.

Rodilla

Fundada en 1939 por Antonio Rodilla, la franquicia es uno de los nombres propios del mercado español de restauración, con un concepto basado en la calidad y en la artesanía -como recalcan desde la central- y con el sándwich como producto estrella.

Rodilla abrió su primer establecimiento, un pequeño colmado de apenas 60 metros cuadrados, en la madrileña Plaza del Callao, en 1939. Allí, fue ganando fama entre el público, gracias a los productos artesanales que importaba de su pueblo natal, Guijuelo (Salamanca).

Rodilla vendía fundamentalmente embutido al peso, barras cortadas en lonchas. Sin embargo, los clientes no querían saber nada de la parte trasera de esas barras, que, en gran medida, se desaprovechaban. Así, el emprendedor pensó en un fórmula para aprovechar ese sobrante: importar la idea del sándwich con «pan inglés», un pan muy suave y ligero, y combinarlo con su charcutería.

El éxito inicial de su propuesta acabó de consolidarse en los años 60, con el lanzamiento de su producto estrella: el sándwich de ensaladilla. Fue en esos años cuando los establecimientos Rodilla introdujeron una barra para poder consumir los productos en el propio local. El colmado evolucionaba así de forma natural hacia el restaurante que es hoy en día.

La marca da nombre a un grupo que emplea a unas 1.500 personas, con 58 locales franquiciados y que acoge a otras dos enseñas: Indias Coffee Shop y Cafés Jamaica.

Tradys

La franquicia de supermercados, integrada en un grupo fundado en 1934, dispone de una red de 9 plataformas distribuidas por el territorio nacional, para dar soporte logístico a cada supermercado de la zona.

La enseña cuenta con unas 800 referencias de marca propia y con aproximadamente 10.000 referencias de producto fabricante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias