Sí, los cementerios también se pueden franquiciar

Responder a esta cuestión nos permite profundizar en la esencia del sistema y conocerlo mejor. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Se puede franquiciar cualquier negocio?

“Por definición, puede conceder franquicias cualquier actividad profesional que posea un modelo de negocio con procesos claramente descritos, que haya demostrado ser exitosa durante un plazo razonable de tiempo –que sea rentable y no se trate de un ‘boom’ pasajero–, y con un saber hacer que pueda transmitirse sin mayores problemas”. A partir de este razonamiento teórico de Enrique Hierro, socio-director de Negocio Franquicia, se entiende que cualquier proyecto que cumpla esos requisitos puede operar en cadena.

En una línea similar, Jesús Capitán, director gerente de Sdeyf Consultores de Franquicia, opina que casi todos los negocios pueden calificarse de franquiciables. “Ahora bien, muchos de ellos no están en el momento adecuado para emprender ese camino o no disponen aún de las características básicas para hacerlo. En este sentido, no podrían iniciar un proyecto de franquicia los conceptos indefinidos, aquellos que no sean capaces de aportar singularidades a su sector, una marca poco conocida o inexistente, enseñas con un saber hacer no experimentado o difícilmente transmisible”. 

¿Existe alguna actividad más franquiciable que otra?

Si al inicio de este artículo, Hierro se detenía en la teoría del sistema, ahora ‘baja’ a la arena de la franquicia. “La práctica nos dice que algunas actividades son más franquiciables que otras. Los servicios profesionales muy especializados y con su propia deontología e idiosincrasia, como bufetes de abogados, estudios de ingeniería o consultorios médicos, han de ser prestados por licenciados en cada área concreta”, plantea el consultor. “Esto no inhabilita a estos sectores para emplear la franquicia, simplemente circunscribe el perfil de posibles asociados a su ámbito profesional”.

¿Qué proyectos no se pueden franquiciar?

Para Mariano Alonso, director general de mundoFranquicia consulting, resultaría difícil, “e incluso imposible”, franquiciar actividades donde sea complicado encontrar un importante número de potenciales asociados, al requerir de estos cualidades o habilidades muy exclusivas y personales. “Aquí encuadraríamos, por ejemplo, un negocio de restauración y ocio cuyo éxito resida en la excelente capacidad para las relaciones públicas y el espectáculo de su propietario”.

“Tal vez, las labores comerciales con restricciones legales son las únicas que tienen vedada la franquicia”, explica Hierro. “En países como Estados Unidos existen cadenas que posibilitan la gestión de una prisión o de un cementerio sin poseer experiencia previa. Esto no es posible en España, con una legislación restrictiva que hace que farmacias o estancos, por ejemplo, precisen de una licencia administrativa muy restringida, de ahí que resulte inviable franquiciar estas dos actividades”. 

Detengámonos, como punto y final del trayecto, en los cementerios, espacios donde detectamos oportunidades de negocio en el mercado nacional, encarnadas en algunas enseñas que se dedican a la limpieza y mantenimiento de nichos, panteones y lápidas. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias