¿Tienes madera de franquiciado?

Cuatro preguntas rápidas y concisas que te debes formular, antes de dar el paso, como modo de conocerte a ti mismo y a la franquicia. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Conoces la teoría del péndulo?

Esta cuestión nos la transmite Jaime Beltrán, de la consultoría Barbadillo y Asociados, y te ayudará a definir tu perfil y qué es lo que buscan las enseñas. “Yo distinguiría dos perfiles de franquiciado. En un extremo estaría el asociado de mentalidad empresarial, que es una persona con mucha iniciativa y a quien no le gustan las imposiciones. El otro sería el perfil funcionarial, que es todo lo contrario, lo que le lleva a acatar cualquier norma y sugerencia, sin cuestionarlas en exceso. El perfil ideal estaría en el centro, pero, si hay que elegir, es preferible el segundo”.

¿Estás dispuesto a formar parte de una red franquiciada?

La pregunta más evidente, pero no por ello menos importante. Y es que integrarse en una cadena implica asumir una serie de normas que dictará la central, algo que debes tener claro desde el principio.

Es cierto que, como franquiciado, poseerás una sociedad independiente, es decir, tu relación con el franquiciador no va ser de empleado-empresa, sino de empresa a empresa, pero sí formarás parte de una red que se rige por una serie de pautas internas fijadas en el contrato de franquicia. Y esto, lejos de reflejar una actitud ‘dictatorial’ de la central, es la vía para lograr la homogeneidad en la cadena, algo que debe –o debería- estar en el ADN de cualquier franquicia. 

¿Tienes un perfil de inversor o de gestor?

Otro interrogante hace referencia al tipo de relación que quieres entablar con la enseña. ¿Quieres ser un mero inversor o participar en la gestión de tu unidad de negocio? En este sentido, determinadas franquicias –por lo general, aquellas con inversiones elevadas- apuestan por inversores puros, mientras que otras prefieren que el asociado esté en el día a día del proyecto.

A partir de aquí, pregúntate si te vas a dedicar en exclusiva o a tiempo parcial. Las exigencias y riesgos variarán según optes por una u otra vía. 

¿Posees experiencia y formación?

Cuando alguien decide emprender, suele guiarse por el bagaje o la formación que posee, ya que esto le aporta seguridad.

Muchas cadenas buscan a emprendedores que cumplan una serie de requisitos afines a la actividad (sobre todo si es muy especializada), pero también es cierto que descartan a aquellos que hayan trabajado en una actividad similar, con el fin de evitar a candidatos resabiados. 

Aquí se produce otro fenómeno interesante. Ciertos sectores, como el de restauración, antaño prácticamente vetados a emprendedores ajenos al sector, hoy se fijan también en ellos. Y todo, gracias a que desarrollan conceptos de negocio muy estandarizados y fáciles de gestionar, con lo que se abre la puerta a candidatos bisoños, algo que debes recordar. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión